ChileMéxico

Dos crímenes: Agnes y Daniel

Dos crímenes terribles se cometieron este mes en Chile y en México. Han conmocionado a parte de la sociedad y podrían llevar a cambios legislativos, nacionales en el caso de Chile, locales en el caso de México. El principal cambio, el social, sigue pendiente.

Aviso: el texto que sigue describe, sin entrar en mucho detalle, la violencia que sufrieron Agnes Torres y Daniel Zamudio. Algunos de los enlaces contienen descripciones muy detalladas de lo sucedido a Daniel y marco esos enlaces con el texto "gráfico". Aconsejo mucha prudencia.

Daniel

Daniel Zamudio, un chico chileno, homosexual de 24 años, fue atacado mientras dormía en un parque por cuatro supuestos neonazis. Lo golpearon, lo patearon, le tiraron piedras, le rompieron botellas en la cabeza y, con ellas, le marcaron el cuerpo con esvásticas. Esto sucedió el 3 de marzo y, aunque parecía que estaba fuera de peligro, el sábado 24 se declaró su muerte cerebral.

Agnes

Agnes era una chica mexicana, transexual y activista de derechos LGBT que desapareció el 3 de marzo y su cuerpo degollado fue encontrado varios días después en una barranca. El sábado 24, Agnes Torres habría cumplido 29 años.

 

 

Las investigaciones

En el caso de Daniel, uno de los 4 imputados confesó y describió el salvaje ataque. Parece no haber duda sobre la autoría del crimen.

Todo está mucho menos claro en el caso del homicidio de Agnes. En rueda de prensa, la policía declaró que seguramente el móvil del crimen era robar el coche a Agnes, pero ante la insistencia de los periodistas en que esa hipótesis parece poco creíble (Agnes tenía signos de tortura y el coche fue incinerado), las autoridades aceptaron que podría tratarse de un crimen de odio. La policía tiene en custodia a cinco personas, una de las cuales confensó haber comentido el crimen, sin embargo, hay otras personas que han denunciado que la policía les torturó para que se declararan culpables del crimen.

La ley Agnes y la ley Daniel Zamudio

El caso de Daniel ha hecho que el gobierno chileno ponga urgencia a la aprobación de la Ley Antidiscriminación. En su paso por el Senado, algunos congresistas intentaron frenar su aprobación por incluir las categorías de orientación sexual e identidad de género. En palabras de uno de estos congresistas:

Aquí se quieren cambiar aspectos esenciales del derecho en familia, entre gallos y medianoche, a través de una simple reforma, algo que consideramos inaceptable, porque se está tratando de imponer un consenso que no existe, sobre todo en materias de orientación sexual

Se ha solicitado que la ley, que ahora está en la cámara de diputados, lleve el nombre de Daniel.

En México, el congreso del estado de Puebla aprobó por unanimidad incluir la categoría de preferencia sexual al artículo de su constitución donde se prohíbe la discriminación por apariencia, etnia o religión. Este término se había intentando incluir en la constitución el año pasado pero algunos congresistas consideraron que proteger constitucionalmente el respeto a la libertad sexual era excesivo e incluso se permitieron agregar:

En la sesión del 15 de febrero de 2011, legisladores del PAN y Nueva Alianza criticaron la petición al grado de decir que las preferencias de los poblanos se reducen a la "heterosexualidad".

Otro avance en materia legal podría ser la aprobación de la Ley de Reconocimiento a la Identidad Sexogenérica en Puebla. Esta iniciativa, ahora conocida como Ley Agnes, garantiza los derechos de los transexuales, incluyendo la posibilidad de modificar su documentación oficial. Esta es una causa de particular interés y en la que estaba trabajando Agnes, Ella había terminado la carrera de psicología pero la universidad se había negado a expedirle el título profesional con el nombre con el que era conocida (puedes firmar la petición para que la Universidad Veracruzana conceda un título póstumo a Agnes Torres).

La sociedad

Es triste que se tengan que hacer cambios legislativos para proteger los derechos de TODAS las personas. Por lo menos, la introducción de estas leyes provoca una conversación sobre discriminación y genera compromisos por parte de las autoridades. Pero, por más que se legisle, estas leyes serán igual de inefectivas para proteger a los colectivos discriminados que las anteriores si no hay un cambio por parte de la sociedad en su conjunto.

La violencia contra grupos desfavorecidos se alimentan de los prejuicios de una sociedad que los tolera. No se trata de ser un policía del pensamiento, se trata de hacer socialmente inaceptable la discriminación, de no culpar a la víctima de un crimen por su estilo de vida, de exigir a la policía que esclarezca los delitos de odio, de exigir a los medios mejoren la forma en la que retratan al colectivo LGBT, de que un comentario homofóbico le cueste la carrera a un político, de no permitir que las religiones impongan en nosotros su rechazo a otros seres humanos y de dejar de quedarnos callados ante la homofobia casual.

América Latina tiene muchas asignaturas pendientes en materia de discriminación racial, social, religiosa, de género, de orientación sexual, de discapacidad física, etc. Tras ver las reacciones de la sociedad en Chile y México ante estos crímenes, quiero pensar que algo se puede hacer, que es posible un cambio social.

Nota 1: es la primera vez que escribo sobre temas LGBT. Si he dicho algo inexacto u ofensivo, no ha sido intencional y ruego me lo hagan saber en los comentarios.

Nota 2: En este post no he hablado sobre la violencia de género. Aunque son temas relacionados, hoy he querido hacer énfasis en la discriminación hacia el colectivo LGBT. Desgraciadamente, hay tema para muchos posts.

La foto de cabecera es de Amnistía Internacional

Previous post

Post invitado: ¿Donde está mi jetpack?

Next post

La satánica campaña por apostatar en Chile

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

2 Comments

  1. March 29, 2012 at 6:52 pm —

    A veces la realidad puede ser tan triste. Hoy me enteré de que uno de los agresores de Daniel Zamudio fue un menor abandonado que pasó largos periodos de su infancia en hogares del Estado. Estos hogares son verdaderas escuelas de delincuentes, donde los menores vulnerables absorven niveles de violencia extremos de sus pares ante la indolencia o impotencia de sus guardianes. Crecen en un semianalfabetismo e ignorancia que los castra como seres humanos.

  2. March 31, 2012 at 12:13 pm —

    Sinceramente es espantoso, no se puede decir mucho, solo espero que se pueda empezar a realmente ver un cambio.
    Seira interesante, por ejemplo, incluir a los homosexuales en las clases sobre diversidad. No se como se manejan en otros paises, pero en Argentina es muy tipico que en 4 de primaria se empiece a hablar sobre los derechos humanos, en especial del niño, y bajo esa tematica, se habla de las diferencias etnicas, los distintos colores de piel y costumbres, y se enseña a que no hay nada malo con las diferencias. Recuerdo que uno de los titulos de mi libro de primaria era algo así como "la diversidad es buena".  Quiza, si dentro de esta movida por intentar acabar con el racismo, tambien intentaran acabar con la homofobia, la transfobia, la "fatfobia" (no se como seria al español), el sexismo y realmente se enseñara a comprender y valorar la diversidad; quiza, solo quiza, estas cosas no pasarian, por lo menos no tan seguido.

Leave a reply