Spanish Inquisition

Tercer grado: Vivir eternamente o… mejor no

De vez en cuando encontramos noticias relacionadas con algún nuevo descubrimiento científico que nos prometen que será la clave para detener el envejecimiento o ralentizarlo. No soy una experta en esto, pero intuyo que los titulares deben ser exagerados y que el verdadero descubrimiento será más modesto, aunque no menos importante por ello.

El hecho es que en general estamos obsesionados con vivir más y en mejores condiciones y no me refiero solo a la constante preocupación por nuestro cuerpo o por estar jóvenes, sino al reflejo que esa preocupación tiene en nuestra historia, en la literatura, el arte, la mitología o la filosofía. La vida eterna, la vida después de la muerte, las criaturas inmortales que pueblan nuestra fantasía y nuestras pesadillas son un interesante ejemplo.

No es de desdeñar que hemos doblado nuestra esperanza de vida en el último siglo y que los ochenta años que se pueden alcanzar en la mayoría de los países desarrollados eran una utopía hace bien poco. Ahora imaginemos que dentro de cien años nuestra esperanza de vida sea de 150 años, es más, ¿podría ser posible que ya haya nacido alguien que vaya a llegar a esa edad? Tal vez, pero no es eso lo que me preocupa, sino las implicaciones que podría tener una esperanza de vida muy larga, no ya solo de 150 años, ¿qué tal 300? ¿400? Dudo que una vez alcanzada una cota nos parezca suficiente.

¿Cómo se gestiona una sociedad con tal esperanza de vida? Imaginemos un país desarrollado, ¿podría optar todo el mundo a ella? ¿qué implicaciones sociales tendría? Hay muchos temas que se verían afectados: la natalidad y la reproducción, la vida laboral -¿200 años aguantando un trabajo aburrido?-, las relaciones sociales y de pareja, el entretenimiento, el arte…

Y ¿qué ocurriría con nuestro desarrollo tecnológico? ¿habría nuevas ideas y propuestas? No quito valor a la experiencia, pero suelen ser los más jóvenes los que proponen las ideas más novedosas y llevan a cabo los proyectos más arriesgados, ¿se adaptarían nuestros cerebros a esta nueva situación o sufriríamos un estancamiento debido al altísimo número de habitantes mayores -generalmente más conservadores- comparados con los jóvenes?

Ahí dejo unas cuantas ideas que me rondan la cabeza, por supuesto yo firmaría por vivir 300 años, pero no sé si soy tan egoísta como para hacerlo a costa de renunciar al desarrollo por venir.

Pues ahí tenéis la propuesta para debatir hoy, estoy deseando leer vuestras opiniones.

Imagen: Vampire Ankh de Fluffgar (no he podido resistirme)

Previous post

Fugaces 15/06/12

Next post

Fugaces 18/06/12

Angela

Angela

Angela es una licenciada en Física nacida en España que trabaja en el campo del Space Weather, más concretamente estudiando el efecto de la radiación espacial en satélites y misiones diversas. Cree que el mundo sería un lugar mejor si las Leyes de Newton fueran consideradas cultura general básica. Participa en la organización de la edición de Madrid de Escépticos en el Pub. En su tiempo libre le encanta leer fantasía, comics, H. P. Lovecraft, ver Doctor Who, rolear, cualquier cosa relacionada con Firefly, jugar a la consola, trastear con GNU/Linux, programar, hacer ganchillo y perder el tiempo en Internet.

6 Comments

  1. June 15, 2012 at 12:34 pm —

    Me gusta el tema. Jonathan Swift en sus Viajes de Gulliver se imaginó una sociedad de seres humanos que vivían eternamente, pero envejeciendo: los Struldbrug, de Luggnagg.

    Asimov, en sus novelas de R. Daneel y Elijah Baley, una pareja de detectives en donde uno es un Robot, cuenta la historia de seres humanos que se fueron al espacio a colonizar planetas cercanos: los “espacianos” o spacers. Han eliminado la mayor parte de los virus, bacterias y enfermedades dañinos al hombre, y viven cientos de años. El problema es que al no tener ciclos de cambio más cortos, y esperanzas de vida tan extensas, su civilización se va estancando. O al menos eso dice Asimov…

  2. June 15, 2012 at 1:33 pm —

    Lo primero que habría que ver es de dónde sacar los recursos para alimentar a tanta gente viva. La natalidad tendría que bajar radicalmente (o retrasarse hasta adaptarse al nuevo ciclo).

    Otro gran reto serían las condiciones en las que se llega a la vejez. Podría ser un drama, como en la novela de Saramago, Las intermitencias de la muerte, en la que los asilos se llenan de gente que no puede morir.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Las_intermitencias_de_la_muerte

  3. June 15, 2012 at 3:29 pm —

    Buen articulo, este es un tema que me da vueltas en la cabeza constantemente, sobre todo por que según parece esta cada vez más cerca de ser una posibilidad real. Personas como Aubrey de Grey (http://www.ted.com/talks/lang/en/aubrey_de_grey_says_we_can_avoid_aging.html) que piensan que estamos cerca de curar el envejecimiento.
    Pienso que una vida larga permitiría a las personas dedicarse a proyectos más complejos para los que en este momento el tiempo parece no alcanzar y eso puede contribuir a prevenir el posible estancamiento social.
    Por otro lado la gran barrera que nos impide salir a explorar la magnitud del universo es el tiempo, considero que una cosa da respuesta a los problemas de la otra, una vida extensa debe ser la clave para que la raza humana cumpla su vocación de descubrir nuevos mundos.

  4. June 16, 2012 at 12:12 am —

    (Antes que nada, el comentario demagogo de la semana: aún quedan una treintena de países en África con esperanza de vida por debajo de los 55 años: http://www.estofa.es/sociedad/mapas/128-esperanza-de-vida-por-paises.html .Tal vez habría que intentar solucionar primero este problema.)
    Se podría escribir un libro, o varios, con los problemas que en la práctica acarrearía tal longevidad.
    En cambio ventajas le veo pocas. ¿Tendríamos muchísimo más tiempo para hacer más cosas? Cierto. Pero después de ver la temporada 128ª de Dexter; después de que el Barça ganara su 35ª Champions (el Madrid aún soñaría con la Décima); después de rodarse Star Wars, Episodio XLI; después de haber celebrado con la mujer nuestras Bodas de Adamantium; después de haber leído todos los clásicos de la literatura universal; tal vez ya estuviéramos un poco aburridos… Desengañaos, ¿a cuánta gente conocéis que lleve una vida lo suficientemente interesante como para ser vivida durante 300 años??

  5. June 16, 2012 at 12:51 am —

    Yo no pienso vivir 300 años por que mi vida sea interesante, Me basta con que el mundo este tan lleno de cosas para ver y tan cambiante como lo ha sido el ultimo siglo y quien sabe de pronto de acá a 300 años pueda embarcarse un en una nave hacia algún planeta desconocido. Falta de imaginaciòn de algunos.

  6. June 23, 2012 at 4:30 pm —

    En cierto capítulo de Lexx sale la historia del planeta al que pertenece uno de los protagonistas, en la que habían conseguido la inmortalidad. Uno de los problemas es que, al pasar el tiempo, los recuerdos iniciales se iban borrando con los nuevos y ya no se sabía si tal mujer era tu hija, tu pareja o tu madre.

Leave a reply