CienciaPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: La genética de Juego de Tronos – El forense

Posts desde Skepchick es una nueva sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se y, por supuesto, Skepchick.

Este es el segundo post de la serie “La genética de Juego de Tronos”. Puedes encontrar “La genética de Juego de Tronos – La semilla es fuerte” en el enlace, pero no es necesario que los leas en orden.
—————–

Si hay algo que definitivamente no se ha desarrollado en Poniente son las técnicas de análisis de ADN. El análisis de ADN se usa como huella digital: podemos saber qué sospechoso estaba en una escena del crimen, encontrar parientes perdidos y determinar de forma bastante concluyente el parentesco, comparando ADN. Todas esas cosas serían tremendamente útiles en Poniente, donde varias investigaciones criminales parecen consistir en culpar a Tyrion Lannister, donde tanto depende de qué tan cercano estás emparentado con un Targaryen o si eres hijo de Robert Baratheon. En el caso de Joffrey Baratheon, las dudas sobre su ascendencia son lo que desata la guerra que forma parte central de la trama de Juego de Tronos. Así que, sin poder secuenciar el ADN de Joffrey y Robert, ¿Ned tenía suficiente información para determinar que Joffrey definitivamente no era hijo de Robert? ¿Qué hubiera sido suficiente? ¿Cómo podríamos determinar esas cosas hoy en día?

Ned Stark supo que Joffrey, Tommen y Myrcella no eran hijos de Robert Baratheon básicamente porque no tenían el pelo oscuro. Esto funciona, por lo menos según Ned, de esta forma: como Robert Baratheon tiene un número sin especificar de hijos bastardos, posiblemente algunos con mujeres de pelo claro, y todos ellos con el pelo oscuro, se entiende que Robert seguramente es homocigoto de un gen productor del alelo pigmento-de pelo-Baratheon (B), que causa pelo oscuro. Si Joffrey, Tommen o Myrcela son sus hijos, entonces tendrían por lo menos una copia del mencionado alelo (B) y tendrían pelo oscuro. Pero todos tienen el pelo rubio Lannister, Y por lo tanto muy poco probable que sean hijos de Robert.

Si consideramos solo a los hijos bastardos que se mencionan en los libros, no tenemos suficiente evidencia para llegar a esta conclusión. Sabemos de cuatro hijos bastardos, todos de pelo oscuro. Si Robert es homocigoto BB, entonces este es el resultado más probable. Sin embargo, si Robert es heterocigoto Bb, de todas formas tendría el pelo oscuro y sería bastante probable que cuatro de sus hijos bastardos tuvieran el pelo oscuro (como tirar una moneda al aire y que caiga del mismo lado cuatro veces seguidas). Cuando a esto sumas que algunas de sus amantes y prostitutas también podrían tener pelo oscuro, se vuelve todavía más probable que sus cuatro hijos ilegítimos tuvieran el pelo oscuro. Así que, hasta donde Ned sabe, Robert podría perfectamente ser Bb. Y si lo es, entonces el hecho de que haya tenido tres hijos rubios con Cersei Lannister, quien es muy seguramente bb, es razonablemente probable. Esta es la razón por la que Tyrion dice que la versión de Joffrey (y Cersei) sería totalmente creíble si por lo menos hubiera tenido un hijo con Robert: alguien de pelo oscuro casado con alguien de pelo claro que tenga algunos hijos de pelo oscuro y otros claro es perfectamente normal.

Pero Ned tiene una pista adicional: el hecho de que todos los ancestros de Robert tenían pelo oscuro. Ahora bien, la relevancia de esta observación depende de si Ned está tomando en cuenta únicamente a los hombres Baratheon que son ancestros directos de Robert por la línea paterna o si está contando también a sus tíos, tías, primos, primas, hermanas, etc. En el primer caso, no habría evidencia convincente: Robert definitivamente tiene por lo menos un alelo B (evidenciado por su pelo oscuro), que tuvo que venir de algún lado. Y como Ned obtiene la información de observar a los hermanos de Robert (no particularmente útil) y de un libro que cuenta las aventuras de los Señores de las Tierras de las Tormentas, la segunda opción tampoco parece ser el caso. (Esto será tema de otro post).

Entonces, ¿qué habría necesitado Ned para llegar a la conclusión razonablemente fiable de que Robert Baratheon era, en efecto, homocigoto para el alelo dominante de pelo oscuro? Más hijos bastardos con madres de pelo rubio. Necesitaríamos por lo menos siete bastardos de pelo oscuro con madres rubias para poder decir que hay una probabilidad de menos de 1% de que Robert sea heterocigoto. Si Robert no discrimina a sus amores por el color de pelo, entonces tenemos que tener en cuenta que no todas las mujeres son rubias. Asumiendo una proporción muy alta de rubios (50%, más o menos como la de Escandinavia), la frecuencia del alelo – es decir, la probabilidad de que una mujer herede el alelo rubio a su hijo- es de más o menos 0,7. En este caso, si Robert fuera heterocigoto, esperarías niños de pelo oscuro a una tasa de 0,65, y necesitarías 11 bastardos de pelo oscuro antes de poder decir que hay menos de 1% de probabilidad de que Robert sea heterocigoto. En comparación, la mayoría de las pruebas de paternidad modernas dan un resultado más cercano al 1 en 100.000. Eso sería el equivalente a diecisiete bastardos de pelo oscuro con madres rubias o veintisiete con madres de color de pelo desconocido. Eso es mucho incluso para Robert Baratheon.

Estamos hablando de estos niveles

Claramente, checar el color de pelo de casi treinta hijos bastardos es una manera muy ineficiente de hacer una prueba de paternidad. ¿Cómo lo hacemos hoy en día? La respuesta corta es mirando el ADN en lugar del fenotipo, y checando muchas más cosas que solo el color de pelo. Analizar el ADN es genial por tres razones. Primero, podemos saber sin lugar a dudas si un niño heredó un alelo de su padre porque podemos checar qué alelos tiene el padre y qué alelos tiene el niño. No hay ambigüedad, no tenemos que verificar si Robert es homocigoto mediante la observación de otros niños. Podemos simplemente checarlo. Segundo, podemos checar en diez o veinte sitios, no tenemos que buscar en el puñado de rasgos humanos que son fáciles de ver y que más o menos siguen las leyes de Mendel. Tercero, podemos elegir lugares que tienen tres, cuatro o diez opciones diferentes: entonces no estaríamos considerando rubio u oscuro, sino negro, marrón, rubio, rojo, morado, verde, todos ocurriendo en la misma proporción en la población.

La respuesta larga es la siguiente: tu genoma está lleno de repeticiones. Casi dos por ciento de tu genoma, en promedio, está compuesto de lo que se llama “microsatélites” o STR (short tandem repeats) – secuencias de uno a seis nucleótidos que se repiten hasta cien veces. En otras palabras, una vez cada par de miles de pares de bases, tu genoma salta como disco de música y volverá a tocar la el mismo par de bases una y otra vez. Estas secuencias son especialmente variables porque es más fácil que dos hebras?? de ADN resbalen una hacia la otra ahí, y esto hace que sea más fácil que haya errores cuando la célula se divide: empiezas con “…CACACACACACACACACACA…” y es muy fácil de ahí a llegar a “…CACACA…” o “…CACACACACACACACACACACACACACACACA…”. Por estos resbalones, cada microsatélite cambia en longitud más o menos una vez cada mil generaciones. Y como casi ninguno de ellos hace nada, hay mucha variación entre individuos. Podemos medir la longitud de un microsatélite en un punto específico del genoma, y eso nos da un muy buen fenotipo. En lugar de pelo rubio contra oscuro, lo que estamos buscando en las pruebas forenses de ADN es la longitud de microsatélites en lugares específicos del genoma.

Los resultados se verían así. Basándonos en la localización de un pico, podemos saber la longitud de un microsatélite.

Los resultados se verían así. Basándonos en la localización de los picos, podemos saber la longitud de un microsatélite.

En Estados Unidos, normalmente se hace la prueba en trece lugares por todo el genoma. Si lo hiceras en dos lugares, los resultados se verían algo así:

N del T: las comas están separando alelos, no decimales.

Aquí, en la primera línea no hay diferencia entre los dos padres: tanto Jaime como Robert tienen alelos de 24 copias, así que cualquiera puede ser el padre de Joffrey. Pero la segunda línea tiene información útil. El único alelo que comparten Joffrey y Cersei es de 28 copias, así que debió heredar su alelo de 32 copias de su padre. Jaime tiene este alelo y Robert no, así que es mucho más probable que Jaime sea el padre. De hecho, mientras que hay un 50% de probabilidad de que Jaime pudiera pasar ese alelo a sus hijos, Robert tendría una probabilidad mucho, mucho, más baja: alrededor de 1 en 1000, de que el alelo que pase a su hijo cambie justo en esta generación. Suma varias de estas diferencias en 13 puntos- las cuales son muy problables porque estos puntos son muy variables- y puedes decir con bastante seguridad que Robert no es el padre de Joffrey, aún si no tienes el ADN de Jaime para compararlo.

De hecho, en este caso, ni siquiera necesitamos la ayuda de Cersei: podemos ver el cromosoma Y (ya que se pasa directamente de padre a hijo, debería ser idéntico entre ellos). Esa es la forma en la que normalmente hacemos pruebas para paternidad a niños y es también la forma utilizada por grupos como ancestry.com para buscar información genealógica. Y además de probar que Joffrey no es el heredero del Trono de Hierro, las pruebas de ADN podrían tener muchos otros usos en Poniente, como los tienen en el mundo real: probando que la niña casada con Ramsey Bolton no es una Stark, ayudando a Cersei a saber quién visitó la celda de Tyrion en las horas previas a su fuga, y ayudando a Daenerys a encontrar a sus parientes Targaryen perdidos o distantes que tengan suficiente sangre de dragón para controlar y volar en sus dragones.

SOBRE LA AUTORA:

La genética de Juego de Tronos es una serie de posts en la que Elizabeth Finn, colaboradora de Mad Art Lab, usa las familias de Juego de Tronos como punto de partida para explicar la genética. Elizabeth estudia un doctorado en genética en Stanford, especializándose en la epigenética del desarrollo mamífero. En su tiempo libre es trapecista, bailarina, diseñadora de ropa y escritora. Bloguea sobre genética en madgeneticist.tumblr.com

Puedes encontrar el artículo original en inglés AQUI

Previous post

Fugaces 05/10/12

Next post

Fugaces 08/10/12

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply