Anti-cienciaPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: La magufada del día- El secreto y otros disparates

Posts desde Skepchick es una sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se y, por supuesto, Skepchick.

La magufada del día es un breve resumen de un tratamiento de salud alternativo, así como la forma en la que yo, Kate Donovan, lo he vivido. Crecí casi exclusivamente con medicina alternativa, y ahora ustedes, queridos escépticos, tienen la oportunidad de vivirlo indirectamente a través de mis experiencias (ver la nota al final del post donde explico mi actitud ante los practicantes de pseudociencias).

(Este libro específico no es algo con lo que crecí, pero sí con la idea general de que pensar los deseos los hace realidad).

Como comenté con una de las personas que me ayudaron a mantener la cordura este verano, este va a ser un post corto, porque hay un límite a la cantidad de veces que puedes decir “Espera, ¿qué?, eso es increíblemente estúpido”. Así que respiremos hondo… y sumerjámonos en terrible anti-ciencia.

El Secreto es un popular libro y documental (ajem), creado en 2006 por Rhonda Byrne. En mi totalmente científica estimación, El Secreto es responsable de por aproximadamente la mitad de las veces que me tiro de los pelos.

“El Secreto es la Ley de la atracción”

Esto se repite una y otra vez. Y otra vez. Y otra vez. De verdad, si otras leyes recibieran tanta atención, se podrían reducir los cuerpos policiales a la mitad.

La idea es: tu tienes un poder especial* que hace que cuando piensas en algo, se expanda por el ‘cosmos’ y el benévolo universo puede hacer que las cosas pasen, mediante ….. algo. Si quieres un coche nuevo… piensa en él mucho, o dilo en voz alta, para que te oiga el universo. Como una parte del documental amablemente explica, tu cerebro es un imán… así que todo lo que pase dentro de él, atrae cosas hacia ti. ¿Queeeeé?¿Qué demonios..?

Yendo de mal en peor, la versión documental de El secreto dice que esta es una verdad oculta que se ha ido pasando en secreto por siglos. Dan Brown debería plantearse contar esta historia.

¿Por qué la gente puede creer algo así?

Sesgo de atención

Tu, yo y todos los humanos, somos más susceptibles a recordar cosas emocionalmente cargadas, que eventos del día a día. ¿Cuántas veces deseaste desesperadamente algo – que te llamara un chico, más dinero, una manada de cabras pigmeas desbocadas– y eso no sucedió? En cambio, la vez que querías el coche deportivo y luego tu rica tía Myrtle pasó a darte uno que le sobraba será algo que se te quedará grabado en la memoria mucho más claramente que todos esos deseos que no se cumplieron.

Así que, tiene algo de sentido que, tras leer que tus pensamientos han estado cambiando el mundo a tu alrededor, te empiecen a venir a la cabeza ejemplos positivos más fácilmente que todas y cada una de las veces en las que tus pensamientos no se ‘manifestaron’.

Sería genial

Podría ser divertido que cada uno de tus impulsos neuronales tuviera impacto en tu entorno. Se me ocurren varias cosas de mis circunstancias actuales que cambiaría inmediatamente.

Por qué El Secreto es, en realidad, espantoso

Además de que ignora todo lo que sabemos sobre el cerebro, nuestro entorno y el universo conocido, El Secreto es bastante peligroso.

¿Es correcto decirle a la gente viviendo en la pobreza extrema que podrían salir de ella si… pensaran más fuerte? ¿Que no quieren las cosas lo suficiente? El documental de El Secreto dice que el 1% más rico lo es porque lo quisieron lo suficiente.

¿Es ético decirle a alguien con alguna enfermedad mental que sus pensamientos, muchos de ellos incontrolables, van a cambiar el mundo a su alrededor? Felicidades por hacerles sentir que la enfermedad sobre la que no tienen ningún control está causando todos los problemas que tienen. Aun así, El Secreto se recomienda en clases de psicología con deprimente frecuencia- a mi me pasó.

El Secreto no es una pseudociencia inofensiva. Es una tontería que culpa a las víctimas.

*En realidad, si se trata de tener superpoderes, no me gustaría que mis pensamientos se volvieran realidad. La mayoría son rarezas tecnicolor. Mejor, ¿podría tener alas?

Nota: soy bastante burlona en mi descalificación de estas prácticas. La medicina alternativa hace daño físico y mental real. No se merece miramientos. La gente merece respeto, sus malas ideas y el daño que hacen a otros, no.

SOBRE LA AUTORA

Kate es una atea, feminista, demisexual y rompe-estigmas que estudia psicología y desarrollo humano en Chicago. A veces hace malabarismo, te tejería algo calientito si te conociera y lee cualquier cosa que esté al alcance de su mano. La educaron para creer que la medicina alternativa funciona y ahora pasa el rato poniendo caras escépticas a todo eso. La puedes encontrar en Twitter como @donovanable

La foto de cabecera es de aquí.

Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ.

Previous post

Sobre terremotos y riesgos

Next post

Fugaces 29/10/12

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

6 Comments

  1. October 27, 2012 at 5:15 pm —

    Ummm, eso me recuerda a este entretenido vídeo:

    Básicamente se basa en algo cierto, que el pensamiento positivo puede ayudarte mucho a conseguir tu metas.
    A partir de ahí, a sido tergiversado en la idea de que todo lo puedes conseguir deseándolo. Lo que es estúpido y peligroso.
    Si quieres algo, arremángate, lucha duro por ello y puede que lo consigas, punto.

  2. October 28, 2012 at 4:34 pm —

    Para agregar:

  3. October 28, 2012 at 11:25 pm —

    Buen post! Me recuerda a uno que escribí hace tiempo haciendo reflexión sobre lo mismo.

    Los Súper Gurús al rescate!

  4. […] La magufada del día – El Secreto y otros disparates: post sobre los efectos poco amables de libros pseudocientíficos. […]

Leave a reply