Cuando los medios se alían con los timadores

Cuando los medios se alían con los timadores

Pulseras que te vuelven elástico, zapatillas que te ponen cachas, velas que ahuyentan espíritus, agujas que reequilibran los chakras, lavados de pies que eliminan toxinas, flores que recolocan tu energía… Estamos hartos de ver productos milagro. Por todas partes aparecen sinvergüenzas dispuestos a hacer dinero aprovechándose del desconocimiento y el miedo de la gente. Unos más obvios que otros, todos son auténticos timos. Pero está claro que venden. La gente pica y algunos de estos charlatanes hacer verdaderas fortunas vendiendo patas de conejo y cristales magnéticos mega-cuánticos. Vestidos con batas blancas y envueltos en lenguaje de apariencia científica totalmente vacío de significado, hacen negocio de manera desalmada.

En Escéptica creemos que los charlatanes timadores deben ser denunciados y combatidos. ¿Cómo? Por dos caminos:
- Información y educación; difundiendo el conocimiento científico y el pensamiento critico para que cada vez sea menos gente la que caiga en sus trampas.
Legislación; nuestras leyes impiden (o deberían) que los productos timo se vendan legalmente mediante publicidad engañosa que promete lo que no da.

El problema es que la ley a menudo es lenta o despistada. A mí, desde luego, me llevan los demonios cada vez que veo publicidad de este tipo de cosas, bien en la teletienda, bien en sus páginas webs, en establecimientos vende-timos esotéricos, o incluso en gimnasios y farmacias. Pero cuando los cómplices de este tipo de charlatanerías son los grandes medios de comunicación “serios”, mi indignación es doble.

Los medios de comunicación tienen poder, y como dijo el tío Ben “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. La responsabilidad de dar información veraz, contrastada y documentada, por el bien común, nunca en beneficio propio. Desgraciadamente no es difícil ver cómo estos grandes medios se pasan esta responsabilidad por el forro, volviéndose cómplices de magufos, charlatanes y timadores. No solo haciéndoles publicidad, sino utilizando las más sucias técnicas de “periodismo” alarmista.

El titular de una de las noticias (o una publicity de las que suelen intentar colarnos como noticias) de la sección “Especial innovación” del número de hace dos semanas de la revista XL Semanal, perteneciente al grupo Vocento y distribuida gratuitamente como suplemento dominical con varios periódicos, entre ellos el ABC, reza: “Alarma: ¡La Wi-Fi ataca a tus hijos!” Así, sin cortarse un pelo. Lo tiene todo: usar a niños para provocar miedo mediante una mentira. Y eso no es lo peor. Lo auténticamente vergonzoso es que después de un breve texto totalmente sesgado, que a continuación procederé a desmenuzar, tratan de vendernos chorradas magufas que nos protegerán del problema que ellos mismos nos acaban de procurar. ¡El miedo vende!

El subtítulo de la noticia afirma que “Recomiendan mantener a los niños lejos de estas redes.” (¿Quién? ¿Dónde? ¿Cómo de lejos? Teniendo en cuenta que hoy ya hay WI-FI en bibliotecas, cafeterías, trenes y hasta en parques… ¿valdrá si les meto en una cueva en las montañas?) “DESWIFICE A SUS HIJOS. YA HAY SOLUCIONES.” Y aquí ya no se si reírme a carcajadas o llorar desconsoladamente. (No tengo que meter a los niños en cuevas para deswifizarlos; basta con que muerda el anzuelo y compre estampitas.)

El cuerpo del “artículo” comienza afirmando que “La OMS ya admite la posible correlación entre los móviles y algunos cánceres”. No. Lo que ha hecho la OMS es aplicar el Principio de Precaución, por el que las autoridades tienden a tomar medidas cautelares que garanticen la seguridad de la población ante cualquier posible riesgo sanitario, aunque este riesgo no haya sido demostrado científicamente. De este modo la OMS ha incluido los teléfonos moviles en la lista 2B de posibles causas de cáncer basándose, lo reconocían los expertos, en pruebas inadecuadas y que no demuestran relación causa-efecto. En dicha lista se encuentra, por ejemplo, el café. Lo cierto es que la Comisión Europea, el Ministerio de Sanidad, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad Complutense de Madrid y la Asociación Española Contra el Cáncer, entre otras instituciones, han negado tajantemente que haya ninguna relación demostrable entre las ondas electromagnéticas y el cáncer.

El texto continúa admitiendo que muchos dicen que no hay pruebas de que las ondas electromagnéticas sean dañinas, pero a continuación añade que “nadie se atreve a afirmar que sean inocuas”. Teniendo en cuenta que nada es totalmente inocuo para el organismo, yo si he oído a científicos decir que las ondas de telefonía, o el Wi-Fi, no son mas dañinas para el organismo que la radiación emitida por una bombilla. Por no mencionar que están ignorando a propósito las docenas de estudios serios que no han encontrado correlación alguna entre las ondas electromagnéticas comunes y ninguna enfermedad o trastorno de la salud. Para muestra un botón.

¡Y continuamos para bingo! El texto prosigue citando a 3 expertos en la materia que avalan su postura. La primera, María Jesús Azanza, catedrática de Biología Celular, quien efectivamente está estudiando el asunto, y aunque se muestra firme partidaria de las medidas preventivas de la OMS, también menciona sobre sus estudios al respecto que “Es correcto afirmar que no se ha demostrado una relación causal”, y que “Nuestra sociedad tecnológicamente avanzada no puede, desde luego, mantenerse sin el uso de los CEM”. El segundo experto citado es Ceferino Maestú, “director del Laboratorio de Bioelectromagnetismo de la Politecnica de Madrid”, dicen (aunque solo aparece como tal, e incluso como doctor en medicina, en las webs y blogs de anti-antenas y sus asociaciones, congresos o ponencias, y no en la web de la UPM o del CTB). Lo cierto es que este señor es un claro detractor de las antenas de telefonía y defensor de la afirmación de que producen trastornos en nuestra salud. ¿¿Sesgo?? Aun no habéis visto lo mejor.

El tercer experto mencionado como referente en este articulo-noticia-publireportaje, justo antes de pasar a una sección a toda página de productos antiondas disponibles en el mercado para salvar la vida de tus indefensos retoños, es Ramón Pérez de Villaamil. Este caballero, quien no se despeina al decir sandeces como “A través de la piel entran en el cuerpo nutrientes, como el aire…” (estupefacta me hallo), es el dueño del aún vacío de contenidos (dulce ironía) Blog del Bienestar vinculado a, y anunciado en… (redoble de tambores) ¡¡Canal Bienestar!! Casualmente la página web que vende on-line todos esos cachivaches absurdos, que precisamente recomiendan en esta “noticia” de XL Semanal como solución a la peligrosísima electropolución que está atacando a tus hijos. Entre otros productos, como hierbas enzimáticas y desintoxicadores celulares, en Canal Bienestar tenemos una amplia oferta de gilipolleces dispositivos destinados a librarte de las dañinas ondas electromagnéticas, a ti y a toda tu famila, como colgantes equilibradores y protectores contra la electropolución, con unos supuesto métodos y mecanismo que no tienen ni pies ni cabeza, científicamente hablando. Eso sí, valen una pasta.

Pero por descorazonadores e irritantes que nos resulten los charlatanes vende-chorradas, que siempre han existido y siempre existirán, lo que realmente ha incitado este post es la indignación de ver como medios de comunicación supuestamente serios se vuelven aliados de los estafadores, se saltan a la torera la rigurosidad informativa y se vuelven alegremente mecanismos de difusión y promoción de la sinrazón y el burdo timo. Y por desgracia este caso no es una excepción puntual, sino solo un ejemplo de lo que sucede a menudo en nuestros periódicos, revistas, telediarios…

Ahí queda mi protesta y denuncia.

Y remato con esta acertadísima viñeta de nuestro Andrés Diplotti:

Gracias a Irreductible Peláez, Moguei, y Escépticos por la inspiración y la información.

Infografista de profesión, escéptica de mente y científica de corazón. Estudié arquitectura pero el 3D y el diseño audiovisual me enamoraron rápidamente. ¿Mis pasiones? La ciencia, el cine y los zapatos de tacón. Pero ante todo la ciencia. En estos años de profesión he trabajado en diseño, animación 3D para cine, TV, publicidad... y he colaborado en cualquier proyecto o idea que me permitiera divulgar. Creadora de las iniciativas “Atheist World” y "Creareify", coordinadora de la Asociación de Ateos Españoles (A.A.E.), colaboradora de Amazins.es y miembro del Círculo Escéptico.

5 Comments

  1. Qué bueno la pulga Snob! “Materia bariónica de origen natural” jajajaja!!! Llevo un buen rato riéndome.

    Buen artículo creareify!

  2. Estudio periodismo y puedo decir con seguridad que mientras existan periodistas que creen en esas idioteces, lamentablemente los medios masivos seguirán siendo idiotas.

    Indudablemente hay un trasfondo comercial -las noticias alarmantes atraen más público y siempre estará lleno de charlatanes dispuestos a estafar a alguien-, pero por muy triste que sea, hay muchos periodistas que tienen un pensamiento crítico menos desarrollado que mis abdominales.

  3. …han negado tajantemente que haya ninguna relación demostrable entre las ondas electromagnéticas y el cáncer.

    El texto continúa admitiendo que muchos dicen que no hay pruebas de que las ondas electromagnéticas sean dañinas

    No es por ser pedante, pero estas afirmaciones son técnicamente incorrectas; la luz ultravioleta, los rayos X y gamma también son ondas electromagnéticas. Lo digo porque esta distinción es importante a la hora de explicar por qué las microondas (las electromagnéticas emitidas por celulares, hornos y wi-fi) *no* son cancerígenas. Todas son el mismo tipo de energía, pero sólo a partir de ciertas longitudes de onda (ultravioleta) hacia las menores, son suficientemente energéticas como para dañar el ADN.

    Más largas (inocuas) que las ultravioleta, están todo el rango de luz hasta infrarrojas (el control remoto de la TV tampoco es dañino, como me decían hace mil años mis tíos), y pasando por las microondas y por último las ondas de radio. Por lo tanto, uno se debe de preocupar que su wifi o su horno de microondas le produzca cáncer menos que la bombilla de 100 watts que le alumbra la cabeza en su hogar.

  4. […] Curioso que me sigue @CanalBienestar, los magufos que con @rpvillamil a la cabeza fueron vapuleados por @EscepticaOrg http://t.co/QNhwJc9t…  […]

  5. […] originalmente publicado en Esceptica.org Visita Esceptica.org para leer más artículos interesantes. Share this:TwitterFacebookLike […]

Add Comment Register



Leave a Reply