CienciaCosas paranormales

Felinología aplicada: las propiedades sorprendentes de las heces de gato

Desde hace algunos días he estado forcejeando con varios temas de qué hablar en mi post de hoy: pensé echarme un tirito con el maíz transgénico, o hablar del nuevo estudio sobre los tipos de cáncer de mama. Desistí al darme cuenta que podía encontrar un análisis a profundidad de dichos temas en por lo menos diez sitios diferentes. Entonces decidí echarle un vistazo a los pilares de este blog para tomar un poco de inspiración. De acuerdo a nuestra comandante en jefe: “Escéptica es un blog donde varias mujeres (y algunos hombres) de varios países hablan sobre escepticismo, ciencia y pseudociencia.” Fue entonces que caí en cuenta de la grave omisión. ¿Ya se dieron cuenta cuál es? Vamos, si lo tienen ahí en frente. ¿Dónde quedaron los gatitos?

Así que hoy pienso darle pronta solución ha este penoso descuido, hablando de la intersección de la ciencia con los gatitos. Después de todo, ¿quién quiere deprimirse con artículos de cáncer cuando se puede estar hablando de felinos? Sin más, les doy los tres datos científicos de Misifus que siempre quisieron saber.

 

El amor de los gatos te hará infecciosamente divertido

Si eres el feliz dueño de un minino, probablemente ya sabes que los gatos son los portadores primarios del toxoplasma gondii, el parásito que causa toxoplasmosis. Esta enfermedad generalmente se transmite al comer carne cruda contaminada con el parásito, o al ingerir heces de gato, cosa que usualmente sucede al cambiar sus cajas de arena. Se calcula que de un tercio a la mitad de la población mundial lleva consigo al parásito, aunque generalmente nuestro sistema inmune es capaz de mantener a raya al bicho. En los casos en que se desarrolla la enfermedad, los síntomas son parecidos a la influenza, aunque las personas con inmunodeficiencia y los infantes que fueron contagiados durante el embarazo pueden desarrollar síntomas más serios. Lo que quizá no sabes es que un nuevo estudio publicado en el European Journal of Personality sugiere que las personas infectadas con toxoplasma gondii (toxoplasmosis latente) son más extrovertidas y menos meticulosas que las personas no infectadas. Los investigadores proponen que estos cambios de personalidad se deben a aumentos en la concentración de dopamina y cambios en los niveles de ciertas hormonas en los individuos portadores del parásito.  Bueno pues, supongo que es mejor que vivir permanentemente embriagada.

 

Un gato hecho y derecho, siempre cae de pie

Cuando era pequeña, mis hermanos y yo hicimos un experimento con nuestro gato. De ser sincera, fueron varios a través de los años, pero por favor no llamen a la sociedad protectora de animales, el gato salió físicamente ileso de todos ellos, aunque alguno que otro trauma psicólogico seguramente le causamos. El objetivo de este experimento era medir cual era la altura mínima necesaria para que el gato cayera de pie (en la cama) después de tirarlo boca arriba. Ahora no recuerdo cual fue la distancia, pero deben de haber sido alrededor de unos 30 cm. ¿Cómo le hacen los gatos para casi siempre caer de pie? ¿Específicamente, cómo puede un “gato modelo” controlar su orientación mientras viaja en caída libre sin ningún momento angular? Créeme que por más que tu gato se crea una deidad, resulta que tiene que obedecer la ley de conservación del momento angular.  Bueno, resulta que desde hace décadas ya existe una explicación física y fisiológica. Empieza con un sistema vestibular ultra sensible, que permite a los gatos orientarse fácilmente para saber de que lado deben caer. Después, su columna vertebral súper flexible les permite arquearse de tal forma que dividen su columna en dos ejes de rotación con diferentes ángulos de inclinación y, con un inteligente balance de momentos de inercia, logran rotar hasta quedar boca arriba, pero manteniendo un momento angular neto igual a cero. ¿No les quedó claro? Porqué no mejor les enseño esta detallada explicación que incluye videos de un gato con muy buena actitud dejando a su dueño tirarlo repetidamente en nombre de la ciencia (en inglés).

Por cierto, si todo este esfuerzo intelectual para describir como cae un gato de pie les parece una pérdida de tiempo, entonces mejor no vean este sitio que describe la paradoja del gato con mantequilla, que explora las repercusiones de fijar un pan con mantequilla en la espalda de un gato: ¡una máquina de movimiento perpetuo!

 

Los gatos demuestran un toque de distinción hasta cuando beben del retrete

Si alguna vez has visto a un perro beber agua sabrás que no es un proceso precisamente delicado. Como muchos otros animales que no pueden sellar sus bocas para succionar como lo hacemos los humanos, los perros se ven obligados a usar su lengua como cuchara para recolectar el agua y llevarla a la boca. Curiosamente los gatos también son superiores a los perros en este sentido. Ey, no me vean así, es una opinión meramente científica sin sesgo alguno. Si no me creen, vean este video:

Roman Stocker, un profesor del MIT, se dio cuenta de esta diferencia al observar a su gato tomar agua y decidió poner manos a la obra…¿por qué no? Resulta que los gatos, a diferencia de los perros, simplemente tocan la superficie del agua con su lengua, creando una columna de agua que sube junto con la lengua por inercia hasta romperse cuando el gato cierra la boca, quedándose con un poco de líquido. Para poder tomar suficiente agua, los gatos deben de tener cierta velocidad en sus lengüetazos para que la gravedad no le gane a la inercia. Los investigadores también encontraron que los felinos más grandes, como los leones y los tigres, beben esencialmente de la misma manera, pero la velocidad de sus lengüetazos es menor para contrarrestar el efecto que el tamaño de su lengua tiene en el balance entre gravedad e inercia. Aquí les pongo la explicación detallada que nos dan los autores:

Los dejo para que como bueno escépticos vayan a comprobar si en verdad es cierto todo lo que les he contado hoy sobre sus gatitos. Nada más pregúntenle a sus papás antes de comerse un puñado de arena del gato.

 

La imagen de la cabecer viene de la página de la página de facebook I fucking love science.

 

Previous post

Lógica irracional

Next post

Fugaces 28/09/12

lucy

lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

No Comment

Leave a reply