Anti-cienciaCosas que te van a interesarEventosPsicologíaReligión y espiritualidadUncategorized

El fin del mundo ya no es lo que era

¿Hola?

¿Hay alguien ahí?

Vaya, hombre. ¿Me estáis diciendo que hoy tampoco se ha acabado el mundo, como dice la profecía de Harold Camping? ¿Que tengo que madrugar? ¿Que no voy a tener más remedio que arreglar la gotera del baño? Pues esto es un descontrol, oigan. Así no podemos seguir.

No sé para qué tenemos profetas, como el ínclito Harold Camping, que nos dicen muy seguros que hoy, 21 de octubre, señoras y señores, es… *redoble de tambor*… ¡EL APOCALIPSIS!

(Murmullos entre el público, oohs, aahs, rumores y alguna tosecilla.)

(Silencio incómodo.)

Pues va a ser que no hay apocalipsis. Otra vez.

El señor Camping, que hubiera tenido una vejez más tranquila de haberse estado calladito, es el penúltimo de una larga, larguísima serie de profetas con ganas de marcha que predijeron un fin del mundo que -a la vista está- nunca llegó. Aquí tenéis una lista, ni mucho menos exhaustiva, de varios fines del mundo. Y aquí otra, en inglés. Que no se diga. Lo llevan anunciando desde Babilonia hasta hoy mismo, varias veces por siglo, y a veces hasta varias veces por año. A estas alturas de la película, lo divertido de quienes anuncian el fin del mundo no es que lo anuncien, eso lo hace cualquiera. Es ver con qué excusas nos van a salir.

De hecho, este fin del mundo en concreto es ya en sí una excusa. El apocalipsófilo en cuestión (me acabo de inventar el palabro, “que adora los apocalipsis”, ¡toooma ya!) , Harold Camping (sí, el de arriba), había dicho muy seguro él que el mundo terminaría el 21 de mayo de 2011. Cosa que, salvo que tenga yo el ataque de solipsismo post-mortem más grave conocido, no ocurrió. ¿Y qué hizo el señor Camping? Pues nada, lo de siempre: dar otra fecha. Cosa que vienen haciendo los Testigos de Jehová y demás hierbas con monótona regularidad, cuando fallan sus alegres profecías de muerte, destrucción y regodeo en el sufrimiento de nosotros, pobres pecadores condenados.

Después del Fin Del Mundo Tal Como Lo Conocemos, o FDMTCLC, de Harold Camping, vendrá el otro, el famoso. El de la peli. El maya, en fin. Ese que todo el mundo conoce. Últimamente he estado pensando mucho en ese fin del mundo, pero no por lo que vosotros creéis. Recientemente, en España, hubo dos grandes eventos de divulgación científica y pensamiento crítico. En uno de ellos, el impresionante Amazings Bilbao 2011, @ondasolitaria dio una descacharrante conferencia sobre el fin del mundo en diversas películas y sobre los siempre sutiles planes de Hollywood para evitarlo: ¡BOMBAS! Y en Escépticos 2011: Antes del fin del mundo (el título ya da alguna pista), tuvimos otra conferencia de Eugenio Manuel, también colaborador de Amazings (y autor de La Conspiración Lunar, ¡Vaya Timo!). Esta trataba sobre maneras de acabar con el mundo, e implicaba una cinta métrica, una buena dosis de carcajadas, y una sanísima porción de física aplicada para explicar las maneras más probables (y las menos probables) de que dejemos de existir.

El mundo hace pum

Probablemente la cosa no acabará así. Pero a Hollywood le mola porque hace pum.

A mí todo esto me da risa. Imagino que a vosotros también. Antes, sin embargo (y por “antes” me refiero a “hace algunos siglos”, no a “antes del iPhone”), muchas de estas profecías se tomaban en serio, se temían en serio, y la gente lo pasaba realmente mal. Ahora quedan algunos que sí, que lo pasan mal. Pero son los menos. La mayoría nos sentamos en el sillón a ver qué dirán los falsos profetas cuando fallen sus profecías. Supongo que ese será también el atractivo mediático de esta gente, porque nunca dejan de salir en prensa a soltar sus piadosas visiones de muerte multitudinaria o sus mediocres excusas. Camping, sin ir más lejos, aunque se muestra menos seguro de lo que estaba en mayo, dice que bueno. Que esto ya está listo. Que nos vemos en el infierno (él no, él va al cielo, claro).

Bueno, pues mientras esperamos sentados, yo recomendaría a Camping que se repase un poco este excelente sitio con los fines del mundo ordenaditos por año y ¡con gráficos! Y a quienes de vez en cuando tuercen el gesto y me dicen, preocupados, “Oye, ya sé que es una tontería y tal, jeje, yo no me lo creo, claro, pero es que como sale tanto en la prensa…” no se me ocurre nada mejor que decirles que se lean la Declaración de L’Alfàs que cerró el congreso de ARP-SAPC antes mencionado, y que termina así (las negritas son mías):

El conocimiento nos hace cada vez más libres, pero nos preocupan aquellas personas que son vulnerables a estos mensajes, a vivir con la angustia de este final o, en el peor de los casos, a morir con ella.

Probablemente mañana no será el fin del mundo. Deja de preocuparte y disfruta de la vida.

Hoy tampoco va a ser el fin del mundo. Ayer hubo dos noticias muy importantes (esta y esta) que van a traer cambios para mucha gente, esperemos que a mejor. En lugar de andar preocupados por el fin del mundo, mejor que nos dediquemos a crear nuevos, y mejores, principios.

Previous post

Tercer Grado: Vistiendo a Schrödinger (gato de venta por separado)

Next post

Fugaces 24/10/11

Daurmith

Daurmith

Daurmith empezó a jugar con esto de los blogs en 2001 y no ha parado desde entonces a pesar de las protestas. Pensó que así aprovecharía por fin los años que pasó estudiando biología molecular, y descubrió que le encanta hablar de la realidad tal como es; es más divertido.

A pesar de la evidencia fotográfica, Daurmith no es un gato.

9 Comments

  1. October 21, 2011 at 10:30 am —

    Eso sin tener en cuenta que la definición de ‘fin del mundo’ cada uno la pone a gusto del consumidor. Hay gente que entiende el fin del mundo como que la Tierra explota, otra como que el sistema político-económico va a cambiar, otra como que habrá una tercera guerra mundial que ‘acabará’ con el mundo tal y como lo conocemos…

    En fin, así acierta cualquiera. Lo comentaba Richard Dawkins: el margen de error de las predicciones de esta gente es tan grande que al final hay gente de verdad que puede creerse que acierten. El día en que el mundo acabe de verdad (he de admitir que tengo especial interés en que sea mediante una explosión inesperada desde el núcleo de la Tierra), habrá tantas predicciones y tan vagas que millones de personas dirán: “pues tenía razón el que predijo el fin del mundo”.

  2. October 21, 2011 at 11:11 am —

    Ojo que Camping nunca dijo que el mundo se acabaría el 21 de mayo, ni cambió tampoco nunca la fecha de la predicción (al menos de *este* fin del mundo, sí había hecho antes otra predicción fallida). Pero en esta ocasión él siempre había sostenido que el 21 de mayo era el día del “rapto”—en que los salvados literalmente subirían al cielo—y el 21 de octubre sería el día del juicio final—donde a todos los demás nos cargaría la fregada. Después de que el 21 de mayo no pasó nada.. entonces el sostuvo que el rapto *sí* había ocurrido, pero que se había tratado de un “rapto espiritual”. Yo ando todavía con mucha curiosidad a ver cuál es la escusa con la que sale mañana.

    • October 21, 2011 at 11:37 am —

      La verdad es que esos 6 meses sin los ¿raptados? habrían sido muy divertidos.
      Y eso me recuerda al negocio que están haciendo varios grupos de ateos más avispados que venden un seguro de mascotas para los creyentes en el “rapto”: Si realmente suben al cielo el día del Rapto, un ateo irá a su casa y se encargará de rescatar a sus mascotas. La cuota es no-reembolsable.
      http://eternal-earthbound-pets.com/

      Dear Fellow Christian:

    • October 21, 2011 at 5:43 pm —

      Yo me he pasado los últimos seis meses buscando indicios de rapto espiritual o, ya de paso, de inminente apocalipsis. He mirado de hito en hito a todos los niños pálidos y pelirrojos, he vigilado con recelo los pararrayos de las iglesias, he huido de los triciclos, y he puesto mucho, mucho cuidado en vigilar los ojos de las estatuas.

      Pero nada, oiga. Espero que el señor Camping no se lleve un disgusto muy gordo. De momento los IgNobel (bueno, Marc Abrams) le han dedicado un recuerdo cariñoso hoy.

  3. October 23, 2011 at 10:20 am —

    Debajo del artículo me ha salido un banner de propaganda de “Tu Gran Videncia, 2012 gratis” con unas cartas del tarot. como mínimo esta vidente parece que opina que en el 2012 todo seguirá igual.

    • October 23, 2011 at 4:53 pm —

      Es que el negocio es el negocio. Ya verás cómo en 2013 nadie se acordará de que el mundo se iba a acabar.

  4. October 24, 2011 at 9:36 pm —

    Todavía me entra la risa cuando recuerdo aquel programa de Buenafuente en el que compró un billete para escapar en una nave espacial en caso de fin del mundo el próximo 21 de diciembre de 2012. La web en cuestión es:

    http://escapeearth2012.com/

    En el late-night lo comentaban como si fuera algo que los organizadores quisieran hacer parecer serio, pero analizando minuciosamente las FAQ’s me parece que en realidad es una broma muy, muy sutil, tan sutil que es prácticamente indistinguible de un timo en toda regla: te dicen que la devolución del dinero ($24.49 en primera clase, $44.99 en clase superluminal (sic)) sólo se hará efectiva si al final llega el fin del mundo y tú no sobrevives.

  5. October 26, 2011 at 4:14 pm —

    Camping se retira. Ahora dice que nadie puede saber cuándo será el fin del mundo.
    Seguramente dios lo planeó todo para hacerlo quedar mal.

    http://global.christianpost.com/news/harold-camping-exclusive-family-radio-founder-retires-doomsday-prophet-no-longer-able-to-work-59222/

  6. […] de este año, empezó como un fin del mundo y ahora vamos por un cambio de mentalidad… vaya decepción. Incluso otros han dicho que no será un cambio repentino si no que el cambio ya viene ocurriendo […]

Leave a reply