CriptozoologíaSpanish Inquisition

Tercer Grado: Bichos raros

Tenemos un poco abandonada a la criptozoología. De vez en cuando sale una noticia detallando el supuesto hallazgo de un críptido que resulta ser un coyote con sarna o una rama flotando en el lago, o que a un tipo que atropellaron sin querer por ponerse un traje de camuflaje militar (ver foto) para generar avistamientos de Pie Grande, pero no les hemos prestado mucha atención en este blog ni en los que leo regularmente. Por eso, hoy les voy a mandar un poco de cariño.

La criptozoología es más que perseguir al abominable hombre de las nieves o darse de codazos con cientos decenas de turistas esperando ser testigo de un avistamiento del monstruo del lago Ness. No, la criptozoología busca los siguientes tipos de criaturas:

  • Animales cuya existencia no está comprobada pero que aparecen en mitos, leyendas y reportes de avistamientos. Hay cientos de estos críptidos. Muchos solo son famosos localmente, pero hay algunos que han saltado a la fama mundial como el Chupacabras, Pie Grande (bigfoot/sasquach), el monstruo del lago Ness (Nessie) , el abominable hombre de las nieves (Yeti) o el hombre-polilla (Mothman).
  • Animales salvajes reales vistos dramáticamente fuera de su hábitat. No, no en el zoológico, me refiero a avistamientos de grandes felinos sueltos por los suburbios de Inglaterra.

Yo tampoco lo entiendo

La criptozoología tiene serios problemas porque parece que la mayoría de sus adeptos desconoce, malinterpreta o ignora el método científico (y la zoología y el funcionamiento de las cámaras) y porque se basan demasiado en evidencia anecdótica. De esta forma, tenemos a gente que insiste en buscar a pie grande donde no podría existir una población mínima viable de pies grandes, o buscando a un chupacabras igualito al extraterrestre de Especies, película que la señora que reportó haber visto al chupacabras había visto unos días antes.

Especies vs chupacabra

Pero no todo son fracasos. Entre las nuevas especies que se encuentran continuamente, de vez en cuando hay un animal de mayor tamaño e incluso alguno cuya existencia se ponía en duda*, como el Okapi (pariente de la jirafa que parece cebra cruzada con burro), el dendrolagus (canguro arborícola) y los calamares gigantes.

Si tan solo los entusiastas de la criptozoología siguieran el método científico o mostraran interés por los invertebrados, podrían ayudar a encontrar nuevas especies todos los días.

Ahora es tu turno:

¿Cuál es tu críptido favorito? ¿Hay alguno que te que gustaría que realmente existiera? ¿Crees que haya alguno que algún día se encuentre? Para ayudarte, aquí puedes encontrar una lista de crípticos y aquí otra con su estatus.

*Nota: quienes encuentran a estos bichos no son los criptozoólogos, sino los naturalistas de toda la vida.

Previous post

Fugaces 14/09/12

Next post

Fugaces 17/09/12

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

11 Comments

  1. September 14, 2012 at 12:53 pm —

    Acá tenemos nuestras versiones autóctonas:
    El Nahuelito que es el Nessie del lago Nahuel Huapí y pumas que frecuentemente aterran a la población citadina (creo que alguna vez fue cierto, se escapó uno que estaba en cautiverio por un traficante, el pobre bicho duró dos cuadras pero eso hizo explotar el mito).

    No es estrictamente el tema, pero lo más raro -e hilarante- que leí, fue el caso de un duende copulando con un tatú carreta:
    http://www.26noticias.com.ar/habrian-encontrado-a-un-duende-teniendo-sexo-con-un-animal-98999.html

    Aviso: El tatú carreta sí es un animal, el tema que ya está tan diezmado que dentro de unos años será alimento de fábulas criptozoológicas.

  2. September 14, 2012 at 1:08 pm —

    Sólo un añadido, Daniela. Los criptozoólogos ofrecen como prueba de que su magufada es ciencia los ejemplos del okapi, el hipopótamo enano, el architeutis y, supongo que a partir de mañana, el lesula. Pero olvidan mencionar que ni uno solo de esos animales fue encontrado por un criptozoólogo, sino por naturalistas serios y aburridos.

    • September 14, 2012 at 1:13 pm —

      Por supuesto, pensé que quedaba claro en el post. Voy a poner una nota para que no queden dudas.

  3. September 14, 2012 at 5:48 pm —

    Recuerdo que cuando era niña mi abuelita me contó una vez de las serpientes unas serpientes emplumadas que vivían en los cenotes (ríos subterráneos) y salían volando de ahí para hacer un recorrido aéreo. No es de extrañarse, sabiendo el culto que le tenían los mayas, y otras culturas prehispánicas, a la serpiente emplumada, ¡pero mi abuela me lo contó como si fuera real!
    La verdad no es algo que quisiera que existiera, de por sí no soy fan de las serpientes, no me imagino que haría si viera a una volando sobre mí.

  4. September 14, 2012 at 8:40 pm —

    ¿Alguien ha escuchado de los creacionistas que buscan pterosaurios perdidos para disque desmentir la teoría evolutiva?
    Parece que se lo toman en serio: http://objectiveministries.org/creation/projectpterosaur.html

    • September 14, 2012 at 9:42 pm —

      Ahora que lo mencionas, sí lo había oído alguna vez. Intentaré enterarme más.

  5. September 15, 2012 at 2:02 am —

    No estoy segura de si los animales mitológicos cuentan como criptozoología, si es así mi favorito sería el cuero
    http://es.wikipedia.org/wiki/Cuero_(leyenda)
    Por su similitud con la mancha del cuento “La balsa” de stephen king.
    Si no, sería Nessie, me parece adorable.

    • September 16, 2012 at 1:30 pm —

      Mi críptido favorito es el chupacabras porque cuando empezaron los avistamientos ya era lo suficientemente mayor como para partirme de la risa de lo ridículo que era todo. Pero el que me parecería más interesante como descubrimiento es bigfoot, por tener un homínido con quien compararnos.

  6. September 16, 2012 at 10:14 pm —

    Hace un par de años o así, en una zona montañosa al sur de Tarragona, alguien dijo que había visto una leona. Durante una semana o así (ya veis qué precisión en los tiempos; cosas de la mala memoria) se sucedieron los avistamientos, y se organizaron batidas. La fiera resultó finalmente abatida (con balas de verdad, cuando podían haber usado dardos tranquilizantes…), y resultó ser un perro labrador.
    Lo que me parece más curioso de todos estos bichos es que siempre son seres espectaculares dignos de una peli de terror; nunca lagartijas, conejitos, o golondrinas mutantes. Hablando de mutantes, mis preferidos son los cocodrilos mutantes en las alcantarillas de New York, por aquello de que viven junto a nosotros (asumo que si los hay en NYC también habrá en Boston, Londres, Madrid o Barcelona).

  7. […] El miedo a algunos animales es algo básico, enterrado en nuestros instintos. A través de los siglos, esta cautela nos ha salvado como especie, de ser devorados, dañados, envenenados o contagiados. Los problemas comienzan cuando se combinan estos temores con un pensamiento irracional. Los animales existen, pero las facultades imaginarias que les añadimos se van convirtiendo poco a poco en mitos absurdos. Se suele atribuir poderes sobrenaturales o incluso con el sólo hecho de “humanizarlos” puede cambiar totalmente nuestro concepto de su naturaleza, se puede llegar a pensar que estas criaturas sólo viven para asesinarnos a sangre fría, a nuestra familia, y en tal caso a nuestro ganado. El grado de “humanización” puede ser tal que se llega a creer en híbridos como los famosos hombres-lobo, los vampiros y el extraño hombre-polilla. Pero estos últimos ya caerían dentro del alucine de la criptozoología. […]

Leave a reply