Spanish Inquisition

Quiero el futuro, ¡ya!

Ya es una noticia antigua, pero hay un premio para la empresa que consiga fabricar un Tricorder para aplicaciones médicas. Mmm, estoy hablando de Star Trek, claro 🙂

Sigo. Si hay algo por lo que firmaría ahora mismo (lo quiero, lo quiero, lo quiero), son los replicadores de Star Trek TNG. ¡Cualquier comida o bebida preparada en el acto! ¡A la temperatura adecuada! ¡En su plato! ¡Lista para tomar! ¿Se puede pedir más?

Luego me acuerdo del teletransporte y empiezo a tener serias dudas de si preferiría un invento u otro, pero dado que están basados en el mismo principio (al menos en Star Trek), creo que podría tener las dos cosas. ¡Sí!

¡Teletranspórtame Scotty! Fenomenal, ¿no? Pues, no y la discusión está servida. En un lado del ring estoy yo, considerando que somos información, la información de cómo están dispuestos nuestros átomos, sus cantidades, su interacción, formando cada una de las moléculas de las células que componen nuestros cuerpos. Si fuéramos capaces de leer y almacenar la información del estado cuántico en el que se encuentran todos nuestros átomos en el momento en el que se va a producir el transporte, enviarla al destino y recrearla al otro lado, ¡estaría hecho!

En el otro lado del ring está mi marido, nada cómodo con la idea de que lo descompongan y lo recompongan. Sus argumentos son:

– Descomponerte es matarte.
– No eres el mismo que eras, sino una especie de clon con los mismos recuerdos y experiencias.
– Si algo falla, no te descomponen y hay dos versiones de ti, ¿qué pasa? (hay un episodio sobre este tema en la sexta temporada de Star Trek TNG).

Bajo mi punto de vista, de que somos información, no me parece tan grave, especialmente porque para el sujeto y su cerebro no habría discontinuidad entre los estados previo y posterior el transporte, además del evidente ahorro de tiempo. Por supuesto, debería estar reglado y controlado, el mundo real no parece encaminado al mundo ideal de Star Trek.

Nuestras discusiones pueden ser bastante más largas y con más argumentos de los que he expuesto, pero os hacéis una idea. Además que esto es el Tercer Grado y se trata de que habléis vosotros.

Así que os paso el turno. ¿Qué opináis? ¿A favor? ¿En contra? ¡Ni loco dejo que me hagan eso! ¿Dónde hay que firmar? Teletransporte, ¡ya!¡Estoy deseando leer vuestros argumentos!

Imagen cortesía de Marvin (PA): Advanced Theoretical Physics

Previous post

Churros tecnicolor

Next post

Fugaces 20/02/12

Angela

Angela

Angela es una licenciada en Física nacida en España que trabaja en el campo del Space Weather, más concretamente estudiando el efecto de la radiación espacial en satélites y misiones diversas. Cree que el mundo sería un lugar mejor si las Leyes de Newton fueran consideradas cultura general básica. Participa en la organización de la edición de Madrid de Escépticos en el Pub. En su tiempo libre le encanta leer fantasía, comics, H. P. Lovecraft, ver Doctor Who, rolear, cualquier cosa relacionada con Firefly, jugar a la consola, trastear con GNU/Linux, programar, hacer ganchillo y perder el tiempo en Internet.

5 Comments

  1. February 17, 2012 at 1:24 pm —

    Yo me apuntaría al teletransporte, aún con sus riesgos. Ahora mismo podría irme a casa (en México) a comer… bueno, a desayunar, que en España es la hora de la comida y ahí del desayuno… Bueno, da igual, el tema es que tengo hambre. ¿Será que lo que necesito es un replicador?.

    • February 17, 2012 at 2:03 pm —

      Pues es cierto, podrías trabajar en un país y vivir en otro. Me pregunto qué haría eso con los mercados laboral e inmobiliario.

  2. February 17, 2012 at 6:03 pm —

    Siempre he soñado con teletransportarme! pero pensaba, qué pasaría si por una fatal coincidencia dos personas se materializan en el mismo punto? 😛 cómo la mosca?

  3. February 21, 2012 at 12:28 pm —

    jaja, me encanta este artículo! Yo he dedicado muchas horas a fantasear con estas cosas (sí, a este tipo de pensamientos dedicado buena parte de mi tiempo).

    Sería maravilloso no tener que cocinar pero no olvidemos las otras maravillas de los replicadores: puedes hacer cualquier cosa, desde ropa, complementos o ese par de cucharillas de postre que siempre se pierden… hasta el último modelo de iphone! Me apunto.

    Luego está el tema del transportador en sí mismo, aquí opino bastante como tu marido, probablemente tendrían que drogarme para subirme a una aparato de esos.

    Pero de esta tecnología, en teoría, también surge la holodeck: me apunto también!

  4. February 23, 2012 at 10:33 am —

    […] cenizas de Scotty Como nos recordó Ángela la semana pasada, teletransportador de Star Trek es mítico, casi tanto como la frase “Beam me […]

Leave a reply