Posts desde Skepchick: Lo que las mujeres embarazadas nunca te dirán. Jamás.

Posts desde Skepchick: Lo que las mujeres embarazadas nunca te dirán. Jamás.

Posts desde Skepchick es una nueva sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab,Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se y, por supuesto, Skepchick.

————-

¿Estás embarazada? ¿Conoces a alguien que lo está? ¿Piensas embarazarte en el futuro? ¿Posees un útero y tienes relaciones sexuales con un hombre(s)? ¿Eres un hombre que tiene relaciones con la propietaria de un útero? ¿Estás expuesto a personas que tiene relaciones sexuales? ¿Alguna vez haz visto o escuchado a un bebé? ¿Alguna vez tú o tus amigos han expresado interés en crear a un ser humano desde cero?

Si la respuesta a estas preguntas fue “sí”, “quizá”, “a lo mejor”, “me gustaría”, o “¿Este sitio contendrá información relevante en alguna parte?”, este post es para ti.

Tras bambalinas, en Skepchick hemos estado tratando de lanzar ideas y trabajar duro para lograr nuestra meta de hacer que las mujeres se interesen más por el escepticismo. Además de bloguear, hacer podcasts, organizar conferencias y páneles y hacer fiestas escépticas, algunas de nosotras nos hemos dado a la tarea de simplemente crear más mujeres. Jen, Chelsea y yo somos jardines escépticos…sin embargo, debo admitir que en mi primer intento fallé y accidentalmente hice a un hombre escéptico más (afortunadamente, todavía no puede dejarse crecer la barba).

A pesar de que el proceso de fabricar humanos ha estado sucediendo por al menos 6000 años, es un proceso que difícilmente se puede considerar perfeccionado. Y, sorprendentemente, una buena porción del proceso no es discutido. En serio. Si crees que estar embarazada se parece a lo que has visto en las películas o escuchado de tus amigos o compañeros de trabajo, quizá te sorprenda escuchar que los embarazos normales y sin complicaciones pueden apestar.


Así que decidí hacer una lista de las cosas que nadie te cuenta sobre el embarazo hasta que ya estas metida en el lío. Algunas mujeres no experimentan ninguna de estas cosas. Algunas otras experimentan todas ellas y un tanto más. Y estas no incluyen ninguna de las cosas que nadie te cuenta sobre las posibles complicaciones, abortos espontáneos, infertilidad, y embarazos no deseados. Así que esta es la lista para las mujeres suertudas.

¿Listos?

 

TIENES QUE ESTAR CONTENTA

¡Estas embarazada con un bebé que deseas, y que tu esposo y tú planearon! ¡Felicidades! ¡Debes de estar feliz! ¡Todo el resto del mundo lo está! ¿No te encanta estar embarazada? ¡A todo el resto de las personas les encanta que lo estés! ¡Es mágico! ¡Es maravilloso!

Excepto que…no lo estás. No trates de hablarlo con nadie más. Es como tratar de explicar la mostaza a una rana. Las mujeres que ya son madres te dirán que sólo estas lidiando con un poco de estrés, y que todo va a estar bien. El resto de las personas que no son mamás estarán confundidas o pensarán que estas bromeando.

Realidad: El embarazo es aterrador. No sabes lo que está pasando con tu cuerpo. Nadie te dice qué es normal y qué no lo es. Y de repente, sin importar que tan entusiasmada y preparada pensaste que estabas, te das cuenta que estas completa y absolutamente NO preparada para volverte responsable de otro ser humano. Estás llena de dudas. Estás segura de que cometiste un error…¿y sabes qué? Quizá lo es. Y nadie te lo dirá (a menos que no estés casada, en cuyo caso no se supone que debe estar feliz y si dices estarlo, tu comentario será recibido con una fingida felicitación y seguido de un sermón en tu cara, y murmullos a tus espaldas acerca de cuan ingenua/estúpida/irresponsable eres). Pero en realidad, criar a un hijo no es para todos. Y aún si alguna vez pensaste que era para ti, quizá no lo es. En tu caso, es posible que hayas cometido un error.

Pero incluso si no es un error (por cierto, probablemente no lo es), definitivamente puedes sentir que lo es. Y es perfectamente normal sentirse agobiada y confundida…incluso enojada. Además de ser uno de los eventos que más cambiarán tu vida, te sientes incómoda y tus hormonas están jugando con tu mente…y tu cuerpo. Y encima de todo, es difícil encontrar alguien con quien conmiserar más allá de otras mujeres que están embarazadas y mujeres que están lidiando con un recién nacido.

 

NÁUSEAS

Okay, todo el mundo habla de las náuseas del embarazo. Pero yo no creo que reciben la atención que deberían siendo algo tan terrible. Por alguna razón, vomitar sin fin por meses se ha ganado la reputación de ser un tipo de rito de iniciación. No lo es. Es como combinar una resaca con la influenza por 6 semanas – 9 meses.

Las personas pensarán que se están riendo contigo mientras te ven luchar por mantener algo en el estómago. Serán poco compasivos, o pensarán que es chistoso someterte a olores que te provocarán náusea. Incluso, insistirán que estás equivocada al pensar que el olor a pollo a una cuadra de distancia te revolverá el estomago por días porque “¡a ti te encanta el pollo!”.

Luego están los fetichistas de las náuseas. Les encanta escuchar recuentos de las náuseas porque significa que tu embarazo va bien. Es cierto, hasta cierto punto. Sí hay una correlación entre la severidad de las náuseas durante el embarazo y el resultado del mismo. Pero, en realidad, cuando te faltan 7 meses de embarazo, y no has podido retener algo en el estomago más que agua y galletas saladas por varias semanas, te importa un comino. Además, tener náuseas no significa necesariamente que tendrás un embarazo saludable que podrás llevar a término. Puedes vomitar por ocho semanas seguidas y de todas maneras sufrir un aborto…lo cual hace que todos esos comentarios sean faltos de tacto.

No te dejes engañar pensando que las náuseas se limitan a las mañanas* . El mediodía no cambia nada. Las “náuseas mañaneras” se deberían conocer como “náuseas de todo el maldito tiempo”. Es adorable que Hollywood sea lo suficientemente ingenuo para creer que las panzonas vomitan tres veces antes de las 9 a.m. y luego tiene un día perfectamente normal. Y cuando digo “adorable”, quiero decir que me revuelve el estómago.

 

MANTENERSE DESPIERTO

El primer trimestre no vale la pena ni intentarlo. No vas a mantenerte despierta. No hay manera de pelear contra ello. No puedes dormir lo suficiente para tener más energía. Te sentirás como un narcoléptico.

El segundo trimestre no podrás dormir. Estarás llena de energía. ¡Cualquier cosa que se necesite hacer, la necesitarás hacer en ese instante! ¡Antes de dormirte! ¡Quién necesita dormir! Te sentirás como un maniático en metanfetaminas.

El tercer trimestre estarás motivada pero exhausta. Querrás dormir todo el tiempo pero no podrás hacerlo. No podrás sentirte cómoda. Una vez que te acomodas, tu bebé decidirá que es momento para tener un rave en tu útero. Te sentirás como un narcoléptico unido a un siamés maniático en metanfetaminas.

 

DOLORES

Todo te dolerá. Tu cabeza, tus senos, tus dientes, tu espalda, tu panza, tus muslos, tus pies.

Si nada te duele, probablemente algo está mal.

Si todo te duele lo necesario, es una muy buena señal que significa que todo va bien.

¿Cómo sabes cuánto es lo necesario? No lo sabes. Y todos los días, “lo necesario” puede cambiar. Buena suerte. Puedes tomar Tylenol (paracetamol para los extranjeros), pero no esperes que funcione para nada relacionado con esos dolores.

 

PATADAS EN EL CÉRVIX

Ay, tu dulce y pequeño bebé está sano, moviéndose y pateando. Lo puedes sentir chocando en tu estómago. Es mágico.

¡SANTO DIOS! ¡QUÉ FUE ESO!

¿Eso? ¿Ese terrible dolor repentino que casi te hizo colapsar? ¿Esa sensación de que alguien acaba de mandar un bola de fuego electrificada por tu vagina y a través de tus piernas? Eso, querida, es tu dulce y pequeño bebé pateándote en el cérvix.

No puedes prepararte para ello. No lo puedes detener. Sólo puedes esperar que cada vez que pase, estés cerca de algo que te ayude a suavizar la caída. O que estés en un lugar donde a nadie le importe si gritas.

 

PATADAS EN LA VEJIGA

Probablemente es injusto decir que nadie habla de este síntoma. Pero no creo que se hable de ello lo suficiente.

Una vez que tu hijo empieza a patearte suficientemente fuerte para que lo sientas por fuera, es momento de ir a la farmacia a comprar unas toallas sanitarias. Hazlo. Que no te de vergüenza. No te esperes a averiguar si estoy inventándome esto.

Para este momento, tu hijo puede patear con cierta fuerza. Tu vejiga vive junto a sus pies. Piensa en tu vejiga como si fuera una globo lleno de agua mal cerrado. Un golpe rápido yyyyy…ojalá tengas a la mano otros pantalones. De otra forma, tendrás que empezarle a gritar a personas invisibles acerca de Zeus para que a nadie le extrañe que andes caminando por ahí oliendo a orina.

 

GANANADO COMPASIÓN

No esperes que alguien tenga compasión por lo que te está pasando. Quizá es por ello que nadie habla de estas cosas.

Tus amigos que quieren tener hijos no quieren saber de ello.

Tus amigos que no quieren hijos querrán callarte y te dirán, “Tú eres la que quería tener hijos” (porque querer tener una familia significa que quieres que te pateen en el cérvix mientras te orinas con un dolor de espalda tan fuerte que no te puedes ni mover…¡eso te pasa por querer uno!).

Tu compañero querrá ser compasivo, pero también es la primera vez que él pasa por esto. No tendrá muchos consejos para ti, y se sentirá incapaz de ayudarte.

Con la excepción de las mujeres con hijos recién nacidos, el resto de las personas que no entran dentro de los tres grupos arriba descritos sólo te dirán cuán maravilloso será cuando tu hijo nazca.

Sí, al final valdrá la pena…pero eso no va cambiar nada de lo que te está pasando en este momento.

A pesar de que literalmente nunca estas sola, el embarazo puede ser un momento de verdadera soledad.

 

PARTECITAS INFLAMADAS

Todo el mundo sabe que algunas cosas se inflaman cuando estás embarazada. Tus manos se inflaman. Tus senos entran a una habitación 5 minutos antes que tú, y 10 minutos después que tu panza.

Pero nadie te dice que tu genitales también se inflaman. Nadie. Una vez que empiezan a inflamarse, no hay nada que puedas hacer para detenerlos. Y duele.

Se siente como si alguien te diera un puñetazo en la entrepierna con una manopla. Sentarte duele. Pararte hace que la sangre fluya hacia ellos. Acostarte mantiene baja la presión, lo cual te hace sentir mejor, pero también ayuda a que todo se hinche cuando te sientas o te paras.

Y, conforme el bebé se vuelve más pesado, actúa como un torniquete, atrapando todo tu suministro de sangre dentro de los labios vaginales. En algún punto, quizá pensarás que te están creciendo unos testículos gigantes infectados. No. Esas son tus partes de mujer.

En ese momento probablemente acribillarías a cualquiera que pueda siquiera estar pensando en sexo. Y si no lo estas, ¿porqué no pruebas tener sexo?…¡un poco más de flujo sanguíneo a la región seguramente te hará querer acribillarlo en cuestión de minutos!

 

PIES

Las mamás primerizas siempre hablan de cuánto quisieran poder entrar dentro de sus jeans (vaqueros) pre-embarazo. Está es la manera en que ellas tratan de superar la pérdida de todo par de zapatos que alguna vez amaron.

Para la mitad de tu tercer trimestre ninguno de tus zapatos te cabe. Tus pies estarán inflamados y todos los músculos y ligamentos de tus pies se habrán relajado, extendiendo tus pies hacia fuera. La inflamación sí baja una vez que expulsas a tu pequeño muñequito. La extensión de tus pies no.

Espero que no hayas comprados los zapatos Manolos de tus sueños para celebrar que estabas esperando un hijo. Ahora, el único lugar donde cabrán es en el recipiente de donaciones. El lado positivo: ¡algún vagabundo se verá fabuloso con ellos!

 

HACIENDO CACA

Te cagarás durante el parto. No hay nada que puedas hacer al respecto. Pujar es pujar.

Tu doctor y tu marido (o quien sea que te asista durante el parto) te dirán que no lo hiciste para evitar que pares de pujar por la vergüenza. Tu asumirás que están siendo honestos. Le presumirás a todo el mundo que no lo hiciste. Un año y medio después tu esposo se emborrachará y se burlará de ti por haberte cagado…luego se reirá porque creíste que no lo habías hecho. Le darás un buen golpe en las pelotas, pero eso no le quitará la razón. Lo hiciste.

Te cagaste en la cama mientras una habitación repleta de personas estaba mirando tu enorme y sangrienta vagina.

 

ENORME Y SANGRIENTA VAGINA

Sí. De ahí saldrá tu bebé. Las personas la mirarán con detenimiento. No hay más que pueda agregar al respecto.

 

EL ALCOHOL

Si decides no tomar alcohol mientras estás embarazada, prepárate para recibir la presión de grupo típica de secundaria. Aparentemente, es inaceptable decirle a alguien que te sientes más segura absteniéndote por completo. Puedes darles cualquier argumento. Todo el mundo tiene una hermana/tía/prima que bebió y fumó durante todo su embarazo y dio a luz a un sano bebé de 6 kg. A tus amigos, familia y compañeros de trabajo les molestará que hayas decidido no tomar…porque por alguna razón el aumento en el riesgo de tener un hijo con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) no es suficiente razón para dejar de chuparte un paquete de cervezas una (o siete) veces por semana. Tienes que dejar de ser una harpía sobria y pretenciosa.

Las personas que aplauden tu decisión de ser una harpía sobria y pretenciosa se privarán si alguien toma cerca de ti. No te ofrezcas a prepararle un coctel a alguien en una fiesta. Olvídalo. Estás embarazada. Por 9 meses el mundo deberá de actuar como si el alcohol nunca hubiera existido. Si mencionas que en verdad extrañas las margaritas, o tomas un trago de una, tus amigos llamarán al departamento de protección a la familia.

 

USANDO EL PAPEL DE BAÑO

Después de dar a luz, te aconsejarán que dejes de usar papel de baño. No para siempre, pero por un rato. Te mandarán a casa con una piseta para que te limpies después de hacer pipí.

Eventualmente, tu doctor te dará permiso de limpiarte de nuevo. Pero la verdad es que lo del papel de baño no importa. Estarás demasiado sangrienta ahí abajo para que haga alguna diferencia. Cada vez que orines, querrás meterte a la regadera para lavar tus sexy y sangrientas partes…tus muslos sangrientos…incluso tus pantorillas y tobillos sangrientos, por lo menos por algunos días.

 

CONSEJOS

Toda persona que conozcas que alguna vez ha conocido a otra mujer embarazada es una experta en tu embarazo. Todo lo que te dicen desafía a la lógica, y probablemente es lo opuesto a cualquier cosa que tu obsetra te pueda decir. Entre más tiempo y distancia haya pasado desde que dieron a luz, mayor será la cantidad de consejos que te darán y la insistencia en que tu doctor está mal. Ejemplo: Una mujer de 95 años que dio a luz a su hijo más joven hace 80 años en Siberia sabe más que tu doctor, y te aterrará mientras te cuenta por horas la mejor manera de estar embarazada (¡utilizar vodka para darte una ducha vaginal cada hora es importante para tener un feto sano! ¡no necesitas cuidados prenatales! Las pruebas para detectar defectos de nacimiento son una basura; ¡utiliza una varita de zahorí para obtener la respuesta! ¡El pescado en escabeche es lo mejor para cubrir tus bragas!). En cambio, tu vecina de 25 años que tiene una hija de 3 meses jamás tratará de imponerte sus consejos.

Tu esposo te dará consejos basados en lo que se acuerda del embarazo de su tía, en 1989.

El resto de las personas te harán preguntas bastante más benévolas de lo que les acabo de enlistar aquí arriba, y estarán horrorizadas con tus respuestas. “¿DIOS MÍO, TIENES QUE HACER QUÉ EN LA PRUEBA DE EMBARAZO? ¡AHHH, QUÉ ASCO!” “¿Ecografía transvaginal? ¿Qué es eso? ¡AHHH, QUÉ ASCO!” “¿Buscan AHÍ? ¿En el BEBÉ? ¿Para saber cuál es el sexo del bebé? ¡AHHH, QUÉ ASCO!” “Espera, ¿se está moviendo AHORITA? ¿Mientras hablamos? ¡AHHH, QUÉ ASCO!” “¿Todavía puedes tener sexo? ¡AHHH, QUÉ ASCO!”

Así que ahí lo tienen. Todo lo que querías o no querías saber sobre estar embarazada y que nadie te hubiera contado de cualquier forma.

Ahora, tengo que irme por un paquete de hielo para mi entrepierna y a cambiarme mi toalla sanitaria.

 

* En inglés se les conoce como “morning sickness”, o nauseas mañaneras.

 

SOBRE LA AUTORA

avatarElyse MoFo Anders es la genio detrás de Women Thinking, inc , y la superheroína encargada de la campaña Hug Me! I’m Vaccinated, así como participante de podcasts, escritora, y una extraordinaria procrastivista. Probablemente la sigues en twitter porque piensas que es genial.

 

La foto de la cabecera es de aquí.

Puedes encontrar el post original AQUÍ.

 

By lucy
Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

7 Comments

  1. Qué manera de reirme con el post! Y buehh, acabo de confirmar que el embarazo es peor que tener a un alien en las tripas.

  2. Hola, aunque las leo desde hace tiempo nunca me he atrevido a comentar… hasta hoy.
    Muy buen post y muy buen tema. Ya son varias de mis amigas y familiares cercanas las que han tenido bebés recientemente. Por ello muchas de las cosas del post ya las conocía y me gustaría aportar un par que comentan todas mis conocidas:
    1. Después del parto se sufre una ligera incontinencia urinaria de por vida.
    2. Parir te crea hemorroides.
    Ya estaba bastante convencida de que no quería parir jamás antes de leer esto, ¡ahora tengo buenos argumentos!
    Saludos.

    • ¡Qué bueno que te animaste a comentar! La verdad es que, visto así, da bastante terror. ¡Y eso que ni siquiera habla de los puntos! Dicho esto, me alegro de tener sobrinos.

    • Bienvenida, entonces, a los comentarios!

  3. Me he reído una barbaridad. Toda la razón. En todo. TO. DO.

    Y no, no he estado embarazada ni lo estoy, ni lo pienso estar en un futuro próximo, casi seguramente tampoco en uno lejano.

    No solo por todas estas cosas que, aunque naturales, siguen siendo un fastidio. Sobre todo porque creo que hay demasiada gente teniendo niños y nadie, NADIE está preparado para ser padre.

    No nos preparan, nuestros padres nos han enseñado día tras día como NO ser padres, y no me quejo, es que nadie lo hace bien porque no hay una cultura de ser padres, una asignatura en el cole o una conciencia de que los libros guías para ser papás y los estudios acerca de ello no son chistes o cosas de hipsters.

    Si alguna vez tengo un hijo será porque siempre he tenido un instinto maldito e irresistible de maternidad, no sé por qué pero está ahí y lucho contra él cada día, pero si lo hago, será después de haberme pasado una vida concienciándome sobre ello, cosa que no creo que mucha gente se pare a hacer.

    A nrzc, acerca de la incontinencia, te lo digo sin tener ni idea pero creo que hay ejercicios con objetos, yo tengo uno, que pueden ayudarte a recuperar la musculatura pélvica, o así lo venden. Son las bolas de geisha o ginecológicas. Infórmate si te interesa, puede que te venga bien. (Estoy dando consejos sobre post-parto xD es que es impepinable)

  4. […] me han pasado un post sobre cosas que no te cuentan y no creo que anden desencaminadas. Todo embarazo como toda cosa […]

  5. Soy childfree, pero como asidua lectora de Scarymommy.com me lo he pasado bomba leyendo tantas verdades juntas. Verdades que he descubierto gracias a mujeres anónimas por Internet, claro, porque en la vida real todo el mundo te pinta un cuadro maravilloso que SABES que no es cierto, ves que no es cierto, hay cosas que no se pueden fingir aunque se quieran cubrir con palabras bonitas. Espero que al menos las familias de todas las mamis comentaristas aquí sean muy deseadas y de mutuo acuerdo, porque lamentablemente hay una cantidad enorme de mujeres que tuvieron y tienen hijos porque es “lo que toca”, sin pararse a pensarlo… y estas puñetitas del embarazo y post-embarazo deben escocer todavía más en esos casos.

Add Comment Register



Leave a Reply