Homeopatía v/s Medicina

Homeopatía v/s Medicina

Ah, la homeopatía, uno de las pseudociencias más entretenidas para un escéptico por lo fácil que se desmorona, pero además una de las más peligrosas ya que puede causar graves daños a la salud (incluso la muerte) si se usa en lugar del tratamiento médico real. Y como estás cosas aparecen por moda actualmente mucha gente comienza a usar homeopatía pensando que es sólo medicina natural, pero no sospechan que su composición es solo azucar.

Yo creía que una de las razones por las que las “medicinas alternativas” prosperan es porque las personas no saben cómo funciona la medicina real y en que se diferencia de la falsa. Esto hasta que conocí una chica con el título de Química-Farmaceutica que creía en la homeopatía, aún así creo que no pierdo nada al intentar explicar ambas cosas.

¿Cómo funcionan los medicamentos tradicionales?

Los fármacos se componen de un principio activo y excipientes, los excipientes se utilizan para darle forma, color, protección etc, y el principio activo es aquel que va a cumplir la función principal del medicamento, que puede ser desinflamar, quitar el dolor, etc.

Para explicar mejor esto les daré un ejemplo:

El glaucoma es una enfermedad que produce ceguera a largo plazo y es causado principalmente por una presión intraocular alta. Una de las causas de el aumento de presión en el ojo es el incremento en la producción de humor acuoso que es un líquido que nutre córnea y cristalino. Uno de los componentes dentro del humor acuoso es el bicarbonato y este se forma al unirse CO2 y H20 mediante una enzima llamada anhidrasa carbónica. Pues bien, tenemos un grupo de fármacos que son los inhibidores de anhidrasa carbónica, por lo tanto evitan que cumpla su función de formar bicarbonato, disminuyendo la formación del humor acuoso y bajando así la presión del ojo.

No se ustedes pero a mi me parece hermoso en su simplicidad y completa lógica.

¿Qué es la homeopatía?

La Homeopatía es una ciencia alternativa (…) que se basa en la ley de la similitud, la cual dice: “toda sustancia capaz de provocar síntomas patológicos en un individuo sano, es capaz, a dosis infinitesimales, de tratar esos mismos síntomas en un individuo enfermo”. Por lo cual, la Homeopatía emplea sustancias orgánicas, minerales o vegetales para, con el mismo agente causal de la enfermedad, estimular las defensas inmunitarias del organismo. De esta forma la Homeopatía utiliza sustancias que a dosis normales inducen síntomas patológicos y a dosis muy bajas los curan.Farmacia Ahumada

Ejemplo: El veneno de una abeja causa picazón e hinchazón por lo tanto, según la homeopatía, este veneno diluido muchas veces podría servir para curar una inflamación.

Esta medicina alternativa se basa en un concepto ficticio llamado “Ley de la similitud” que fue inventado en una época donde la medicina era especulativa, no tiene ninguna base científica y no existe ningún estudio que demuestre su eficacia, los pocos que existían han sido expuestos como farsas.

Las diluciones homeopáticas

Probablemente la mayor de las controversias de la homeopatía, es el hecho de que la sustancia que aportaría la función al “medicamento” está altamente diluido y en algunos casos es inexistente, por lo tanto al armar la pastilla que será la forma final, esta se compone sólo de excipientes, es decir, azúcar.

Para la fabricación de una dilución homeopática se ocupa la llamada “tintura madre” esta es la sustancia “funcional” concentrada, a partir de la cual se hará la dilución.

Existen varios tipos de diluciones, las más comunes son:

1) Dilución decimal: (1/10)

Para realizarla se usa 1cc de tintura madre y 9 cc de agua (o alcohol), esta corresponde a una primera dilución decimal, 1D o 1X, para la segunda dilución se toma 1cc de la dilución 1D y se le agregan 9cc de agual, y así sucesivamente serían 2X, 3X, etc.

2) Dilución centesimal: (1/100)

Esta es mucho más diluida ya que se utiliza 1cc de tintura madre y 99cc de alcohol de lo que se obtiene la primera dilución centesimal o 1C, para la siguiente se toma 1cc de la dilución 1C y se disuelve en 99cc de alcohol y así sucesivamente.

Dicen (los homeópatas) que mientras más diluida más potente es (a pesar que ya en la dilución 9C ya no existe rastro de la sustancia) y la eficacia de este método sería gracias a la “memoria del agua” o sea, las moléculas de agua recordarían las sustancias que se han diluido en ellas.

Claro que bajo esta misma premisa tomar un vaso de agua de la llave tendría el mismo efecto que la homeopatía, ya que el ciclo hídrico lleva el agua que ya ha estado en contacto con las mismas sustancias y más (agua de uso doméstico, agua contaminada, agua de mar, aguas servidas) de vuelta a los ríos y embalses de donde se obtiene el agua potable.

Volviendo a mi anécdota del principio, cuando le pregunté a la químico farmacéutica por qué creía en la homeopatía si en las diluciones había poco o nada más que agua, se refirió a la memoria del agua y me contó que lo que sanaba no eran las moléculas de la sustancia si no la escencia que deja en el agua, como aquello no tiene base científica le pregunté si entonces ella creía por fé y me respondió lo siguiente: “¿Acaso cuando caminas por la playa tus pies no dejan huellas en la arena?”.

Quizás eso sirva como fundamento en una página web de medicina new age, pero no en un laboratorio querida.

Estudiante de tecnología médica, ciudadana de internet, gamer y escéptica. Una vez vio volar a Santa Claus y nadie puede probar lo contrario.

33 Comments

  1. ¿Acaso cuando caminas por la playa tus pies no dejan huellas en la arena?…

    En la arena de playa hay muchísimas más huellas, y si es en la orilla se borran a los pocos segundos, con lo que como ejemplo es una castaña.

  2. Lo de las “huellas en la arena” me ha dejado atónito.

    Como decimos en España… ¿Qué tendrá que ver el culo con las témporas?

    Cuando camino por la playa dejo huellas en la arena… pero no por eso guardo un saco de esa arena y lo mando al trabajo en mi lugar cada mañana. Total ¿no es lo mismo la huella que aquello que la dejó? Pues con ese razomaniento un saco de arena debería ser lo mismo que la persona que la pisó.

    No voy a negar que la idea es tentadora, y me ahorraría muchos madrugones si de verdad pudiera hacer que la arena de la playa viniese a trabajar por mí. A ver si es que no estoy siguiendo la linea completa de razonamiento homeopático… Para hacer las cosas de forma completamente homeopática debería mezclar varias veces un poco de esa arena con sacos de arena de otras playas, hasta que no quedara ni un sólo grando de la arena original en la que dejé huellas, y entonces seguro que la arena se levanta, toma mi forma y va al trabajo en mi lugar.

    Lo de las huellas es de los “argumentos” más estúpidos que he visto sobre la homeopatía, pero como la homeopatía no es más que magia, tampoco podemos esperar ningún argumento válido en su favor.

    En cuanto a lo de beber agua directamente del grifo, los homeópatas se apresuran a decir que el agua sólo recuerda lo que ELLOS han disuelto, y no todo lo demás que ha llevado en los últimos miles de millones de años. ¿Por qué? Porque ellos la “energizan” agitándola de la forma correcta para que recuerde la sustancia.

    Es que, ya se sabe, el agua es muy olvidadiza si no la motivas agitándola de la forma que le gusta. ¿Cómo saben de qué forma mágica y misteriosa hay que agitar el agua para que recuerde? Ah… si preguntas eso es que te falta fé.

    Me remito a lo que decía un periodista español hace unos años, hablado de otro fraude muy famoso: El del agua magnética. “Si a fin de cuentas es cuestión de fé, prefiero el agua bendita. Tiene el mismo efecto y es mucho más barata.”

    • Muy ameno y divertido el artículo. Yo también tengo una amiga con formación científica que usa homeopatía. Ella dice que la homeopatía tiene el mismo principio que la inmunología… Y ella trabaja en eso!

  3. Lo de la “energización” si lo sabía, pero me parece que la agitación que pueden dar las olas, una cascada o la corriente de agua en un río debería bastar, ahora si la diferencia está en aplicar la intención a la agitación ya no se puede discutir con estas personas. De hecho, creo que se podría comparar el método de preparación de una dilución homeopática a la preparación de una poción de Harry Potter (he estado jugando Pottermore…) que si no giras el cucharón 3 veces en contra del sentido del reloj tu poción explota, pero acá si no agitas tu poción esta no sana.

  4. La clave está en lo que le preguntaste a la chica: la gente cree en la homeopatía por fe. Por eso es tan y tan difícil convencer a alguien de la superchería que hay detrás de ella. Es una religión más, contra la que solo se puede luchar mediante la educación.
    El problema es que, a estas alturas, a mí me parece casi imposible que se dé marcha atrás: los gobiernos que la subvencionan, las empresas que mueven tanto dinero, las farmacias… Ninguno de ellos va a reconocer que están equivocados. La homeopatía está aquí para quedarse por muuuuchos años.
    Y un inciso: creo que es un error referirse a la medicina convencional como “medicina tradicional” o “medicamentos tradicionales”, en contraposición a los alternativos. Para mí los tradicionales son los remedios de la abuela. Creo que se debe hablar de “medicina moderna” (de hecho diría que es como se llama), nombre que además le da un cierto aire científico que ninguna de las otras tiene.

    • Yo opino que es un error llamarle medicina a algo que no lo es, por lo tanto la “medicina convencional, tradicional o moderna” sería solo “medicina”, mientras el resto es magia.

      Saludos :)

  5. Huellas en la arena…jajajajaja… tengo una prima Quimico farmacéutica (quizás es la misma amiga tuya) muy crédula y que perfectamente podría darme una respuesta similar…

  6. El único farmacéutico con el que he hablado sobre homeopatía acepta abiertamente que la vende porque la gente la pide, no porque crea que funciona.

  7. Realmente creo que no debemos subestimar los conocimientos de algunos defensores de la homeopatía.

    Si bien carece de sentido o respaldo, los más versados en el tema se encargarán de citar un sinnúmero de experimentos que parecen apoyarla (dejando a un lado, claro, los que van en su contra). Asegurando fehacientemente que sí hay resultados demostrados más allá del límite impuesto por el número de Avogadro. Hablarán de “hormesis” que se refiere a cómo aumenta el efecto de una sustancia activa al reducirse la dosis.

    Dirigirán sus ataques contra Randi (famoso por su postura en contra de ella), etc., etc..

    Creo que hay que ser “harto” versado para debatir. Jeje.

    • No voy a subestimar los conocimientos de homeopatía de un “experto” en el tema, porque ni siquiera tiene sentido cuestionar algo así.

      Tampoco cuestionaría los conocimientos de un DM de Dungeons & Dragons acerca de las distinas especies de dragones, sus capacidades, sus colores y vulnerabilidades… pero no por eso voy a creerme que los dragones existen.

      Saber mucho de una ficción no la hace realidad. Sólo te hace experto en mitología, en magia o en ocultismo. También puedo ser experto en Star Trek, y hasta hablar Vulcaniano con fluidez, sin que se me considere una autoridad en cómo aplicar la telepatía Vulcaniana a los tratamientos psiquiátricos.

      En resumen, hablar de “hormesis” es como hablar de dragones… el concepto mismo es una ficción, que no tiene nada que ver con la realidad por mucho que sepa del concepto.

      No hay que ser versado en un tema como este para debatir su validez. Podríamos citar a Richard Dawkins, que lo expresó muy bien (aunque hablaba de religión, la cita es aplicable a la homeopatía): “La noción de que la religión es un campo apropiado sobre el cual uno pueda afirmar ser experto, es una que no debe pasar sin ser cuestionada. Ese clérigo presumiblemente no se habría referido a la experticia de un aclamado “estudioso de las hadas” sobre la exacta forma y color de las alas de las hadas.” (Richard Dawkins, El espejismo de Dios)

      No necesito sera un experto en homeopatía, para cuestionar que la homeopatía ni siquiera es un campo de estudio real, como no lo es la anatomía de las hadas o de los dragones. Si lo es, que quien se declara experto aporte evidencias válidas de ello.

      Y, si no las tiene, no hay nada más que discutir. Nada en absoluto. Por mucha mitología que nos intente echar encima.

    • Lo que dice Javier es un sofisma: si los pro-homeopatía tienen un peso argumentativo reconocible, definir la homeopatía falsa a priori es una mentira.

      Más bien pareciera esgrimir el argumento de los católicos: no perdamos la fe aunque nos abrumen con argumentos que ni entendemos, menos podemos responder.

      Y otro sofisma: no se ataca a Randi por “su postura en contra”. Se le ataca por corrupto y mentiroso.

      Por ir como “investigador independiente” y luego declarar que “habían probado su caso” en contra del experimento supervisado.

      Por revolver mañosamente resultados de experimentos diferentes para “probar” que los zahoríes son puro cuento, a pesar de que él mismo admite que no tiene Ni Puta Idea(MR) de estadística y en contra de la opinión de nada menos Arthur C Clarke.

      Por inventar que hizo experimentos que nunca realizó para darse notoriedad y luego tener que retractarse ( caso Sheldrake )

      Por conspirar para cometer fraude en el experimento Horizon, donde primero se publicita que será una repetición de Ennis et al. y luego el autor material tiene que decir lo contrario, cuando el asunto estaba siendo “atestiguado” por Randi.

      Esta es la naturaleza de “los conocimientos de algunos defensores de la homeopatía”: documentarse e investigar sobre los temas, en lugar de repetir fórmulas que ni se conocen ni se entienden sobre una disciplina de la que se ignora todo menos el nombre.

      Por eso es que se habla de que el seudo-escepticismo es un culto: propaga la ignorancia mientras se viste engañosamente de ciencia.

      • Contestare a sus tres puntos uno por uno.

        Las revistas arbitradas:

        El hecho sobre el cual apuntala todo su argumento pro-homeopatía son las revistas arbitradas, en particular, los artículos en ellas que hablan a favor de la hormesis y los efectos más allá del límite de Avogadro. Convierte a ese hecho en la garantía de su absoluta veracidad y realidad.

        Estará de acuerdo conmigo que las revistas arbitradas no son perfectas, como ninguna obra humana. Y que, en principio, es posible que se publiquen artículos que no son fieles a la verdad, sea esto intencional o no. Es difícil pero no imposible. Considerando que algunos artículos apoyan (el caso Benveniste es el más famoso) y otros contradicen a los fenómenos que usted cita, nos inclinamos por hacer caso a los que no apoyan dichos fenómenos “extraños” por ser incompatibles con multitud de otros conocimientos firmemente establecidos, sean de la química, la física, etc. No puede argumentar en contra de este proceder, pues usted hace exactamente lo mismo con los artículos que no le dan la razón a sus ideas. SIMPLEMENTE LOS IGNORA. De hecho es peor, usted apoya artículos que ofrecen resultados incompatibles con otros conocimientos bien establecidos, ¡ignorando los que si son compatibles! ¿Se podría culpar a alguien por no apoyar las afirmaciones que usted hace en estas circunstancias AUNQUE APAREZCAN EN UNA REVISTA ARBITRADA? No lo creo.

        La hormesis y los efectos más allá de Avogadro:

        Según lo que entiendo de estudios como el de Benveniste, la activación de sus basófilos con la sustancia diluida en el agua, no implican el “efecto contrario” de dicha sustancia a altas disoluciones (él buscaba una prueba para detectar si alguien era alérgico a algo). Dado esto, un anti-coagulante (por usar un ejemplo burdo) que tuviera un efecto mientras es utilizado en una disolución que esté más allá del límite de Avogadro, seguiría siendo anti-coagulante. No sería un coagulante, QUE ES LO QUE TENDRÍA QUE SER PARA EXISTIR CONGRUENCIA CON LA DOCTRINA HOMEOPÁTICA.

        ¿No hay una aparente contradicción en el hecho de que la hormesis afirma un fenómeno de “efecto contrario”, pero los resultados del tipo de Benveniste no?

        En ambos casos (hormesis/efecto más allá de Avogadro) se citan trabajos que usaron una sustancia “X” con un efecto “Y” muy particulares. ¿De dónde, o sobre qué base, podríamos justificar la generalización de semejantes resultados extraordinarios a otras sustancias y efectos? Como la sustancia “X” tuvo un efecto de “hormesis”, ¿debo concluir que mi anti-coagulante, la cafeína, el jugo de limón y la sal, también lo tienen? No había notado que mi comida fuera más salada (o más dulce) mientras menos sal le pusiera.

        No está de más decir que, aún asumiendo esos resultados extraordinarios como verdaderos, la distancia de ellos a una validación de la homeopatía es todavía MUY GRANDE. La prueba a favor de la homeopatía sería que funcione como medicina. Todos los eslabones de la cadena deben funcionar.

        Concediendo mucho sobre lo debatible que ha resultado la validez de los fenómenos mencionados, y considerando que su validez va en contra (o aparentemente en contra) de muchos fenómenos conocidos, no veo en absoluto que la conclusión de que la homeopatía no tiene bases sólidas sea descabellada o dogmática al tiempo presente.

        Randi:

        Vamos a suponer que Randi de verdad es una mala persona. Seguro no es perfecto. Supongamos que ha mentido e inventado sus evidencias en contra de la homeopatía. Que de verdad es un ser visceral y ruin que quiere desacreditarla a toda costa. ¿Esa actitud sería una prueba A FAVOR de la homeopatía? NO.

        La post-data:

        Jamás dije que los argumentos a favor de la homeopatía tuvieran un “peso argumentativo reconocible”. Dije que para debatir hay que conocer y entender la postura del contrincante, y que no se deben subestimar sus conocimientos. Eso es todo.

        • Javier dijo:
          “El hecho sobre el cual apuntala todo su argumento pro-homeopatía son las revistas arbitradas, en particular, los artículos en ellas que hablan a favor de la hormesis y los efectos más allá del límite de Avogadro. Convierte a ese hecho en la garantía de su absoluta veracidad y realidad.”

          Falso. Un sofisma más.

          El argumento pro-homeopatía está apuntalado en un CONJUNTO de informaciones COHERENTES, la mayoría de las cuales son investigaciones arbitradas para dar una garantía de seriedad y evitar cuestionamientos básicos. Esa es la razón y la base.

          “Y que, en principio, es posible que se publiquen artículos que no son fieles a la verdad, sea esto intencional o no.”

          Por eso lo que importa es la coherencia de un grupo de evidencias, no una sola.

          “Es difícil pero no imposible. Considerando que algunos artículos apoyan (el caso Benveniste es el más famoso) y otros contradicen a los fenómenos que usted cita, nos inclinamos por hacer caso a los que no apoyan dichos fenómenos”

          Se inclinan justamente en un esquema tendencioso, que ignora el conjunto y escoge dos o tres elementos en perjuicio de 20 o 30.

          “por ser incompatibles con multitud de otros conocimientos firmemente establecidos, sean de la química, la física, etc.”

          En este caso, “firmemente establecidos” se refiere a las mentes de los que los consideran dogmas inatacables, y aquellos que siguen a estos profetas sin entender realmente esos principios de los que se sienten muy seguros.

          La hormesis no es el fenómeno explicatorio de la homeopatía, sino el fenómeno explicatorio del dogmatismo científico y la ignorancia profesada de los seudo-escépticos.

          Ahí tenemos a este sujeto que dice que la hormesis es una ficción. Mi hipótesis de trabajo es que esta persona no tiene Ni Puta Idea(MR) de quién es Edward Calabrese ni ha leído sus artículos y discusiones con los que dicen que la hormesis es la nueva religión. De lo contrario, sabría que la hormesis está probada más allá de toda duda y que la única posición razonable es que no sea la explicación a la homeopatía que se dice. Así como lo enuncia él, solo muestra la más absoluta ignorancia de aquello de lo que se siente tan seguro, que es la definición de dogma.

          “¿No hay una aparente contradicción en el hecho de que la hormesis afirma un fenómeno de “efecto contrario”, pero los resultados del tipo de Benveniste no?”

          No, porque un fenómeno no explica todo. La hormesis explica el punto tan sobado por los seudo-escépticos de que es imposible que la disminución de concentración incremente el efecto. NADA MÁS. Los seudo-escépticos, en su ignorancia, pretenden que la hormesis explique todo, como si la curva dosis-respuesta también tuviera que explicar el pH de la sangre.

          Como ya dije, menciono la hormesis por que, más que explicar toda la homeopatía, explica toda la felsedad de los dogmas médicos que los seudo-escépticos sostienen como dogmas irrefutables debido a su ignorancia profesada.

          “Vamos a suponer que Randi de verdad es una mala persona. Seguro no es perfecto. Supongamos que ha mentido e inventado sus evidencias en contra de la homeopatía. Que de verdad es un ser visceral y ruin que quiere desacreditarla a toda costa.”

          En http://explicandoalexplicador.blogspot.mx/2012/04/la-religion-de-la-ciencia-el-genial.html se da una descripción extensa de los hechos para no necesitar suponer nada sino hablar en una base de dominio del tema.

          “¿Esa actitud sería una prueba A FAVOR de la homeopatía? NO.”

          No, sería una prueba de que pretendes salir del paso de tergiversar la oposición a Randi colgándoselo todo a la homeopatía a como dé lugar. El tema de Randi es un tema de honestidad, no de homeopatía.

          De los ejemplos que mencioné, sólo la mitadestán relacionados con la homeopatía, pero como tú no ves nada más que si la homeopatía es cierta o no, dices que el que alguien sea deshonesto no prueba la homeopatía, cuando el punto es que el que ese alguien sea deshonesto hace que no se le pueda tomar por referencia sobre nada, menos la homeopatía, cosa que todos uds. hacen.

  8. […] debatirte una tarde entera sobre los alimentos transgénicos o sobre la ineficacia de la homeopatía, ya que son temas sobre los que me parece importante derribar mitos porque que causan verdaderos […]

  9. Un comentaerio más:

    “Me he puesto a pensar cuál era la psicología de Hahnemann al momento de inventar la homeopatía. Quizá se dijo algo como…”

    “Vamos a suponer que Randi de verdad es una mala persona. Seguro no es perfecto. Supongamos que ha mentido e inventado sus evidencias en contra de la homeopatía.”

    Imaginarse en lugar de investigar va en contra de las bases del pensamiento científico pero coompletamente en la línea del pensamiento dogmático y religioso.

    De imaginarse en lugar de ver vienen toda la mitología, las creencias absurdas y la seudo-ciencia.

    Por lo cual, te invito a que deseches tu enfoque seudo-escéptico y te fundamentes en el tema antes de intentar suponer o imaginarte lo que está documentado, para que podamos hablar de ciencia y no de ocurrencias.

    Como dije, en http://explicandoalexplicador.blogspot.mx/2012/04/la-religion-de-la-ciencia-el-genial.html empieza una serie de artículos que pinta de cuerpo entero a Randall James Hamilton Zwinge alias El Genial Randi, como lo llama el divulgador Martín Bonfil.

    El que la comunidad seudo-escéptica cultive la admiración por la deshonestidad y la mentira, aparte de ser una prueba absoluta de su corrupoción, es un buen indicativo de su lejanía de la verdadera ciencia, que es exactamente lo opuesto a lo que este sujeto representa.

    • Hablo por mi al decir que jamás he invocado el nombre de Randi para apuntalar algún argumento contra la homeopatía, ni aquí ni en mi sitio personal. Las criticas hacia la misma ni empiezan ni acaban en el Sr. Randi.

      Por otro lado estamos de acuerdo en que Randi es un tema, y la homeopatía es otro. Así que no mezclemos churros con merinas.

      Estoy de acuerdo con usted en el hecho de que el fenómeno de la “hormesis”, por la simple razón de tener tanta presencia en las publicaciones científicas (tanto a su favor como en contra) debe ser vigilado y tenido en cuenta. También concurro cuando dice que el fenómeno por si mismo no es prueba sobre la efectividad de la homeopatía.

      Tenga por seguro que su referencia al documento sobre Randi será revisado por mis compañeros colaboradores. Y si no habían escuchado sobre la “hormesis” ¡ahora ya lo han hecho!

      Quizá no pueda estar tan de acuerdo con la idea de que la información pro-homeopática tenga más coherencia que la mostrada por el conocimiento y experiencias previas que la contradicen. Quizá toda esa información que menciona es coherente entre si, pero no se que tanto pueda serlo con información exterior.

      Por otro lado, con usted ya había discutido en alguna otra ocasión (si resulta ser el autor del blog que cita), y no fue una experiencia grata para ninguno de los dos, creo yo. En lo personal, tomo de manera positiva las criticas que yo considero válidas que ha vertido aquí, y que se vierten en el sitio que menciona. Pero, y le soy completamente sincero, no me interesa mucho seguir una discusión aquí. Nuestros temperamentos no lo permiten, por lo que veo, ni el espacio creo que sea el adecuado. Pero le prometo seguir de vez en cuando las publicaciones que menciona.

  10. “Quizá no pueda estar tan de acuerdo con la idea de que la información pro-homeopática tenga más coherencia que la mostrada por el conocimiento y experiencias previas que la contradicen.”

    Los seudo-escépticos no conocen ni una ni otra. Sólo repiten fórmulas, como es el caso de la persona que dice que la hormesis es una fantasía. Él cree que es una fantasía porque así se lo dijeron y asi lo cree, no porque sepa la mínima cosa sobre el tema.

    No sabe ni quiere saber que Calabrese ha publicado artículos sobre el tema por más de 15 años, ni que ha revisado cientos de estudios buscando las pistas de comportamiento hormético y recabando evidencia de cómo los estudios están mal diseñados y por eso no resaltan el comportamiento hormético pero igual está ahí.

    Ni sabe que la respuesta hormética es, como dice Calabrese, relativamente modesta y está al final de la curva, en órdenes de nano o pico gramos, por lo que eso de

    “No había notado que mi comida fuera más salada (o más dulce) mientras menos sal le pusiera.”

    desmuestra aún más ignorancia y contumacia en el vicio de imaginarse las cosas en lugar de estudiar e informarse.

    Te cito algo interesante:

    “Para reforzar esta idea veamos el libro LA CELULA VIVA, escrito por Christian de Duve que hace parte de la biblioteca de Scientific American…dice en la página 232:
    “Casi cada paso de esta cascada es catalítico. Supongamos que cada paso catalítico da lugar a una amplificación céntuple; es decir: una molécula de hormonas estimula la producción de cien moléculas de AMPc; cada molécula de proteinquinas activada por el AMPc fosforila cien moléculas de fosforilasa-quinasa, y así sucesivamente. El resultado final es la producción de cien millones de moléculas de glucosa por cada molécula de hormona engarzada en su receptor. Mínimas cantidades de hormonas pueden dar lugar, pues, a efectos drásticos”.

    Investiga quién es Christian de Duve.

    Otra parte del mismo trabajo explica, tomando texto de un libro vigente de inmunología, que el exceso de estimulación hace que los receptores celulares se bloqueen, lo que explica que menos moléculas tratando de conectarse den más conexiones exitosas.

    Cuando lees, te das cuenta de que la hormesis es completamente lógica a esa escala y de que los seudo-escépticos son una lamentable religión de ignorancia.

    “Pero, y le soy completamente sincero, no me interesa mucho seguir una discusión aquí. Nuestros temperamentos no lo permiten, por lo que veo”

    No es cuestión de temperamentos, sino del choque de tu ideología dogmática de “me imagino” contra mi idea de hablar con claridad de la ignorancia profesada.

  11. Como colofón:

    Para alguien poco enterado, pudiera parecer que Calabrese es alguien surgido de la nada, que puede decir lo que quiera y no por eso es cierto. Aquí un poco de contexto:

    “The acceptance of the concept of hormesis, a specific type of nonmonotonic dose response, has accelerated in recent years (Academie Nationale de Medecine 2005; Cendergreen et al. 2005; Kaiser 2003; Puatanachokchai et al. 2005; Randic and Estrada 2005; Renner 2003). Nonetheless, it has not been without its detractors. One article critical of the concept was published last year in Environmental Health Perspectives (Thayer et al. 2005). It provided a summary of the major points of contention and thus a convenient vehicle for us to use in responding to opposing perspectives.”
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1665397/

    En esa publicación en un medio arbitrado ( Environmental Health Perspectives ), Calabrese hace referencia a una serie de trabajos científicos que apoyan la hormesis.

    “Although we differ with Thayer et al. (2006) on a number of points, we all seem to agree that hormesis exists. Building on that consensus, perhaps we all can also agree with the perspective recently presented by Rietjens and Alink (2006): the discipline of toxicology should refocus its efforts to better address the regulatory issues of low-dose effects and risk–benefit analysis.”
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1764167/

    En esta otra, Calabrese da una cachetada con guante blanco pero además toca un punto central: la toxicología necesita ser reenfocada.

    Javier pensará que eso es lo que necesitaba para “probar” que mis afirmaciones son locura. Basta leer este artículo de Nature:

    “Un detallado re-examen de este punto ciego histórico en toxicología revela una complicada red de factores interactuantes que condujo a la desaparición de hipótesis hormética: antes que nada la preocupación primera por los efectos de altas dosis, diseños limitados de los estudios y dificultades para establecer las típicamente modestas respuestas horméticas, especialmente en el marco de diseños débiles en los estudios.

    Este campo también presenció amargas rivalidades entre la medicina tradicional y la homeopática, esta última considerando a la hormesis- o sea la Ley Arndt-Schulz-como una característica explicativa central. Esto resultó en una ausencia de liderazgo intelectual por aquellos que sustentaban una perspectiva “hormética” y falta de fondos gubernamentales para el concepto de hormesis durante los años formativos del desarrollo toxicológico de los 1930s en adelante”
    http://www.nature.com/embor/journal/v5/n1s/full/7400222.html

    Supongo que Javier estará de acuerdo que no cualquiera publica en Nature, y que si Calabrese dice ahí que la toxicología está colgada de la brocha por combatir a la homeopatía, algún peso debe tener para decirlo.

    Esa es la verdadera naturaleza de los “conocimientos firmemente establecidos, sean de la química, la física, etc.” que los seudo-escépticos defienden como a su mamá, aunque los conozcan menos que a la de Randi ( asumiendo que tuvo ).

    Pero estábamos en que la hormesis es ficción, ¿verdad?

  12. Colofón del Colofón:

    Javier dijo:
    “En ambos casos (hormesis/efecto más allá de Avogadro) se citan trabajos que usaron una sustancia “X” con un efecto “Y” muy particulares. ¿De dónde, o sobre qué base, podríamos justificar la generalización de semejantes resultados extraordinarios a otras sustancias y efectos?”

    “TITULO : Hormesis: La Revolución de la Dosis y la Respuesta
    AUTOR : Calabrese EJ y Baldwin LA
    CITA : Annual Review of Pharmacology and Toxicology 43:175-197, 2003

    La comunidad toxicológica reconoce la existencia de dosis y respuestas con forma de U, no sólo como reales en casos específicos, sino también como ampliamente generalizables.”

    Ahí está la respuesta.

    Un detalle curioso es que, al igual que hace cien años en la física, muchos de los artículos clave en medicina se han dado en el primer lustro del nuevo siglo.

    Y al igual que entonces, casi una década después de esos artículos clave, vemos que la gente ( en este caso el culto seudo-escéptico ) no se ha enterado de nada y sigue jurando que los átomos y las moléculas no existen…digo, que la homeopatía es ficción.

  13. Sobre el comentario de la sal en la comida, no se lo tome tan en serio hombre. Era un sarcasmo, una manera de dar a entender lo que quería decir. Una imagen, un recurso literario.

    Sobre una critica a la generalización de la hormesis, hay un artículo que suena interesante, pero al que desafortunadamente no tengo acceso. Le doy la referencia:

    TITULO: “Hormesis” — An Inappropriate Extrapolation from the Specific to the Universal
    AUTORES: Deborah Axelrod, Md, Kathy Burns, Phd, Devra Davis, Phd, Mph, Nicolas Von Larebeke, Md, Mph
    PUBLICACION: International Journal of Occupational and Environmental Health, Vol 10, No 3 (2004)

    Si usted lo consigue, leeré con interés las observaciones sobre el mismo que tenga en su blog.

    Muchas gracias por sus aportaciones.

    • Javier dice:
      “Si usted lo consigue, leeré con interés las observaciones sobre el mismo que tenga en su blog.”

      No lo he conseguido, pero si puedo señalar algunas cosas:

      “Hormesis–an inappropriate extrapolation from the specific to the universal.

      Although it is generally accepted that some chemicals may have beneficial effects at low doses, incorporating these effects into risk assessments generally ignores well-established factors related to exposure and human susceptibility. The authors argue against indiscriminate application of hormesis in assessments of chemical risks for regulatory purposes.”

      Commo se puede leer ahí, el propio artículo aclara:

      “es GENERALMENTE aceptado que algunos químicos pueden tener efectos benéficos a bajas dosis”.

      O sea es un concepto aceptado por la mayoría.

      “incorporar esos efectos a evaluaciones de riesgo…”

      O sea, el tema es evaluacion de riesgo, no efectos toxicológicos estrictamente hablando.

      “Los autores argumentan contra aplicación indiscriminada de la hormesis en evaluación de riesgos químicos para PROPÓSITOS REGULATORIOS”

      O sea, estamos hablando de otro campo.

      Alguien que se tome el trabajo de leer el trabajo de Calabrese y las objeciones que se le hacen, sabrá que donde su posición se torna discutible es en sus conclusiones respecto del tema regulatorio.

      La regulación es una dimensión más allá de la hormesis como fenómeno toxicológico, porque pretende PREVENIR. No sólo se trata de que 2 ppm de benceno sean tóxicos, se trata de cuánto benceno se puede permitir si se considera que cantidades mucho menores pueden tener efectos y su acción lenta através del tiempo. Ese es uno de los principales problemas en el área de regulación, que en nada contradicen a la hormesis per se.

      Si se compara eso con la afirmación de “la hormesis es ficción”, que es la posición “oficial” del seudo-escepticismo, se ve el grado de ignorancia en que éste se basa.

      Pero en una cultura de

      “Me he puesto a pensar cuál era la psicología de Hahnemann al momento de inventar la homeopatía. Quizá se dijo algo como…”

      y

      “Vamos a suponer que Randi de verdad es una mala persona… Supongamos que ha mentido e inventado sus evidencias en contra de la homeopatía.”

      entender el contexto y el sentido del artículo referenciado se vuelve inalcanzable.

  14. “Era un sarcasmo, una manera de dar a entender lo que quería decir”

    Si, se entiende que es un sarcasmo. De hecho, la burla, el sarcasmo y la mofa son piedras basales de la “argumentación” seudo-escéptica, tal como puede verse en cualquier blog donde se hable de temas homeopáticos.

    Desgraciadamente te han dejado solo en este caso, pero lo común es que los seudo-escépticos se agreguen para hacer mofa de las prácticas homeopáticas y sus practicantes, repitiendo las mismas fórmulas, como el que dice que la hormesis es ficción, y/o declarándose indignados de que “semejante timo” sea “permitido”.

    En este caso, el sarcasmo trata de deformar la verdadera naturaleza de la hormesis, en una burla ignorante que supone que como la hormesis no se observa en eventos triviales, debe ser falsa. Un modelo análogo a decir que la dualidad onda-partícula debe ser una tomadura de pelo por que yo nunca he visto a alguien entrando por dos puertas al mismo tiempo.

    La seriedad y relevancia de las burlas anti-homeopáticas proviene de que son el instrumento para propagar una ignorancia conveniente y parcial. Por ejemplo:

    “Pero Merck, como cualquier corporación, está motivada por más que altruismo. Si Gardasil se convierte en rutina, el juego de USD$360-400 generará ventas anuales de 3,200 millones de dólares para 2010.

    Merck necesita este golpe financiero para compensar responsabilidades causadas por Vioxx, su droga para artritis que puede haber causado casi 28mil muertes, de acuerdo a estimados de la FDA. Merck ahora afronta unas 4mil demandas y potencialmente miles de millones en indemnizaciones. En un juicio de responsabilidad en Texas, los abogados presentaron documentos y correos electrónicos de científicos de Merck discutiendo potenciales riesgos del corazón de Vioxx tan temprano como 1997, más de dos años antes de salir al mercado”
    http://www.corpwatch.org/article.php?id=14401

    Nunca vemos a un seudo-escéptico haciendo mofas como “ah, ¿ya vas a tomar tu veneno de lujo?” a alguien que ingiera medicamentos Merck.

    En cuanto al artículo, sería interesante ver qué dice. Te puedo citar uno llamado “Hormesis: A New Religion?”. Hasta el calentamiento global sigue teniendo sus detractores y negadores. Pero como dije, los seudo-escépticos se especializan en tomar 2 o 3 evidencias y descartar 20 o 30. En este caso aplica evaluar si Calabrese tiene razón y sus estudios sobre hormesis son fidedignos, en cual caso Doña Deborah puede decir misa. Y los argumentos contra la investigación de Calabrese son muy débilmente cuestionados y en cambio están todas esas citas al concepto que puse en la respuesta a Ignacio.

  15. Fe de erratas:
    “Y los argumentos contra la investigación de Calabrese son muy débilmente cuestionados y en cambio están todas esas citas al concepto que puse en la respuesta a Ignacio.”

    Quise decir:
    Y los argumentos de la investigación de Calabrese son muy débilmente cuestionados y en cambio están todas esas citas al concepto que puse en la respuesta a Ignacio.

  16. Javier dijo:
    “¿De dónde, o sobre qué base, podríamos justificar la generalización de semejantes resultados extraordinarios a otras sustancias y efectos? Como la sustancia “X” tuvo un efecto de “hormesis”, ¿debo concluir que mi anti-coagulante, la cafeína, el jugo de limón y la sal, también lo tienen? No había notado que mi comida fuera más salada (o más dulce) mientras menos sal le pusiera.”

    Resulta que me topé con un ejemplo que se acomoda a la necesidad de trivialidad de alguien que dice estar orientado a la ciencia:

    “Consumo de refrescos e hiperactividad, ansiedad y problemas conductuales entre adolescentes en Oslo, Noruega.
    Lien L, Lien N, Heyerdahl S, Thoresen M, Bjertness E.

    RESULTADOS:
    Hubo una relación dosis-respuesta en forma de J entre consumo de refrescos y angustia mental, problemas conductuales, y puntuaciones totales de dificultades de salud mental; esto es, adolescentes que no consumieron refrescos tuvieron puntuaciones más altas ( indicando peores síntomas ) que esos que consumieron refrescos a niveles moderados pero menores puntuaciones que esos con altos niveles de consumo.”
    http://explicandoalexplicador.blogspot.mx/2012/08/aditivos-alimenticios-iii-benzoato-de.html#puntoiia

    Ahí está un ejemplo donde aparece el efecto hormético: una cierta cantidad de refresco disminuye la ansiedad común pero si se aumenta la cantidad, la ansiedad empieza a aumentar hasta niveles patológicos.

    Como ya dije, el culto seudo-escéptico se basa en la IGNORANCIA.

    Los seudo-escépticos como Javier son capaces de burlarse de cosas ciertas y comprobadas porque no tienen ni idea de los temas sobre los que se sienten segurísimos de conocer todo.

    Y claro, toparse con la verdad y con que sus axiomas son dogmas inventados, les resulta “una experiencia no grata”.

    Entonces su “solución” es retirarse de la discusión cuando no pueden borrar los mensajes incómodos, como en el caso de Javier y su respuesta a las mentiras del documento NCAHF, según se puede ver en http://esceptica.net/blog/115/

  17. Hay una cierta injusticia aquí, pues Javier era el de la posición menos infame y ha recibido toda la metralla. La única justificación es la del agente de tránsito, que le dice al juez que si escogió a un solo infractor, pero fué por que sólo ese se detuvo al marcarles el alto.

    deemonita dijo:
    “…y la eficacia de este método sería gracias a la “memoria del agua” o sea, las moléculas de agua recordarían las sustancias que se han diluido en ellas.

    Claro que bajo esta misma premisa tomar un vaso de agua de la llave tendría el mismo efecto que la homeopatía, ya que el ciclo hídrico lleva el agua que ya ha estado en contacto con las mismas sustancias y más (agua de uso doméstico, agua contaminada, agua de mar, aguas servidas) de vuelta a los ríos y embalses de donde se obtiene el agua potable.”

    Es IMPOSIBLE encontrar una argumentación seudo-escéptica que no repita a la letra esta idea de que la hipótesis de la memoria del agua se ve invalidada por su carácter necesariamente permanente. Y la pregunta es:

    ¿de dónde sale el axioma de que la memoria del agua debe ser permanente y sobrevivir a todos los procesos físicos y químicos habidos y por haber?

    Obviamente sale de la necesidad de invalidarla. Los seudo-escépticos no saben ni quieren saber que los medicamentos homeopáticos son extremadamente frágiles, mucho más que las drogas alopáticas. El calor y el tiempo las destruyen rápidamente.

    Entonces, es obvio que la memoria permanente del agua es puro invento. Pero los seudo-escépticos nunca llegan a cuestionarse algo tan simple y obvio, porque para ellos ciencia es repetir las mismas fórmulas que todos dicen y que los curas de la seudo-ciencia, los divulgadores, escuchan sin decir nada.

    Sería interesante que la autora explicara de dónde sacó la idea de que la memoria del agua es pernanente, a fin de confirmar o refutar mi tesis de que la escuchó por ahí tal cual y así la repite sin más análisis.

    • Quizás fue mi error darle una característica de permanencia a la memoria del agua. Usted pregunta de donde tomé la idea de que la memoria del agua funciona así, pues de ninguna parte, como es obvio, ya que nunca se ha observado que exista si quiera del fenómeno. Pero por lo mismo he lanzado una hipótesis, una de tantas que se pueden formular. Otra posibilidad es que el efecto de una sustancia homeopática solo se vea cuando exista una intención de darle tal efecto (cosa que también he escuchado), o que la “energía” o “residuo” que deja el principio activo en el agua sea débil y no se mantenga en el tiempo, ni resista los cambios del agua en la naturaleza por ejemplo… aún así son solo hipótesis, ni la homeopatía, ni la memoria han sido probadas y por lo tanto tampoco se puede afirmar que una sustancia homeopática sea “extremadamente frágil” como dice usted con toda certeza, podría si, ser una posibilidad, pero habiendo tantas posibilidades (no todas plausibles) prefiero inclinarme hacia el lado de la ciencia, que hasta ahora no ha probado que la homeopatía funcione más allá de el efecto placebo y no se ha observado la existencia de la memoria del agua.
      http://lacienciaysusdemonios.com/2012/05/09/posible-plausible-y-la-tetera-de-russell/

  18. “Usted pregunta de donde tomé la idea de que la memoria del agua funciona así, pues de ninguna parte, como es obvio, ya que nunca se ha observado que exista si quiera del fenómeno.”

    La observación del fenómeno NADA tiene qué ver. Estamos hablando de las características de un fenómeno propuesto como explicación, que es completamente diferente.

    “Pero por lo mismo he lanzado una hipótesis, una de tantas que se pueden formular.”

    Una de tantas pero siempre se postula la misma en la misma forma, por lo cual lo anteriormente citado es un sofisma muy evidente.

    “por lo tanto tampoco se puede afirmar que una sustancia homeopática sea “extremadamente frágil” como dice usted con toda certeza”

    Otro sofisma más: la fragilidad de la homeopatía no es un enunciado sino el resultado de la observación. Tu afirmación parte de la certeza de que la homeopatía no funciona y por tanto tal fenómeno es inobservable. La mía parte de que está plenamente observado. Podemos hacer eso el tema de discusión pero no implicar cosas solapadamente para cumplir con tus dogmas.

    “que hasta ahora no ha probado que la homeopatía funcione más allá de el efecto placebo”

    Te contesto con una parte del documento NCAHF (mal)traducido por Javier:

    “Mientras que los resultados de la mayoría de los estudios no respaldan el uso de los remedios homeopáticos, algunas pruebas ostensiblemente “bien diseñadas” han producido resultados positivos.

    Una revisión global de estudios experimentales en la Homeopatía fue hecha por Scofield (1984). Él concluye: “Esta revisión hace obvio que, después de mucho trabajo experimental y clínico, hay muy poca evidencia que sugiera que la Homeopatía es efectiva.”

    Como lo señalo en http://explicandoalexplicador.blogspot.mx/2012/04/la-religion-de-la-ciencia-homeopatia_16.html, “muy poca evidencia” es evidencia, y contradice lo que tu acabas de decir. La realidad es que SI hay evidencia y mientes cuando dices que no.

    “…y no se ha observado la existencia de la memoria del agua.”

    El tema NUNCA fué la _existencia_ del fenómeno, sino la distorsión DOLOSA que USTEDES hacen de las características del posible fenónemo para cumplir con sus dogmas, cosa que nunca pudiste explicar.

    Y deformar las cosas SIN SUSTENTO para cumplir con dogmas NO ES CIENCIA.

  19. deemonita dijo:
    “Probablemente la mayor de las controversias de la homeopatía, es el hecho de que la sustancia que aportaría la función al “medicamento” está altamente diluido y en algunos casos es inexistente, por lo tanto al armar la pastilla que será la forma final, esta se compone sólo de excipientes, es decir, azúcar.”

    Aquí se manifiesta nuevamente la matemática seudo-escéptica de poquito == nada. Como “en algunos casos” la sustancia activa es inexistente, entonces la pastilla es sólo excipientes, asi dicho en general.

    Entonces, o la autora no entiende que “algunos casos” no resulta en puro excipiente, o espera que sus lectores no entiendan la diferencia y acepten la tergiversación sin pensar.

    En cualquier caso, es falso que la homeopatía sea sólo agua o azúcar. Citando nuevamente el documento NCAHF (mal)traducido por Javier:

    “(No todas las disoluciones pasan el número de Avogadro)”

    El párrafo citado sólo muestra los seudo-escépticos hispanoparlantes se permiten cualquier matemática, por aberrante que sea, para mantener el dogma.

    En USA, donde hay que cuidar más lo que se dice, el documento NCAHF hace la aclaración, pero eso no constituye ningún problema para el dogma porque el analfabetismo funcional hace que nadie ( ni siquiera los traductores como Javier o los chilenos de la otra traducción ) se enteren realmente de qué dice y qué no.

  20. Parece que ya no vas a publicar los comentarios e incluso echas para atrás uno que ya estaba publicado.

    No importa, siempre que te quede bien claro que tu artículo es una colección de inventos, ocurrencias y tergiversaciones que nada tienen que ver con ciencia o con la realidad.

    Y también que eres cómplice en todas esas muertes de chicas que creían que se estaban protegiendo porque desinformadores como tú les hicieron creer que los fármacos son “La Medicina”

  21. Una nota final:

    deemonita dijo:
    “y el principio activo es aquel que va a cumplir la función principal del medicamento, que puede ser desinflamar, quitar el dolor, etc.

    Pues bien, tenemos un grupo de fármacos que son los inhibidores de anhidrasa carbónica, por lo tanto evitan que cumpla su función de formar bicarbonato, disminuyendo la formación del humor acuoso y bajando así la presión del ojo.

    No se ustedes pero a mi me parece hermoso en su simplicidad y completa lógica.”

    “Múltiples valores químicos de suero fueron examinados en 92 pacientes con glaucoma crónico que fueron tratados con los inhibidores de anhidrasa carbónica ( CAIs ) acetazolamida o metazolamida, buscando relaciones entre composición de suero y efectos secundarios sintomáticos. De los 92 pacientes, 44 se quejaron de un complejo de síntomas de malestar, fatiga, pérdida de peso, depresión anorexia y pérdida de libido, que hallamos muy comúnmente amenaza a continuación del tratamiento”
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/889513

    La simplicidad y lógica de los fármacos está sólo en la mente de los seudo-escépticos. La realidad es que todos generan efectos secundarios porque introducen en el cuerpo sustancias que afectan muchas otras partes.

    Esos SERIOS efectos secundarios citados no se mencionan en la “hermosa simplicidad y lógica” de deemonita aunque son REGLA entre los fármacos alopáticos, porque los seudo-escépticos están programados para pensar que eso es natural y por lo tanto hay que sentir maravilla por el efecto principal pero fingir demencia para todos los demás.

    • Creo que ya se dejó a esta persona decir lo que tenía que decir (y de sobra, muy de sobra). Sus argumentos son una colección de medias verdades, explicaciones ad hoc y hombres de paja, mientras quiere cambiar la carga de la prueba a los que no hemos encontrado evidencias de que el agua tenga memoria.

Add Comment Register



Leave a Reply