CienciaTeorías de la conspiración

La temible carne de “cosa”

Imaginen lo siguiente: una hamburguesa tomando el color dorado de la parrilla, sobre ella una lamina de queso que se derrite con su calor, luego lechuga y tomates frescos y jugosos, aderezos de su gusto y todo en un pan tostado con semillas de sésamo.
¿Les apetece esta hamburguesa? ¿Y si les dijera que está hecha de un animal mutante criado en las granjas secretas de McDonald’s?

Probablemente recuerden el mito urbano que apareció en el año 2000, este decía que cierta Universidad de prestigio descubrió que la carne usada en McDonald’s no proviene de vaca si no de “auténticos bultos sin patas ni cuernos, que son alimentados por medio de tubos conectados a sus estómagos y que de hecho no tienen huesos, sino un poco de cartílagos que nunca llegan a desarrollarse. Estos permanecer inmóviles toda su “vida”, no tienen ojos, ni cola y prácticamente no tienen pelo; de hecho, su cabeza es del tamaño de una pelota de tenis y lo único que sobresale es lo que les queda de “boca”. La manipulación genética de la cual son resultado, los convierte en verdaderas cosas inanimadas con una horripilante apariencia gelatinosa”.

Según quien lo cuente la compañía puede haber ido a juicio o haber declarado a la prensa o al gobierno (¿de EEUU?) que ellos vendían carne de res, que en latín es “cosa” por lo tanto no estarían cayendo en publicidad engañosa, porque su carne efectivamente sería de cosa.

No creo que haga falta decir que la carne de McDonald’s es de ganado vacuno y de proveedores locales de cada país. Pero ¿que pasaría si fuera verdad? No me refiero a la trágica existencia de este pobre animal, si no a la carne de laboratorio.

No se ustedes, pero si yo pudiese tener acceso a una carne con el mismo sabor, textura y precio, pero sin necesidad de matar tiernos animalitos, además de disminuir el impacto ambiental, la preferiría.

Al parecer PETA también cree en esto, ya que en el 2008 anunció un premio de 1 millón de dolares al primer laboratorio que creara carne de pollo in vitro comercialmente viable antes del 30 de junio del 2012, cosa que ya no se cumplió, pero un nuevo concurso premiará al primer científico que produzca y lleve al mercado carne in vitro.
La tecnología no está muy lejos de este objetivo ya que en octubre de este año debería estar lista la primera hamburguesa creada por científicos holandeses de la Universidad de Maastricht a partir de tejido muscular cultivado en laboratorio usando células madre de vaca. Aunque por su precio está lejos de ser comercializable ya que cada una costaría cerca de 300,000 dolares, pero por algo se empieza ¡El millón está cerca!

La imagen de cabecera es El hígado reptante, de los castores cascarrabias.

Previous post

Hablando claro sobre el odio dirigido a las mujeres: Carlos Alfredo Díaz

Next post

Fugaces 10/08/12

deemonita

Estudiante de tecnología médica, ciudadana de internet, gamer y escéptica.
Una vez vio volar a Santa Claus y nadie puede probar lo contrario.

8 Comments

  1. August 9, 2012 at 7:45 pm —

    Xiana GF A ver si me sale bien el resumen de mi postura:
    La interacción entre plantas, animales, bacterias y hongos es necesaria en cualquier agroecosistema. De hecho, de todos los ecosistemas que pueden sostener vida humana, no hay uno solo que no contenga animales.

    Yo, a pesar de ser vegetariana, no estoy en contra de la abolición de la agricultura animal. Si bien el uso de tracción animal puede ser moralmente cuestionable, hay otras funciones que los animales cumplen en un agroecosistema (ciclado [cycling?] de nutrientes, fertilización, transformación del paisaje de bajo impacto para usos humanos, prevención de incendios forestales…).

    Otra cosa que puede ser moralmente cuestionable es lo de comerse los animales: mi gran razón para ser vegetariana, en vez de limitarme a comer animales criados en condiciones éticas, es que yo no sería capaz de matar un ser vivo que siente dolor. Punto.

    Sin embargo: si bien puedo respetar el uso responsable y sostenible de los animales en nuestros agroecosistemas, lo que sí rechazo es el actual sistema global de producción cárnica (plantas y etc –> piensos –> grandes CAFOs –> animales viviendo en condiciones horribles, hormonados, etc –> matanza masiva y descuidada –> contaminación a muchos niveles [y el uso ineficiente de agua y recursos a lo largo de toda esta cadena, etc].

    La carne de “cosa” solo tiene un lugar dentro de ese sistema global de superproducción de carne. Y en vista de lo expuesto en mi anterior párrafo, yo opino: carne de “cosa” NO.

    Y SÍ a: carne producida de manera sostenible, ética y eficiente, es decir, de manera próxima a la agricultura extensiva que se ha desarrollado tradicionalmente en todos los territorios.

    • August 9, 2012 at 7:49 pm —

      O sea: sí a la carne de vaca, de cabra, de conejo, de pollo, de pato, de pavo, de cerdo, de cuy, de según qué pescados, de según qué mariscos, y de muchas cosas más… según CÓMO sean recolectadas/producidas, según CUÁNDO, según DÓNDE, etc.

      • August 23, 2012 at 5:02 pm —

        Xiana, felicitaciones por tu postura, concuerdo completamente contigo y es ese precisamente mi punto.

        El comer o no comer carne es decisión individual, el como llega esa carne a nuestro plato es lo que nos debería de sacar dudas, creo además que no se le puede pedir a la gente que deje de comer carne, pero si se le puede exponer porque debería de moderar su consumo, y tener en cuenta que medios se utilizaron para llevar dicho producto a su mesa, ambas cosas en nombre de su propia salud. Un animal que tuvo una buena vida, libre de estrés y de enfermedad, aporta carne de mejor calidad, y para lograr estas condiciones es clave la producción de menor volumen y mayor calidad.

  2. August 9, 2012 at 10:24 pm —

    Me parece excelente el post, muchas gracias por exponer un punto de vista distinto e interesante, chau chau! :3

  3. August 10, 2012 at 1:09 am —

    Soy vegetariano pero sí comería carne de un bicho como ese.

  4. […] final es comestible, saludable y delicioso según quienes la probaron, no es carne real como la de este post. Aún así y a peligro de sonar inconsecuente después de todo lo que he dicho, diré que no […]

  5. […] que no crean que tengo algún tipo de afición por la comida asquerosa,  en mal estado o algo por el estilo, les contaré la historia de por qué escribí este […]

  6. January 31, 2013 at 5:39 pm —

    […] La temible carne de “cosa” […]

Leave a reply