CienciaCosas que te van a interesarEscepticismoPregunta Escéptica

Olor a mi 2: olfateando la mentira

Hace un mes los puse a trabajar pidiéndoles que usaran todos sus poderes escépticos para adivinar cuál de tres titulares científicos relacionados con el olfato era falso. ¿Y yo qué hice? Pues nada, los dejé colgados haciendo caso omiso de mis promesas de fama y riqueza al ganador del concurso.

Nota: le ruego al ganador dirigirse directamente con la jefa de Escéptica, Daniela, para cualquier información referente a su premio, ya que a nosotros, los pobre blogueros subempleados, no nos deja ni ver los chequesotes que recibe de Big Pharma, de la CIA y del diablo mismo, por nuestro tendencioso trabajo. ¿O quizá todos los demás sí reciben un cuantioso salario, y esto es una gran conspiración contra mi? (Ey, no me juzguen; el hecho de que sea paranoica no significa que no me estén persiguiendo).

Para recordarles, estos son los tres titulares:

1)    Estudio sugiere que las personas de edad avanzada despiden un olor característico, distinto a aquel de las personas jóvenes.

2)    Un estudio reciente confirma la teoría de que la sincronización de los ciclos menstruales de mujeres que conviven cotidianamente se da gracias a la emisión de feromonas.

3)    Científicos encuentran que nuestra percepción del olor que despiden los hombres depende de un gen, que hace que algunas personas perciban un olor a vainilla, mientras otras a orina.

Bueno, vayamos por pasos describiendo brevemente los fundamentos de cada uno de los puntos, y diciendo si son ciencia o ficción.

1)   Este titular es…¡ciencia! Los japoneses inventaron una palabra exclusiva para definirlo, kareishū, que a grandes rasgos significa el olor característico a viejito. Ahora, un equipo de investigadores del Monell Chemical Sense Center, en Philadelphia, se ha dedicado a estudiarlo, y han publicado sus resultados en la revista electrónica PLoS One (acceso abierto). El experimento funciona de la siguiente manera, para quien lo quiera repetir en casita (asegúrense de tener todo el material a la mano y pedirles permiso a sus papas antes de empezar el experimento): primero, consigues a una muestra representativa de “donadores de olor” pertenecientes a tres grupos de edad (20-30, 44-55 y 75-95 años, en este caso) y los haces dormir por cinco noches con camisetas que tengan adheridas algún tipo de toallitas a las axilas. Luego tomas las toallitas, las cortas en cuadritos, y los pones en un envase de vidrio junto con los cuadritos pertenecientes a otros donadores del mismo grupo, separados por edad y sexo. El paso crítico es conseguirse a varios incautos, ejem, quiero decir “evaluadores”,  que estén dispuesto a oler los frasquitos y calificarlos en términos  de su intensidad, de que tan agradable es el olor, y grupo de edad al que se cree que pertenecen. Luego haces un poquito de estadística y listo.

En el estudio del Centro Monell, los participantes fueron capaces de discriminar entre categorías de edad cuando se les presentaban dos alternativas (prueba de selección forzada), y también fueron capaces de clasificar correctamente las muestras de olor provenientes del grupo de viejitos cuando se les presentaban todas las opciones, y no así los olores de otros grupos de edad.  Es decir, que la capacidad de discernimiento parece basarse primordialmente en nuestra habilidad de distinguir el olor de la personas mayores. Curiosamente, los participantes calificaron el aroma de axila de viejito como menos intenso y más agradable que aquel de las personas jóvenes o de la mediana edad. Así que anden, vayan y denle un abrazo a sus abuelos, que bastante hacen ellos en aguantarles sus malos olores.

2)   Este titular es ficción. Así es, debo de aceptar que este punto me lo saqué del sope, pero con toda la mala intención de hacerlos desatinar me basé en estudios reales que han tratado de responder si en verdad hay tal cosa como la sincronización menstrual en humanos, proponiendo a la secreción de feromonas como un posible mecanismo de acción. Hoy en día, todo parece indicar que la ciencia no esta del lado de esta propuesta. No me voy a explayar sobre el tema porque ha sido ya cubierto por otros, como por ejemplo por Harriet Hall en el blog Science-based Medicine (en inglés). Sin embargo,  algunas de las críticas comienzan con la mera dificultad de definir sincronía menstrual, considerando la gran variación en el periodo y duración del ciclo menstrual entre mujeres y la frecuente irregularidad de los mismos. Así mismo, muchos de los estudios que pretenden corroborar el efecto McClintock (así denominado por la investigadora que primero realizó un estudio al respecto), han recibido duras críticas por su metodología y  su manejo estadístico de datos. Finalmente, si nos vamos al supuesto mecanismo de acción, la existencia misma de las feromonas humanas no ha sido comprobada.  Incluso, el órgano que detecta las feromonas en otros mamíferos, el órgano vomeronasal, parece ser “rudimentario y no funcional” en los humanos.

3)   Bueno, pues claramente este es ciencia, por más increíble que parezca. La androstenona es un esteroide que se encuentra en altas concentraciones en la orina y sudor humano, y particularmente en los hombres. Curiosamente, es la primera feromona que se logró identificar en algún mamífero (atención, no está comprobado que la androstenona funcione como feromona en los humanos, pero sí en los cerdos, por ejemplo). Resulta que investigadores de la Rockefeller University y de Duke University se consiguieron a 400 “evaluadores” para olfatear 66 diferentes extractos en dos concentraciones. Luego de ser sujetos al festival de olores, se les tomó una muestra de sangre para secuenciar el gen que codifica a una proteína en particular, el receptor OR7D4, que encontraron se activaba selectivamente con la androstenona. Al secuenciar el gen, encontraron dos mutaciones puntuales que daban lugar a dos variantes del receptor que difieren por solo dos aminoácidos (RT y WM). Entonces, compararon la información genética con las pruebas de olor y vieron que los participantes con genotipo RT/RT  percibían el olor de la androstenona como fuerte y desagradable. En cambio, los participantes con el genotipo RT/WM no lo describían como desagradable; algunos ni siquiera podían distinguirlo, mientras otros lo describían como dulce y agradable, como la vainilla.

Bueno, llegamos a lo bueno, los ganadores. La mitad de los participantes (un total de 8, por cierto)  creyó que la 2) era la falsa, mientras que la otra mitad voto por la 3). Por desgracia, nadie cayó con la 1); tendré que mejorar mis técnicas de engaño para la próxima.

Probablemente ahora vale la pena aceptar que no tengo la menor intención de hacerlos ricos, y dudo mucho que este concurso les de siquiera sus cinco minutos de fama, pero sí pienso hacer un reconocimiento público a la proeza de la ganadores de Ciencia y Ficción. Por orden de respuesta, los ganadores son: Gretelx, ciberprofe, deemonita y Ford Prefect. ¡Felicidades!



 

Previous post

Fugaces 13/08/12

Next post

Extraterrestres... ¡llamen ya!

lucy

lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

5 Comments

  1. August 14, 2012 at 12:36 pm —

    Ya sabía yo que los premios, ni olerlos. 😉

    Pagados estamos con la respuesta.

    • August 14, 2012 at 8:49 pm —

      ¡Qué bien que haya un entendimiento tácito de nuestra pobreza (tacañería)!

  2. August 14, 2012 at 2:07 pm —

    Que sorpresa!
    Estaba casi convencida de que había perdido, porque pocos días después de casualidad leí un artículo en el que se afirmaba la existencia del efecto McClintock. Conclusión: Taringa! no es una fuente de información confiable.

  3. August 14, 2012 at 6:36 pm —

    Me gusta lo de que los japoneses tengan una palabra para olor a viejito. La voy a integrar a mi vocabulario junto con la palabra en portugués para referirse al olor a piés: chulé.

  4. August 16, 2012 at 9:21 pm —

    Tengo mal perder, no pienso felicitar a los ganadores!!
    Pero quedo aliviado, pensaba que la solución tardaba tanto porque os estabais pensando el castigo para los perdedores…

Leave a reply