Anti-cienciaMedicina alternativa

Post desde Skepchick: La magufada del día – Reiki

Posts desde Skepchick es una sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se y, por supuesto, Skepchick.

La magufada del día es un breve resumen de un tratamiento de salud alternativo, así como la forma en la que yo, Kate Donovan, lo he vivido. Crecí casi exclusivamente con medicina alternativa, y ahora ustedes, queridos escépticos, tienen la oportunidad de vivirlo indirectamente a través de mis experiencias (ver la nota al final del post donde explico mi actitud ante los practicantes de pseudociencias).

El Reiki es una de las pseudoterapias más conocidas. Es un tipo de “curación por energía”, es decir, lo que más se acerca a pretender ser mágico. Hay dos variedades: el japonés original y la adaptación occidental. Mi experiencia es con este último, así que en ese nos quedamos*.

Bonus: ¡Te puedo enseñar a sentir tus propias manos “curativas”!

Reiki es la idea de que uno puede, tras cierto entrenamiento, manipular y canalizar una misteriosa energía vital para curar. ¿Sospechoso? Efectivamente. Esta energía es invisible, inmensurable y, curiosamente, solo los que lo ejercen y los pacientes la sienten. Según el Centro Internacional de Entrenamiento en Reiki y el Centro de Bienestar y Sanación Reiki, puedes usar esta energía para:

  • Tratar la ansiedad y depresión
  • Sanar el abuso sexual/físico/emocional
  • Hacer que las plantas tengan más clorofila
  • Sanar todo tipo de mascotas
  • Tratar heridas
  • Preparar pacientes para cirugía
  • Aumentar el recuento de glóbulos blancos

¡Santos campos de fuerza, Batman!

Curar plantas, tratar enfermedades mentales y arreglar a Fido, ¡todo con tu propia mente! ¿Pero…?, dirás echándote las manos a la cabeza, ¿…qué hay de la …ciencia?

Los que ejercen el Reiki dicen que hay evidencia real del poder curativo de … no tocar personas. Esto es claramente falso. En el mejor de los casos, demuestra una patente falta de compresión de cómo se plantea un experimento. Y de la física. Y de la anatomía. Y del efecto placebo. Hasta el Journal of Complementary and Alternative Medicine ha concluido que:

Las serias limitaciones metodológicas y de presentación de informes de los pocos estudios existentes sobre el Reiki impiden que se pueda llegar a una conclusión definitiva sobre su eficacia.

El Therapeutic Touch (TT), la adapatación del Reiki usada con demasiada frecuencia en hospitales y otros entornos médicos, tiene un desempeño peor que el azar en experimentos. Así es, a los pacientes se les pidió que dijeran dónde estaba la mano que estaba tratándoles … y lo hicieron peor tratando de “sentir la energía” de lo que se esperaría si hubieran tirado una moneda al aire. En serio.

Una sesión de Reiki

El paciente se acuesta en una mesa de masaje (yo siempre he estado boca arriba). El sanador pondrá las manos sobre diferentes partes del cuerpo, especialmente los “chacras”, que son la mollera, entre las cejas, la garganta, el corazón, el plexo solar, la conexión entre la pelvis y la columna vertebral, y los pies. Normalmente, los pies se agarran con los pulgares presionando cada arco. No voy a negarlo, se siente bien. La atención personal es estupenda, en la típica hora de sesión, tienes a alguien que escuchará y reconocerá todos tus sentimientos. Así claro que te vas sintiéndote mejor. A mi siempre me pasó.

El problema es que ninguno de estos sanadores tiene que apegarse a un código ético. Se habla sobre comportamiento ético, claro. Pero…

  • Para empezar, es totalmente falto de ética vender tratamientos inútiles
  • No hay un órgano de gobierno ni consecuencias para quien no se comporte de manera ética

Estos problemas no son exclusivos del Reiki, permean a toda la medicina alternativa. Una vez un “medico alternativo” (no de Reiki) le dio a mi madre información privada mía- algo que solo supe cuando ella lo mencionó como si fuera algo sabido por todos. Estaba horrorizada, y hasta la fecha, no tengo idea cuánta de mi información personal fue compartida durante los años que me trató. Lo cierto es que ni yo, ni ningún otro paciente, tiene bases para reclamar por esto.

Haz tus propias manos curativas

Levanta tus brazos como si fueras un zombie. Cierra los ojos. Imagina energía- o si eso es demasiado magufo, agua o aire fluyendo desde el centro de tus palmas. Siéntete libre de escoger un color para la sustancia por que ¿por qué no? ¿La puedes sentir? Ahora trata de imaginarla saliendo del espacio entre tus cejas, justo debajo de la línea del pelo. Ese es tu “tercer ojo”. Ahora, trata de sentirlo saliendo de tus codos. No, en serio.

Si sentiste algo en las manos y en la frente y nada o casi nada en los codos, que no te sorprenda. Tienes una concentración grande de nervios en las primeras dos y muy pocos en los codos. Así que puedes concentrar tu atención y tener una respuesta física mucho más fácilmente en las manos y en la cara. ¿Es de sorprender que los chacras estén en donde hay más terminales nerviosas?

El cuerpo es un fascinante conjunto de partes interconectadas y coordinadas. Hay mucho por descubrir, por aprender, por sentir, por tocar. ¿Eso no es mejor que pretender que unas manos flotantes tienen algún efecto sobre nuestra multitud de procesos complejos?

Nota: soy bastante burlona en mi descalificación de estas prácticas. La medicina alternativa hace daño físico y mental real. No se merece miramientos. La gente merece respeto, sus malas ideas y el daño que hacen a otros, no.

*de todos los que ejercen Reiki que conocí, ninguno ha hecho solamente reiki. Casi siempre se combina con cristales curativos (del que hablaremos en otro post) y terapia de masaje.

SOBRE LA AUTORA

Kate es una atea, feminista, demisexual y rompe-estigmas que estudia psicología y desarrollo humano en Chicago. A veces hace malabarismo, te tejería algo calientito si te conociera y lee cualquier cosa que esté al alcance de su mano. La educaron para creer que la medicina alternativa funciona y ahora pasa el rato poniendo caras escépticas a todo eso. La puedes encontrar en Twitter como @donovanable

Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ.

Las imágenes son de aquí y aquí.

Previous post

Fugaces 19/10/12

Next post

Fugaces 22/10/12

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply