Fugaces 05/09/11

Fugaces 05/09/11

Comienza bien el mes para esta escéptica. La vida me pone pruebas cada vez más duras, he de estar alerta porque sé que cuanto más se empeñen en repetir que el feminismo terminó y que no es necesario; que los medios dicen la verdad porque está escrito y sale en la televisión; que todos saben que la belleza está en el interior y la superficialidad no está de moda; o que todos somos iguales bajo el color de la piel, mientras todo eso y más siga difundiéndose en un mensaje de falsa tranquilidad, más se agudizarán mis sentidos, más y mejor tendré que leer para no ser como ellos, más escéptica seré y más querré promover el pensamiento crítico. Porque sé que hay gato encerrado cuando me dicen que no debo abrir la puerta o que debo callar porque ya está todo dicho. Solo espero no dormirme nunca, porque engañarme sé que lo harán muchas veces más. Plantar la semilla de la ignorancia y el conformismo se hace sin apretar ni tirar demasiado, hasta que nos acostumbramos. El trauma es pensar por una misma, pero cuando arrancas el motor en tu cabeza nadie puede pararte. ¡Bienvenidos a los Fugaces de Escéptica y que tengan un buen lunes!

  • Dar por hecho que los únicos que ponen el cerebro a funcionar son los hombres cuando trabajan es una bonita manera de definirse como mujer y como feminista, pero a mí no acaba de convencerme. Afortunadamente no soy la única y desgraciadamente todavía queda mucho camino por recorrer, sobre todo en la mente de algunas mujeres. La prueba, por Ciberprofe: Un crítico análisis al monólogo de la mujer moderna (o inteligente)
  • Seguimos con el machismo y los roles impuestos a aquellos que nacemos con vagina. Gracias a la publicidad podemos valorar la realidad en el pasado y saber lo que tuvieron que aguantar nuestras abuelas y madres: en anuncios de café, en anuncios de populares bebidas españolas, en anuncios de cualquier cosa. ¿Y ahora? Ahora todo va bien, olvidemos el feminismo que ya no necesitamos y salgamos de compras, ¿no? Vean estos vídeos y campañas y no lo olviden nunca, por favor.
  • El proyecto África Albina lucha contra la desprotección de los albinos en África, el peor lugar para nacer si se sufre esta condición genética. Y digo sufre, porque allí se sufre con sangre y horror: Camisetas contra la discriminación albina
  • ¿Tiene usted hambre?, ¿sed?, ¿cansancio?, ¿anemia y desnutrición? Eso será porque no ha abierto la ventana en un día soleado. ¡Aprenda de las plantas! La fotosíntesis está al alcance de todos y ¡es gratis! A la Tetera pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre: Vivir de la luz
  • ¿Qué pasaría si los superhéroes masculinos que posan en carteles y portadas lo hicieran igual que sus colegas femeninas? El respeto a la armadura bien llevada: Ladies that kick ass and dress for kicking ass , y los estereotipos al revés: Dressed to kill y Pose like Wonder Woman. Tras verlos y comparar algo ha hecho click en mi cabeza y he terminado de despertar. Nunca dejamos de aprender y eso me encanta.
Tan escéptica que no me lo puedo creer.

12 Comments

  1. El discurso de lo innecesario del feminismo, por desgracia, ha calado en muchos sectores a través del estúpido argumento de “yo soy femenina, no feminista”, que podemos escuchar en boca de grandes intelectuales como famosas de cotilleo o modelos de ropa. Aún peor es la argumentación inversa desde la derecha, donde no es raro escuchar a mujeres como Cospedal o Aguirre explicando lo positivo de la lucha feminista PERO rematando con la coletilla “el objetivo ya está logrado, ya somos iguales, el feminismo ya no es necesario”

    Esas mismas personas no se recatan en afirmar que situaciones como la violencia de género en la pareja son una consecuencia del feminismo porque “antes no pasaba”, a lo que tengo que replicar que sí, pasaba, solo que no era delito. De hecho hasta los años 70 el asesinato de una mujer a manos de su marido no se consideraba asesinato si el asesino aducía sospechas de honor. Es decir, ni siquiera tenía que demostrar una infidelidad, bastaba con que afirmara que tenía sospechas para que la pena fuera, automáticamente, menor.

    Precisamente ese tipo de crímenes demuestran que la lucha sigue siendo necesaria. El hombre que asesina a su pareja cuando esta trata de rehacer su vida, sea sola o con otra persona, no actúa así porque vea su virilidad menoscabada por los cambios sociales, o porque los roles de género se hayan diluido generando confusión, excusas típicas cuando se tratan estos temas. La realidad es que están actuando así porque ellos se consideran dueños de esa mujer, o mejor dicho, y perdonad la crudeza del concepto, pero no sé expresarlo de otra forma: dueños de su coño. Porque siguen considerando que cuando se echan novia, o se casan, o simplemente cuando una mujer les sonríe, su coño pasa a ser de de propiedad y prefieren matar antes de permitir que otro gallo del corral usurpe su coño.

    Esa mentalidad sigue enquistada en nuestra sociedad y los medios, con su bombardeo de chismorreos y frivolidades, no hacen nada por corregirla, es más, la empeoran. Y eso si sólo hablamos de la violencia, pero si atendemos a la publicidad, vemos un bombardeo de mensajes del tipo sé perfecta, sé delgada, sé joven, sé divertida, sé accesible… dirigida exclusivamente a las mujeres, ya que los hombres, al parecer, pueden tener canas y arrugas, ya que se convierten en maduros interesantes, pero las mujeres tienen prohibido envejecer si no quieren volverse invisibles.

    En cuanto a la discriminación económica, sólo apuntaré que desde determinados púlpitos se sugiere de cuando en cuando la necesidad de que la mujer vuelva a ocuparse de “sus tareas”, ya que no hay trabajo para todos y los hombres, después de todo, tienen que sostener el hogar. Como si las mujeres que trabajan lo hicieran por capricho, o por aburrimiento. Como si su esfuerzo físico e intelectual, y su independencia económica, fueran una carga para la sociedad.

    ¿Innecesario, el feminismo? Ojalá viva para ver el día en que esa frase sea cierta. Pero ese día no será hoy.

  2. Gracias por tu comentario, estoy de acuerdo. Aprovecho para corregirme y decir que los roles no solo se imponen a las que nacemos con vagina, una cosa más que acabo de aprender: el machismo, al igual que los prejuicios y las mentiras nos afecta a todos, lo que se espera de un estereotipo masculino es también muy peligroso.

  3. Es increíble que existieran anuncios como el del café, y que la gente se quedase tan pancha. Me resulta tan paternalista el trato de “lo siento cariño, pero tu café es que no sabe bien” que me dan ganas de regurgitar el café de esta mañana.

    Por desgracia todos sabemos cómo la concepción del feminismo está degradada actualmente. Lo más lamentable, como apuntan en uno de los textos que enlazas, es que haya mujeres que usen las libertades que han ganado para tirar piedras sobre su propio tejado. Es de retrasados cuanto menos. Me recuerda a un vídeo que vi en YouTube hará un año en el que la autora decía que, si por ella fuera, aboliría el voto femenino. Con dos cojones.

    La parte en la que no estoy nada de acuerdo es en la de los comics. Los comics yo los veo como si fueran porno. No porque sirvan para lo mismo, sino porque se trata de un producto dirigido a un público concreto, y por tanto se busca atraer a dicho público. ¿Y qué nos gusta a los hombres? Pues las heroínas de pechos voluptuosos y anchas caderas. ¿Qué es lo que no nos gusta por otro lado? Pues los superhéroes que marcan paquete y enseñan los pelos de las piernas. Y eso no va a cambiar en un futuro inmediato. No veo por tanto machismo en ello, sino márketing.

    Por cierto, a los que se alimetan con luz los sometía a un experimento yo que los fundía en menos de una semana. Lo de estos tíos es la hostia. Osea, sin comer, con dos cojones. Me preguntaría por qué hay alguien que se lo traga, pero la respuesta es que hay demasiados gilipollas como para que me preocupe hacer esa pregunta.

    • ¿Perdón? ¿De dónde sale esa idea de que los comics son sólo para chicos?

      • Hmmm, en realidad no me he explicado bien. Los comics, al igual que el porno, tienen dos tipos de clientes. En el momento que el autor comienza a dibujar mujeres despampanantes, gran parte de su público queda definido. Y si lo hace así, es porque quiere dirigirse a dicho público, hombres.

        Tampoco lo veo como algo por lo que uno deba preocuparse.Si los dibujantes de comics hacen cómics por cuyas voluptuosidades hay mujeres que se sienten dicriminadas, o siquiera molestas, es su problema (de ellas). El dibujante no hace daño a nadie con ello, y eso es un hecho.

        • Gracias por tus comentarios, Odracirnumira :)

          No se trata de si algunas mujeres se sienten discriminadas. Yo lo veo como un modo más de perpetuar clichés y roles que llevan mostrando a los personajes femeninos con unas características “extra”: patean culos de malos pero con su culo bien en pompa mientras lo hacen, por poner un ejemplo. No soy lectora de cómics de superhéroes, lo confieso, y también veía como algo normal esos clichés, tampoco había pensado en ello nunca, pero me sorprendió mucho ver a los personajes masculinos adoptando esas poses y esos clichés, ¿a ti no te incomodó verlos así? A mí sí, y me hizo reflexionar: ¿te resultaría raro un cómic en el que Wonder Woman se muestre con los roles que se adjudican a los héroes machos? Si observas las imágenes del tumblr de “las armaduras razonables” verás que no adoptan ningún rol, salvo el de guerreras, y no es incómodo, es sexy. Son prejuicios que perjudican a hombres y a mujeres, porque nos asignan unas características que si no son satisfechas, decepcionarán al lector, tú mismo lo has dicho antes. Si no cumples con lo que se espera de ti como hombre o como mujer, no eres apto: ésto es lo verdaderamente incómodo. ¿Qué se espera de una mujer que patea culos? ¿que patee culos? Sí, pero con sus cosas de mujer. Es una cuestión de marketing, eso por supuesto. Pero es el mismo marketing que antes veía normal que el marido te arrease un tortazo por no hacer bien el café o por no tenerle lista su copita de brandy al llegar a casa. Y esto también era normal. Digo era.

  4. Ese monólogo de la mujer moderna/inteligente es lo menos inteligente que he leído en mucho tiempo, y es moderno sólo en el sentido de que refleja ideales de la Edad Moderna. Está atravesado por ese cliché de “qué bien se la pasan las mujeres en la casa mientras los hombres trabajan como burros”, una idea propia de quien nunca tuvo que fregar un plato o cambiar un pañal.

    • Estoy de acuerdo, es un texto muy peligroso y plagado de mentiras. No hay problema en dedicar tu vida a la casa y la familia en exclusividad, pero eso no quiere decir que sea menos complicado, duro y difícil que trabajar fuera de casa. Como si para llevar un hogar no hubiera que pensar. ¡Ay si mi abuela lo leyera!

      • El texto en el fondo es una soberana idiotez. O lo ha escrito una mujer muy idiota, o un machista de cojones, y me inclino más por lo segundo que por lo primero. Creo que hoy día muy pocas mujeres harán caso a semejante barbaridad, salvo que se les haya lavazo el cerebro. Al texto, para perder credibilidad, sólo le falta un “pásalo a todos tus contactos al final”… ¡uy, espera, si sí lo tiene!

        • Uy, yo podría jurar en el FSM que lo escribió una mujer.
          A mi me mandaron este texto (en su versión mexicana) hace más de 10 años. Me lo mandó una mujer, graduada universitaria, con copia a todos sus contactos y, si no recuerdo mal, diciendo algo a efectos de que era totalmente cierto.
          Me impresionó tanto que hay partes del texto que, aún 10 años después, recordaba casi palabra por palabra.

  5. Recuerdo ese anuncio de SOberano. Vomitivo: si te pegan, es por tu culpa, algo habrás hecho. No es publicidad, era el día a día de miles de mujeres. Si acudían a la policía les decían “algo habrás hecho”, si acudían a la iglesia, era “resignación, hija”, si dejaban su casa por no poder soportarlo incurrían en falta y su marido las denunciaba por abandono del hogar, con lo que lo perdían TODO, incluyendo a sus hijos. Y si plntaban cara y las mataban a golpes se consideraba un accidente doméstico porque “es que se le fue la mano, ella le provocó y le faltó al respeto, los hombres son así”

    Mis padres se querían y se respetaban, pero eso fue simple cuestión de suerte, si en vez de conocer a mi padre, mi madre se hubiera casado con un maltratador, nadie hubiera movido un dedo para defenderla. Y de qujarse, toda la sociedad se lo habría echado en cara. De hecho, cuando las hermanas de mi padre vieron que él nos cambiaba los pañales, le dijeron a mi madre que le estaba amariconando.

  6. [...] a gente que cree en esto: Vivir del aire o cómo promover el suicidio. Desde la primera vez que oí hablar de ello, hasta hoy, conozco a una persona que cree firmemente que se puede vivir sin comer ni beber, y que [...]

Add Comment Register



Leave a Reply