Anti-cienciaChileCienciaCosas que te van a interesarEscepticismoRecomendaciones

El ataque de las sustancias químicas asesinas

“Imagina lo que sería intentar vivir en un mundo dominado por el óxido de dihidrógeno, un compuesto que no tiene sabor ni olor y que es tan variable en sus propiedades que, en general, resulta benigno, pero que hay veces que mata con gran rapidez. Según el estado en que se halle, puede escaldarte o congelarte. En presencia de ciertas moléculas orgánicas, puede formar ácidos carbónicos tan desagradables que dejan los árboles sin hojas y corroen los rostros de las estatuas. En grandes cantidades, cuando se agita, puede golpear con una furia que ningún edificio humano podría soportar. A menudo es una sustancia asesina incluso para quienes han aprendido a vivir en ella. Nosotros le llamamos agua.”

Extracto del libro “Una breve Historia de casi todo” de Bill Bryson.

Queridos amigos amantes de los productos “orgánicos” que pasean por ahí con una botellita de agua mineral: ¡Cuidado! es ¡óxido de dihidrógeno! Una sustancia conformada por cosas que suenan a químicos ¡Que horror! Sí, el agua es un compuesto químico.

¿Y por qué digo esto? Básicamente porque estoy cabreada de encontrarme en todas partes con manifestaciones de neopaganismo. No importa que muchos se hayan dado el trabajo de investigar la composición del agua, algunos todavía insisten en creer que es un elemento de una pureza y naturaleza mística, perteneciente a mágicos conjuntos imaginarios:

– Los cinco elementos del Wu Xing: Agua, Metal, Fuego, Madera, Tierra
– Los cuatro elementos de la antiguedad: Agua, Fuego, Tierra, Aire

Bueno, les tengo novedades: Las anteriores son clasificaciones de eras precientíficas. Previas al descubrimiento de las moléculas y de los átomos. Y, de hecho, el fuego no es un elemento ni una sustancia, sino una reacción química.

Estas clasificaciones, hoy obsoletas, corresponden a un tiempo en que solo contábamos con la observación directa como herramienta. Y como estos “elementos” lucen tan distintos y cumplen funciones tan diferentes y en apariencia tan contrapuestas, pues los agrupamos lo mejor que pudimos. Y nos equivocamos. No solo eso, como los seres humanos tenemos la mala costumbre de adorar cosas, además les dimos propiedades divinas. De ahí se desprenden esoterismos varios tales como el Feng shui y el horóscopo chino. Tengo la sospecha de que el bullshit neopagano de Masaru Emoto y su “agua sensible” está relacionado con estos mismos conceptos equivocados.

Si realmente quieren saber algo sobre los elementos deberían partir por estudiar la Tabla Periódica. Donde, para desilusión de muchos, el quinto elemento no es Milla Jovovich, sino el Boro. Así, quizás, no le tendrían tanto miedo a esos espeluznantes químicos.

Para terminar, si les sobra tiempo dentro de su apretada agenda, les recomiendo encarecidamente que lean el libro del cual saqué la cita que encabeza este artículo y se maravillen y entretengan leyendo la historia de los descubrimientos científicos. Es el libro más divertido que he leido en muchísimo tiempo. Con un humor brillante e ingenioso, Bill Bryson relata cómo, con esfuerzo, dedicación y suerte, los seres humanos hemos ido construyendo el corpus de conocimiento que hoy nos sirve para, por ejemplo, desechar las clasificaciones equivocadas que aun muchos abrazan. Todo lo anterior aderezado con chismes y farándula de la vida de científicos medio trastornados que cambiaron el mundo.

¡Ah! Se me olvidaba. Miren lo que este nocivo químico puede hacer. Recuerden: Todo es veneno, lo importante es la dosis.

La imagen de cabecera fue obtenida acá.

Previous post

Cómo #%*! se hace un transgénico

Next post

Fugaces 19/10/12

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

7 Comments

  1. October 19, 2012 at 3:53 pm —

    jejeje genial post… nunca me canso de leer acerca del peligroso monóxido de dihidrógeno… Imagínate que es el refrigerante mas común! y nos lo bebemos!

    • October 19, 2012 at 11:48 pm —

      Hola!

      Por lo del monóxido de dihidrógeno, me acordé de un episodio de Penn & Teller donde hacen firmar a unos treehuggers una petición para prohibirlo! jajaja y los hippies firman sin siquiera preguntar qué es:

      http://goo.gl/e32Bm

      Muchas gracias por pasar a comentar.

  2. October 20, 2012 at 12:32 am —

    Acá está el capítulo con subtítulos en español. Se llama Enviromential Hysteria o Histeria medioambiental.

    No tiene desperdicio:

    http://goo.gl/fe5Wy

  3. October 21, 2012 at 1:51 pm —

    Por si alguien se aburre y tiene 9 minutos, una charlilla donde aparece el maligno monóxido de dihidrógeno (que acaparó las mayores risas). Entre otras cosas.

    http://www.esepuntoazulpalido.com/2012/10/la-percepcion-social-de-la-quimica-una.html

    Saludos, y perdón por el autobombo

    • October 21, 2012 at 5:51 pm —

      Hola Daniel,

      Gracias por pasar a comentar. Me alegra mucho que nos estemos encontrando y leyendo.

      Me hizo mucha gracia lo del parque libre de químicos! XD

      ¡Sigamos reforzando la red escéptica!

Leave a reply