Feminismo

¿Todas las medallas son iguales?

No soy muy aficionada a los deportes, pero siempre me han gustado el mundial y las olimpiadas. De los juegos olímpicos me gusta el compañerismo, las historias inspiradoras de los atletas y que la rivalidad entre países se expresa de maneras diferentes, con menos saña. ¿A quién no le emociona cuando un atleta que entrenó sin recursos, apoyos o infraestructuras gana el oro?

Una de las buenas noticias de esta edición de los JJOO es que, por primera vez, todas las disciplinas tienen un equivalente para mujeres. También por primera vez, todos los países participantes han enviado por lo menos a una atleta. Qatar, Brunei y Arabia Saudita se habían resistido hasta esta edición, los saudíes hasta la última hora. La participación de estas mujeres está condicionada por parte de sus países a que se cubran, pero que estén ahí ya es un avance. De la misma manera es digno de notar que tanto la representación de Estados Unidos como la de Rusia han enviado más deportistas mujeres que hombres. ¡Yay, igualdad! ¿no?

No tan rápido.

La discriminación por género en los juegos olímpicos está lejos de desaparecer y se siente en todos los niveles, desde el Comité Olímpico Internacional hasta el público espectador. Aquí les presento algunos ejemplos.

El Comité Olímpico Internacional (COI)

El COI trabajado por hacer estos JJOO más igualitarios. Ha hecho esfuerzos por aumentar el número de atletas mujeres, ha pedido a los medios mayor cobertura de los eventos femeninos y ha incluído hombres en los roles de edecán y acompañantes. Aún así, el total de medallas para eventos masculinos es de 162, mientras que las medallas para eventos femeninos es de 132. Otro detalle es que el presidente del COI entrega la medalla de oro al ganador en la prueba de maratón masculino, lo cual no sucede en la prueba femenina. Es un pequeño gesto, pero dice mucho.

Asociaciones por disciplina

El box era el último deporte que quedaba sin un análogo femenino y en su primera participación en las olimpiadas se temía que la Asociación Internacional de Box Amateur (AIBA) obligara a las boxeadoras a competir en falda. ¿La razón?:

Es difícil distinguir entre hombres y mujeres, especialmente en la tv, ya que usan los mismos uniformes y protectores”. Además “ hemos tenido quejas de que esos shorts amplios se ven descuidados en las mujeres.

Uno se pregunta qué han hecho los espectadores de esgrima para distinguir entre la competición masculina y la femenina durante décadas.

Ante las fuertes críticas, el AIBA ha decidido dejar el uso de la falda como opcional.

Comités nacionales

Según el AIBA, las boxeadoras pueden competir en falda o en pantalón corto, según crea conveniente la atleta su entrenador o comité local. Es así como el uniforme de las boxeadoras polacas es minifalda. En palabras de su entrenador:

Usar falda, en mi opinión, da una buena impresión, impresión femenina”. “Los pantalones cortos no son una buena forma de vestir para las boxeadoras.

Más grave aún es el caso de Cuba, que no ha enviado boxeadoras y su entrenador ha dicho que las mujeres deberían presumir su cara, no ser golpeadas en ella.

Como ya mencioné arriba, algunos países han condicionado la participación de sus atletas a que se les permita competir en hijab. Esta decisión amenazaba con dejar fuera a la judoca saudí, pero el COI, la Asociación Internacional de Judo y el comité olímpico saudí llegaron a un acuerdo en cuanto a una forma de cubrir la cabeza que fuera aceptable. Las otras competidoras aceptaron, ya que su atuendo perjudica únicamente el desempeño de la propia atleta saudí.

Pero no todo tiene que ver con la ropa. El equipo de futbol femenino de Japón fue campeón en el último mundial, ¡son las número uno del mundo!, sus compañeros del equipo masculino están bastante más abajo en el ranking mundial. Entonces, ¿por qué el equipo femenino voló a Inglaterra en turista y sus compañeros en business? La Federación Japonesa de Futbol ha explicado que se debe a que ellos son profesionales y ellas amateur. Si no hay liga, patrocinadores, etc, ¿cómo van a ser profesionales? Pero, tranquilos, si ellas ganan el oro, la federación considerará seriamente hacerles un upgrade. Gracias.

Algo muy similar sucedió con los equipos de baloncesto australianos. Ellas, medallistas en citas anteriores, volaron algunas en turista y otras en business, mientras que ellos, sin medallas, volaron todos en business. La razón dada en esta ocasión fue de diferencias en el presupuesto y que ellos son más altos. Por lo menos los responsables en este caso se han disculpado y tratarán de remediarlo.

Los medios

Los JJOO pasados me tocaron de vacaciones por México. No vi mucho, pero nunca se me olvidará la cobertura y los comentarios sobre la saltadora de altura croata Blanka Vlašić. Los comentaristas deportivos parecían adolescentes, no intentaban ni disimular que su interés en la competición era por la belleza de la atleta, era patético. Estos comentaristas mexicanos no son los únicos que tratan a las atletas como meros objetos decorativos.

En este artículo de Materia se resumen estupendamente los estudios sobre los prejuicios de género, raza y nacionalidad en tiempo de cobertura y en las narraciones en los JJOO. Por ejemplo, en Pekín los atletas estadounidenses hombres y mujeres tuvieron el mismo número de medallas, pero ellos recibieron más de 4 horas adicionales de cobertura. Y esa diferencia incluye el tiempo dedicado a las competidoras de vóley playa:

Los minutos dedicados a este deporte playero tampoco pueden atribuirse a una apuesta por la igualdad, ya que nada menos que el 20% de los encuadres son planos cortos del pecho de las jugadoras y el 17% enfocan a los diminutos bañadores que (todavía) cubren sus nalgas. Además, el evento (también en Londres) cuenta con la animación de cheerleaders en ajustados bikinis.

Este mismo estudio que citan en Materia habla sobre los sesgos del lenguaje de los comentaristas deportivos. Así, los otros ganan por suerte, mientras los nuestros ganan por su trabajo y, según la raza, los comentaristas destacan la genética, la inteligencia o el compromiso del ganador. En cuanto a las mujeres, se habla de suerte más que de compromiso, y se dice que son emocionales.

De este último sesgo ha sido víctima la gimnasta estadounidense Jordyn Weiber. Esta chica de 17 años se quedó fuera de la competición porque, a pesar de clasificarse cuarta, sólo se permiten dos competidores por país en cada prueba y sus dos compañeras de equipo se clasificaron por encima de ella. Los medios estadounidenses la han criticado por llorar ante esta situación. Si alguien dedica toda su vida a entrenar para un evento, ¿no tiene derecho a llorar por quedarse fuera? Sí, lo tiene. Y aquí hay un artículo dedicado a fotos de atletas olímpicos, hombres y mujeres, llorando.

Otra víctima del sexismo de los medios ha sido la nadadora australiana Leisel Jones, quien participa por cuarta vez en los JJOO y ya tiene 3 medallas de oro, 4 de plata y una de bronce de los tres juegos anteriores. Compite desde los 14 años y ahora, a sus 26, un periódico australiano la critica por haber subido de peso. Aparentemente, es más importante estar delgada que estar en forma. Como nos dicen en Feministing:

Lo que le ha sucedido a Leisel Jones es un recordatorio de que no importa cuán exitosa sea una mujer, cuánto talento, habilidad o fuerza tenga, que tan tenaz o valiente sea, no está exenta de las reglas de feminidad modernas. Ni siquiera durante los juegos olímpicos. Tiene que ser delgada y guapa para que se le reconozcan todas esas cosas, si no es guapa y delgada, ignoraremos su valentía y tenacidad, su talento y dedicación y perderemos el tiempo debatiendo sobre si ha subido de peso en los 12 años que ha estado en el ojo público.

 

El público en general

Los medios no son los únicos culpables de tratar a las atletas como objetos sexuales primero, y como deportistas después. Los patrocinadores y la sociedad también son culpables de esto. Recientemente, un incidente en Twitter entre la competidora británica de halterofilia Zoe Smith y un tal @infidel1978 lo dejó clarísimo. Este individuo critica a Smith por falta de feminidad, cuestiona su sexualidad, dice que ni siquiera la miraría y, haciendo alarde de originalidad e ingenio, la manda a la cocina a preparar un sándwich. Cuento esta anécdota por la respuesta de Zoe Smith:

No levantamos pesas para vernos guapas, especialmente para tipos como ese. ¿Qué les hace creer que queremos que nos encuentren atractivas? Si lo haces, muchas gracias, nos sentiremos halagadas. Pero si no, ¿por qué tienes la necesidad de vociferar tu opinión? ¿Debemos parar de levantar pesas, cambiar nuestras dietas para deshacernos de nuestros músculos “masculinos” y convertirnos en amas de casa con la esperanza de que un día nos mires favorablemente y que tengamos una oportunidad contigo?


Esto ya se alargó y me he dejado en el tintero el tema de los patrocinadores, las pruebas de feminidad y, seguramente, una infinidad de anécdotas más. Evidentemente, queda mucho camino por recorrer antes de que a las atletas se les trate como atletas de pleno derecho.

¡Gracias a [email protected] por la idea del tema!
La imagen de cabecera es de aquí

Previous post

Conexiones (escépticas)

Next post

Tercer Grado: Expresando tus intereses

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

8 Comments

  1. August 2, 2012 at 1:31 pm —

    Creo que fue en los anteriores Juegos Olímpicos de Pekín cuando hubo un polémica con la atleta sudafricana Caster Semenya. Se dudaba de su sexualidad. Los comentaristas deportivos daban vergüenza ajena. No solo no dejaban de destacar el físico de la deportista negativamente por ser poco femenina a sus ojos.
    También hablaban de otra participante, recuerdo que era de algún tipo de lucha que no recuerdo. La participante española luchó contra ella y perdió, la explicación que daban jocosamente en un programa deportivo era que la contrincante era muy fea y claro, eso intimidaba.

  2. August 2, 2012 at 7:51 pm —

    El domingo pasado mientras desayunaba escuchaba la narración del partido de hockey sobre hierba, eran un hombre y una mujer.
    El comentarista no parecía saber mucho de este deporte y se dedicaba a decir lo hermosas que eran las jugadoras (conté más de cinco veces y eso no que fue apenas un segmento del partido), y me dio la impresión de que estaba narrando nada más para que hubiera un comentarista “famoso” o conocido.
    He escuchado narraciones de otras disciplinas, en competencias masculinas, donde igual hay voces femeninas y no se la pasan diciendo lo guapos o musculosos que son los competidores, porque le ponen seriedad a su trabajo, ¡no es un concurso de belleza!
    No digo que esté mal reconocer la belleza de las o los competidores, yo veo la natación porque me encanta ver uniformados a los nadadores =D, pero que un comentarista hable más sobre qué jugadora de hockey es guapa, en lugar de cual hace buenos pases, pues no me parece lo correcto.

  3. August 3, 2012 at 2:41 am —

    ¿Hay 30 pruebas donde solo participan hombres? Estoy tirando de memoria y no me cuadra más allá de los dos aparatos extra de chicos en gimnasia que quedan ampliamente compensados por las dos disciplinas netamente femeninas: la gimnasia ritmica y la natación sincronizada. Ni la natación, ni el atletismo ni el ciclismo tienen pruebas sin contrapartida femenina.

    Tal vez esten contando ahí las de las pruebas mixtas como pruebas masculinas.

    • August 3, 2012 at 2:58 am —

      La verdad es que no hice la cuenta yo, pero creo que puede deberse a que en un mismo deporte hay más categorías para hombres. Lo voy a mirar.

  4. August 3, 2012 at 12:49 pm —

    Siento aguar la fiesta, pero Barbados no ha llevado mujeres. A cambio, Bután sólo tiene mujeres (dos).

  5. August 5, 2012 at 1:27 am —

    Los JJOO siempre se han caracterizado por los deportes raros: doma; pentatlón moderno; petanca (perdón, quise decir curling); o el típico juego de dos equipos tirando del extremo de una cuerda. Por eso nunca me ha parecido mal que algunos deportes solo sean masculinos y otros solo femeninos (como el heptatlón y, sobre todo, la natación sincronizada). Por desgracia la parte comercial ha casi fagocitado a la deportiva, y por eso a los programadores les interesa tanto enseñar culos de ellas, buenas marcas de ellos, e “historias inspiradoras” que vendan – de ambos sexos (con la complicidad del COIN, no lo olvidemos: ellos son los que designan sedes, o quienes meten el voley-playa en el programa de competiciones, todo bajo criterios puramente comerciales).
    Que Arabia Saudí et altri hayan llevado mujeres no me parece un avance, me parece un maquillaje en toda regla que no hay que aplaudir sino denunciar. Aunque sea políticamente incorrecto (y por eso el COIN no lo hará nunca).
    Todo lo que denunciáis de las retransmisiones deportivas es cierto, pero ya sabemos que el nivel del periodismo deportivo (vaya oxímoron) está bajo cero. Salvo honrosas excepciones, a ver cuántos comentarios inteligentes encontráis en una retransmisión de fútbol o en un artículo del Marca… Bien es cierto que el sesgo sexista lo hace aún más espeluznante.
    En cuanto al boxeo, lo denigrante (y denunciable) no es que lleven o no falda (los antiguos atletas griegos competían desnudos), sino el hecho en sí de poner a dos personas frente a frente a que se den puñetazos hasta que uno cae al suelo y no se levanta.
    Por cierto que ya no quedan atletas que entrenen sin recursos ni ayudas ni infraestructuras. Probablemente ni siquiera quede uno sin espónsor, aunque sea Kelme. De hecho se me ocurre que los JJOO son un campo abonado en el que el escepticismo debería actuar, para desenmascarar todas las patrañas que actualmente los disfrazan de algo que ya no son. ¿Os lo puedo sugerir como post futuro??

Leave a reply