Anti-cienciaCienciaEspañaFeminismo

Ciencia rosa

El jueves se estrenó en la red la nueva campaña “Science, it’s a Girl Thing” de la Comisión Europea para atraer más mujeres a la ciencia. Esta campaña incluye un video de jóvenes hiperfemeninas interesadas en estudiar la ciencia ¿del maquillaje?. El video, que ya fue retirado de la web pero que puedes ver abajo, trata con condescendencia a mujeres, a científicos y, en particular, a las científicas.

El problema del video no es que muestre chicas super femeninas o que incluya el estudio científico de la cosmética, el problema es que es lo único que se muestra, como si la única razón para iniciar una carrera en ciencia fuese para inventar el barniz de uñas perfecto. El resultado, en la corta vida de la campaña, ha sido de indignación, incredulidad, rabia y mucha burla. El resultado de largo plazo, si deciden seguir adelante con esta estrategia, está muy por verse: según este estudio, presentar a las jóvenes con estereotipos de género empeora su desempeño en matemáticas y, según este otro estudio, los modelos a seguir en ciencia hiperfemeninos disuaden a las chicas de entrar en esos ramos. Puedes leer más en el artículo de Nicole en Skepchick.

Pero, como yo no soy de ciencias, prefiero que algunas de las colaboradoras de Escéptica que sí lo son den su opinión sobre el video:

ELARA (¡Nueva colaboradora!)
¡Me han engañado!

Yo creía que hacía ciencia, y resulta que no. Cuando acabé la carrera y decidí hacer la tesis en mejora genética animal, me dijeron que iba a hacer ciencia. Hice cursos de doctorado, aprendí qué era el método científico, estudié estadística y fisiología y me preparé para ir a las granjas: camisetas y pantalones viejos, deportivas, una bata que rápidamente dejaba de ser blanca, el pelo recogido en un moño poco estético, nada de pulseras ni anillos, las uñas bien cortas, cero maquillaje. Pesar cincuenta camadas de conejos en un par de horas no es nada glamuroso, sobre todo cuando ya se te han meado encima la mitad de ellos y has tenido que perseguir a un escapista arrastrándote por debajo de las jaulas. Pero, lo dicho, pensaba que era ciencia.

Y ahora me entero que no, gracias a la Comisión Europea y su Science: it’s a girl thing!. Parece que para los de la comisión, la ciencia es atractiva para las chicas porque es elegante y con colorines. Y porque se usan gafas de seguridad tan fashion como las de D&G. Señores de la comisión, uno de los dos está muy equivocado: o yo no he hecho ciencia en mi vida, o ustedes están haciendo publicidad engañosa.

La ciencia enamora por miles de razones. Es una pena que no hayan sabido aprovechar la oportunidad de enseñarlas, y se hayan conformado con una campaña superficial, estereotipada y poco rigurosa.

SILVIA
¡Pues claro que nos gusta!

La famosa campaña Science: It’s a girl thing que tanto nos ha hecho hablar estos días está destinada a chicas de entre 13 y 18 años, según la agencia de comunicación que se ha encargado de ella.
Además, también según sus datos, está focalizada especialmente en cinco países europeos: Austria, Alemania, Países Bajos, Italia y Polonia.

La campaña tiene como objetivo el despertar el interés por la ciencia entre las chicas de esas edades, así como promover la autoconfianza y desmontar los estereotipos que rodean a la ciencia.

Se organizarán actividades complementarias en las que las chicas podrán participar: música, bailes y en las cuales se mostrará la conexión entre la música y la ciencia y entre los cosméticos y la ciencia (sigh). También estarán presentes diferentes profesionales de la ciencia que podrían suponer modelos a seguir y que transmitirán su pasión por la ciencia a las chicas que participen.

¿No están interesadas las chicas de entre 13 y 18 años en la ciencia?

El lanzamiento de campañas de este tipo nos hace pensar que realmente hay una necesidad de normalizar la ciencia entre chicos y chicas, tendrán datos que digan que las chicas están mucho menos interesadas en la ciencia que los chicos. ¿No?

Gracias a @pampanilla, que nos pasa este enlace, podéis comprobarlo vosotros mismos.
Así que vamos a comprobar si los países hacia los que está dirigida la campaña tienen problemas con que sus jóvenes se interesen por la ciencia: (presentaremos los datos más actuales, de 2009)

Austria:

Las licenciadas en ciencias, matemáticas e informática suponen un 32,9% del total; si nos vamos a ingeniería, industria y construcción cae al 18,9%; y en salud y servicios sociales suponen el 68,7% del total de licenciados.
Si lo comparamos con el 81,8% de licenciadas en educación, vemos que las ciencias e ingenierías producen menos licenciadas.

Alemania:

Aquí se licencian un 43,7% de mujeres en ciencias, matemáticas e informática, casi un 11% más que en Austria; las cifras para ingenierías y salud son bastante similares a las de Austria.

Países Bajos:

Las licenciadas en ciencias e ingenierías representan cifras similares, en torno al 20% del total de licenciados, mientras que en salud alcanzan más del 75%.

Italia:

En este caso la campaña debería ir destinada a interesar a las chicas por la ingeniería, ya que suponen el 31,7% del total de licenciados; mientras que en ciencias y salud sobrepasan el 50%.

Polonia:

No llegan al 50% como en Italia, pero las licenciadas en ciencias se mantienen cerca: 44%; mientras que en ingenierías suponen casi un 34% y en salud un 73%.

Vemos por los datos que la campaña quizá sí tenga una razón de ser (menos en Italia, donde los números sólo perjudican a las ingenierías). Que haya menos licenciadas puede significar que haya también menos matriculadas, o menos chicas que continúan hasta el final.

Parece que a las mujeres les interese menos la ciencia que a los hombres, o al menos les interesa menos desarrollar una carrera científica. Aunque en muchos casos completar la licenciatura no es más que el principio.

Una de las principales causas es la incompatibilidad de una carrera científica (aunque no exclusivamente de la científica) con una vida familiar: escoge entre tener hijos o dedicarte a la ciencia.
Desgraciadamente la conciliación familiar en este caso tiene una dificultad añadida: dependiendo del campo de la ciencia al que nos dediquemos perder de unos meses a un año con una baja de maternidad supone un desastre para la investigación que se esté llevando a cabo, o una total desactualización con respecto al trabajo al que nos dediquemos.

Lo cual nos lleva a hablar del techo de cristal: llega un momento en la carrera de toda mujer en que ya no puede seguir avanzando aunque tenga la capacidad para ello y tiene que renunciar o hacer sacrificios que sus homólogos masculinos no necesitan para llegar al mismo punto.

Es arriesgado pensar que las chicas de entre 13 y 18 años ya piensen en si su carrera les va a impedir tener una familia, pero una vez empezados los estudios sí pueden surgir dudas que nos lleven a tomar la decisión de abandonar.
Por eso creo (creemos) que no es tan necesaria una campaña para fomentar el interés por la ciencia como medidas que solucionen la problemática del techo de cristal y de la conciliación familiar.

De poco nos sirve que más del 50% de los matriculados en ciencia sean mujeres si no van a poder alcanzar una carrera científica plena y satisfactoria o se ven obligadas a abandonarla para formar una familia.
—-
EDIT: Además de retirar el video, la Comisión Europea está pidiendo ayuda para mostrar mujeres reales en ciencia mediante el hashtag #realwomeninscience. ¡Ayudemos a mostrar lo que realmente son las mujeres en ciencia!

Previous post

Fugaces 25/06/12

Next post

¡Llega el veranito!

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

6 Comments

  1. June 25, 2012 at 2:53 pm —

    Este post es lo más completo e inteligente que leí sobre este revuelo.
    Y me alegra mucho la rápida respuesta de la Comisión Europea, la verdad creo que no se esperaban semejante reacción.

  2. June 25, 2012 at 4:06 pm —

    Ayer encontré este tumblr llamado “Así es como luce un científico” dedicado a terminar con los estereotipos que se les impone, ni girlys ni nerds, hay de todo como en todo ámbito de trabajo.

  3. June 25, 2012 at 11:41 pm —

    La idea de promover la ciencia evidentemente no es mala; la ejecución, penosa.
    Pero nada nuevo bajo el sol: hace bastantes años que se usa el sexo, mayoritariamente en forma de chica voluptuosa en actitud pseudo-erótica, para vender. De todo: coches, colonia, ropa, champú, gafas, coca-cola, pasta de dientes, viajes, chocolate, películas, música, tampax…; ahora, educación; y dentro de poco, hasta artículos de ortopedia.
    Buceando en la web, me ha sorprendido encontrar mi profesión – ingeniero naval, una profesión bastante desconocida en España, y poco considerada entre quienes la conocen. En Madrid, donde estudié, el porcentaje de chicas era del orden del 10%, y de estas, un 1% se parecían vagamente a las del vídeo. (Los chicos tampoco nos parecíamos en absoluto al tipo del microscopio…).

  4. June 27, 2012 at 12:22 am —

    En esta ocasión suscribo al 100% la critica de Silvia.
    Puso la campaña en su justo contexto, y la critico con datos objetivos.

    Los de amazings dejaron mucho que desear. :/

Leave a reply