Parando Huevos

Parando Huevos

Todos los días con nombres especiales del año tienen mitos que los rodean, algo deben tener de especiales si les ponen un nombre diferente, ¿Cierto? ¿Cierto? ¡Imaginense que el 29 de febrero le cambia el nombre a todo un año! Por algo será. Quizás los fantasmas salen a vagar por la tierra, quizás el año será maravilloso o todo les saldrá mal. O puede ser que como cada año dura 365 días y casi 6 horas,  para no armar un lío con los calendarios mejor los dejamos de 365 y cada cuatro años le agregamos 1 día extra.  Pero nah, no creo que sea eso.

Los solsticios son otras de las fechas muy espirituales, en especial el de verano, parece un día perfecto para ir a alabar a la madre tierra corriendo desnudos por los campos. Y el de invierno, qué mejor fecha para agradecerle a los dioses el regreso del sol.

Otro de esos días locos con nombres especiales son los equinoccios. Un poco menos romántico que el solsticio de verano, parece ser que este día sirve para parar huevos. Pero antes de hablar de esto, repasemos la causa de los equinoccios.

Equinoccio viene del latín “noche igual” es decir, en este momento del año la noche y el día duran lo mismo.

Durante el año, la inclinación de la tierra hace que la luz llegue más directamente a uno u otro hemisferio originando las estaciones. Por ejemplo, durante el invierno las noches son más largas que los días, pero a medida que avanzamos al rededor del sol el eje de la tierra va mostrando cada vez más el hemisferio contrario, haciendo que las noches duren cada vez menos, hasta llegar el equinoccio. En este momentos ambos polos de la tierra están a la misma distancia del sol y la luz llega por igual a ambos hemisferios haciendo que el día y la noche duren lo mismo en todo el planeta. Siguiendo con el ejemplo, pasado el equinoccio de primavera los días comienza a hacerse cada vez más largos, hasta llegar al solsticio de verano, luego a medida que el verano avanza, los días se van haciendo más cortos, hasta llegar al equinoccio de otoño, donde nuevamente el día y la noche se hacen iguales y en el otoño las noches van haciéndose más largas que el día y así continúa el ciclo por los siglos de los siglos.

Pero lo más extraño no es que el día y la noche dure lo mismo, si no que en todo el mundo, miles de personas se pongan a parar huevos. Y no, no es una analogía para nada, realmente se ponen a parar huevos.

Pensando y pensando se me ocurre como alguien llega a la conclusión de que se pueden parar huevos en equinoccio, me imagino que la corriente de pensamiento fue algo así:

Equinoccio – Equi… – Equilibrio – ¡LOS HUEVOS DEBEN EQUILIBRARSE!

O quizás alguien pensó que como la tierra tiene su eje en 23º por eso los huevos se van hacia un lado y que en equinoccio el día y noche están en equilibrio, por lo tanto la tierra esta en equilibrio y los huevos están en equilibrio.
Oh! me faltaban las energías, ellas también deben estar en equilibrio o al menos equilibrando huevos.

Para mi vergüenza les cuento que la primera vez que lo escuché, intenté parar un huevo y fallé miserablemente, pero gracias a eso me di cuenta de la tontera que estaba haciendo.

Si uno se da unos segundos más de los que me di yo para pensar sobre el tema, se dará cuenta que no hay razón para pensar tal cosa, como siempre la gravedad sigue tirando desde el centro de la tierra, por lo que cualquier día del año deberíamos ser capaces de equilibrar un huevo. Siempre y cuando tengamos mucha paciencia para encontrar su punto de equilibrio. Así que hace poco volví a intentar parar un huevo, esta vez no en equinoccio y lo logré, aquí está la prueba:

Huevo y naturaleza muerta

 

Por último, la mayor pregunta de todas, ¿Para qué sirve parar un huevo? Obviamente para sacarle una foto y subirla a Internet.

 

Estudiante de tecnología médica, ciudadana de internet, gamer y escéptica. Una vez vio volar a Santa Claus y nadie puede probar lo contrario.

4 Comments

  1. Haz como Colón: el truco está en dar un pequeño (¡pequeño!) golpe con el huevo en la mesa. La cáscara se hunde ligeramente y te queda una superficie más plana para apoyarse :)

    • Que pillo Colón, pero les aseguro que este huevo está parado solo con mi habilidad motora y no con mi inteligencia.

  2. Yo nunca he entendido la teoría subyacente en la que se basa lo del huevo y el equinocio. ¿Parámetros como la precesión y el achatamiento de la Tierra, y por tanto la latitud, influyen?
    Por otro lado, me parece increíble que en una web que se llama “Escéptica” os conforméis con subir una foto (que puede haber sido retocada) como única prueba para refutar una teoría científica. ¿No tenéis algún sesudo informe al respecto? ¿Un X-file de la CIA? ¿Un cómic de Mortadelo y Filemón?

    • Bueno, para mi la prueba fue parar el huevo en un día que no era equinoccio. Así que si no se sienten ridículos inténtenlo.
      Habría puesto uno de los tanto informes de la CIA con respecto a este tema, pero todos saben que esos están trucados.

Add Comment Register



Leave a Reply