ActivismoAnti-cienciaMedicina alternativa

¡Santas Tecnologías Nano Vibracionales, Batman!

Leer la página de Shuzi y jugar al “Bingo de términos científicos que los new-age usan fuera de contexto”, no tiene ni gracia. Se gana en los primeros dos párrafos (a menos de que te toque “cuántico”, esa no la encontré).

Pero, ¿qué es Shuzi? Shuzi (o Shuzi Qi) es una marca de joyería mágica y pulseras para deportistas que dice hacer lo que todas las demás: mejorar el equilibrio, la energía, la concentración. Shuzi también cuenta con una gama para mascotas (dice que puede ser que a lo mejor con suerte protege contra pulgas y garrapatas) y para caballos (que en pruebas recientes les han dicho que aumentan su velocidad significativamente). El lenguaje esquivo viene incluido.

¿Cómo hace Shuzi todas estas maravillas? Su explicación oficial es que la joyería Shuzi Qi tiene un Shuzi Chip programado con “Tecnología Nano Vibracional” programado para resonar con las frecuencias naturales de tus células. Y esto es todo cierto porque ¡Einstein!:

Lógicamente, usando e=mc2, cada átomo tiene masa y la velocidad de la luz (c) es una constante, entonces debe haber energía en cada átomo. Mediante nuestro proceso de programación patentado, nuestro chip emite energías subatómicas alimentado por la energía inherente del átomo. Coincidentemente, esta energía estimula la separación de las células sanguíneas en el cuerpo de quien lo lleva, que pueden ayudar a aumentar la circulación sanguínea. Aunque la escala de vibración es considerablemente menor para tecnología nano-vibracional, es inherentemente la misma por definición a cualquier otro objeto que vibra.

Ahí se los dejo un rato para que lo digieran.

A pesar de esto, en su página hay una nota que dice:

Ni el desarrollador ni el fabricante de productos Shuzi, ni sus distribuidores, socios o asociados hacen cualquier afirmación de que los productos Shuzi prevengan, curen, mitiguen, traten o diagnostiquen enfermedades.

Los distribuidores dan explicaciones más variadas y peligrosas, diciendo que “realza y aumenta la comunicación intercelular”, que “estimula y refuerza el biocampo del cuerpo”, que protege de “…los campos electromagnéticos, emisiones dañinas que radian de equipos electrónicos como teléfonos móviles, ordenadores y secadores de pelo”. Uno incluso va más allá, diciendo que “…cuando las células pierden la habilidad de comunicarse con otras células, se quedan aisladas y confundidas. Se ha teorizado el cáncer o las células tumorosas son células aisladas que han perdido la habilidad de comunicarse. Shuzi ayuda a las células a estar en comunicación”.

Por si hace falta decirlo: “biocampo” no es más que un término new-age que no significa nada, no hay evidencia de “emisiones dañinas” de los aparatos mencionados, ni de que Shuzi pueda proteger de ellas, e insinuar que el producto puede prevenir el cancer es ya de malas personas (y potencialmente ilegal). Pueden encontrar más detalles en la página de Australian Skeptics.

;

¿A qué viene Shuzi a cuento? Pues a que los fabulosos Merseyside Skeptics, los mismos que idearon la campaña 10:23, han puesto a la puslera Shuzi a prueba:

;

(puedes seleccionar subtítulos en español)

¿El resultado? No hay evidencia de que la pulsera funcione.

Probablemente ningún lector de este blog esté particularmente sorprendido con el resultado de la prueba, pero lo que quiero destacar es el trabajo de Merseyside Skeptics.

Empezaron contactando a la compañía para darles oportunidad de dar pruebas de que su producto funciona, pero rápidamente la compañía dejó de contestar a los correos. Después, idearon un protocolo, hicieron y filmaron las pruebas del producto frente a un placebo. Finalmente, hicieron un comunicado de prensa que distribuyeron a los medios, logrando que los resultados de su prueba salieran en los periódicos más importantes del Reino Unido el mismo día.

Eso es activismo y un ejemplo a seguir. Felicidades a Merseyside Skeptics por su trabajo. No dudo que Shuzi siga el camino de Power Balance en breve.

Nota para mexicanos: el título original de este artículo era: “Jijos de Shuzingada”, pero me temo que nadie más lo iba a entender.

Edit: Steven Novella acaba de escribir un artículo en Neurologica analizando más a detalle las afirmaciones de Shuzi. Vale la pena leerlo.

Previous post

Hímenes explosivos

Next post

Tercer grado: Prejuicios culinarios

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

2 Comments

  1. September 6, 2012 at 1:59 pm —

    Pues lo gracioso es que hacen una afirmacion valida “Aunque la escala de vibración es considerablemente menor para tecnología nano-vibracional, es inherentemente la misma por definición a cualquier otro objeto que vibra” y como en efecto todo atomo vibra, en la practica no hace nada 😀

  2. September 6, 2012 at 5:28 pm —

    “nuestro chip emite energías subatómicas alimentado por la energía inherente del átomo”

    ¿Un mini reactor nuclear en la muñeca?

    ¡Una fantástica idea para evitar los temibles campos electromagnéticos! Desde que me enteré que el planeta que habito está envuelto en uno, no puedo dormir!!!

    Las células de mi sangre están muy pegadas, ese era el problema… Y mi médico que habla de pavadas como el colesterol!

Leave a reply