Cosas que te van a interesarFugacesRecomendaciones

Fugaces 13/08/12

  • ¿Son ustedes dados a blasfemar? Entonces les interesa leer este artículo y valorar las consecuencias legales que puede tener un acto tan poco importante como, por ejemplo, (tras golpearte el dedo con un martillo intentando colgar un cuadro en la pared) informar a gritos de que dejarías tus deshechos biológicos naturales dentro del recipiente con el que cierta supuesta figura histórica, que divide la historia del tiempo por la mitad en Occidente, brindó por última vez antes de morir a manos de sus compatriotas. ¿Podemos acabar condenados por blasfemar? Un post invitado de @ComandanteVimes en el blog de Silvia Alba, que celebra su quinto aniversario. ¡Felicidades, compañera!

  • Aquella frase para vender cierta marca de brandy… ¿cómo era?… Ah, sí, ya recuerdo, era …”es cosa de hombres”. Pues sí, en  España la mujer (y lo femenino) era cosa de hombres hasta hace bien poco. El Código Penal entre 1944 y 1963 toleraba que el marido asesinase a su esposa en caso de adulterio o que el padre matase a sus hijas menores de 23 años y a sus novios en el caso de mantener relaciones sexuales sin estar casadas. La mujer, cosa de hombres (parte 1 de 3): un desfile vergonzoso, pero necesario, de los anuncios televisivos que nos han acompañado a varias generaciones de hombres, mujeres y niños. Merece la pena verlo, aunque solo sea por la curiosidad de recordar viejos anuncios. Aquí la segunda parte, y la tercera, 26 minutos en total.
  • Lo de cortar penes siempre se ejerce sobre alguien que tiene pene, eso está claro, pero históricamente suele ser cosa de mujeres: Las castradoras.
  • Otra recomendación de Twitter para terminar; si ya seguían a @MarsCuriosity, no dejen de seguir a su parodia, @MarsCuroisity, que espero que algún día haga un crossover con @HAL9000_, por favor.

 

La fotografía de cabecera sale de un increíble anuncio de cacerolas de primera calidad, que no tiene por qué estar contribuyendo a ningún estereotipo de género, pero no sabría decir, yo qué sé… mi madre es la que entiende de cacerolas y ollas, mejor le preguntamos a ella.

Previous post

Fugaces 10/08/12

Next post

Olor a mi 2: olfateando la mentira

sovcolor

sovcolor

Tan escéptica que no me lo puedo creer.

1 Comment

  1. August 13, 2012 at 1:59 pm —

    Wow, gracias por la referencia ^_^.

    Me guardo el documental de “La mujer, cosa de hombres”. No conocía esas causas de exculpación en el Código de 1944. Lo que sí sabía es que, hasta el Código de 1995, los delitos sexuales eran “delitos contra la honra”, lo que implicaba que no se pudiera condenar a un marido que violara a su mujer (porque un marido no podía deshonrar a su esposa por la propia esencia de las cosas) ni a un hombre que violara a una prostituta (porque las prostitutas no tenían honra). Por suerte, bastante antes del Código de 1995 los jueces empezaron a interpretar estos tipos como delitos contra la libertad sexual y a condenar en los casos que he mencionado.

Leave a reply