La libertad en el software

La libertad en el software

Este fin de semana me voy a FOSDEM (Free and Open Source Developers’ European Meeting) en Bruselas. Inspirada por la perspectiva de un fin de semana de charlas y talleres relativos al desarrollo de Software Libre he decidido escribir sobre ello, que hace tiempo que no tenemos un post tecnológico en este blog.

Para muchos Software Libre es “eso de linux” y aunque estoy segura de que entre los lectores de esceptica.org habrá más de un fan del Software Libre y de GNU/Linux no está de más recordar qué es lo que hace al Software Libre tan especial.

¿Cuántos de vosotros os habéis leído la licencia de un programa de software entera? Es un ejercicio aburrido pero tremendamente esclarecedor del que se pueden obtener varias conclusiones importantes; que no tienes ningún control sobre el software que has adquirido y que no puedes hacer con él lo que quieras.

En 1986 Richard Stallman definió el Software Libre como aquél que se basa en las siguientes libertades:

  • Libertad 0: Libertad para usar el programa para cualquier propósito.
  • Libertad 1: Libertad para estudiar el programa y modificarlo.
  • Libertad 2: Libertad para distribuir copias.
  • Libertad 3: Libertad para mejorar el programa y publicar esas mejoras para el beneficio de la comunidad.

Desde entonces han surgido otras corrientes como Open Source, con interpretaciones algo diferentes pero con objetivos muy similares. Algunos son:

  • Dotar de mayor libertad a usuarios y desarrolladores en lugar de proporcionar lavadoras y frigoríficos digitales.
  • Dotar de mayor transparencia al tratamiento de la información de ese software, especialmente importante en temas de seguridad y privacidad.
  • Facilitar el aprendizaje de nuevas técnicas informáticas gracias al acceso al código fuente de los programas.
  • Favorecer el trabajo cooperativo global en lugar de la redundancia local.
  • Asegurar la autonomía individual para gestionar los procesos informáticos al no depender de terceras partes.
  • Universalizar “derechos” digitales que sólo pueden ejercerse con las herramientas adecuadas.

Aunque la percepción general es que esto sólo beneficia a los desarrolladores, también es en el público general en el que repercute que los desarrolladores puedan trabajar con Software Libre.

Algunos ejemplos de Software Libre son: el sistema operativo Linux, servidor web Apache, reproductor multimedia VLC, suite ofimática LibreOffice (antes OpenOffice), navegadores Firefox y Chrome, buena parte del software que se emplea para que funcione Internet.

Hijo directo de este modelo de licencias de software es el nacimiento de las famosas licencias Creative Commons para el ámbito de obras creativas.

En general las propiedades objetivables del software (más rápido, más claro, más usable, más modular, más eficiente, más accesible) junto con las intenciones de compartir información y aprender de otros de las licencias libres, hacen que la combinación de Software Libre haya nacido y tenga mucho arraigo en ámbitos en los que la ciencia es protagonista. Dejemos para post futuros la exploración del interesante concepto de Open Science.

Bueno, se me olvidaba decir que otra de las razones para ir a FOSDEM es que me podré hinchar de cerveza y chocolate belgas (todo sea por la ciencia).

Angela es una licenciada en Física nacida en España que trabaja en el campo del Space Weather, más concretamente estudiando el efecto de la radiación espacial en satélites y misiones diversas. Cree que el mundo sería un lugar mejor si las Leyes de Newton fueran consideradas cultura general básica. Participa en la organización de la edición de Madrid de Escépticos en el Pub. En su tiempo libre le encanta leer fantasía, comics, H. P. Lovecraft, ver Doctor Who, rolear, cualquier cosa relacionada con Firefly, jugar a la consola, trastear con GNU/Linux, programar, hacer ganchillo y perder el tiempo en Internet.

3 Comments

  1. Algo muy interesante del software libre es su adaptabilidad. Los estándares están muy bien y son útiles, pero hay ocasiones en las que ir con la mayoría no es lo más conveniente o ventajoso para un individuo o grupo. Mientras que por cuestiones meramente comerciales, el software privativo no puede ajustarse a todos los gustos y necesidades, con el código libre esto sí es posible. Es cuestión de cacharrear.

    PD. ¡Buen viaje!

  2. A mí me encanta ver la fácil traslación entre la crítica en el mundo informático del “A mí me funciona” con su equivalente escéptico :)

    Por otro lado, el FOSDEM es un congreso “de las bases” y me recuerda mucho a congresos escépticos.

    Nos vemos allí
    Pablo

  3. Disfrute mucho de la nota, me encanta el software libre, en especial para la edicion de imagenes y para el dibujo y el coloreado.

Add Comment Register



Leave a Reply