Ciencia creativa

Ciencia creativa

Copérnico cambió cómo veíamos al sistema solar, Newton lo hizo formulando las leyes básicas del universo y después de Darwin nos replanteamos a nosotros mismos. Muchos otros han aportado también cambios que han dado forma a la sociedad que conocemos. Son los científicos y su trabajo los que cambian nuestra manera de ver al mundo.

Para la mayoría, el método científico se introduce como un mero procedimiento durante esas prácticas de laboratorio donde solo existen una metodología y resultuados únicos. Debías de seguir paso por paso el ejercicio y si el “experimento” no resultaba como se esperaba es que habías hecho algo mal, no había espacios para interpretarlo de otra manera. De esta manera, se pasa por alto los procesos imaginativos y más fructíficos del método: la contemplación, los experimentos de prueba, los ajustes, los pequeños descubrimientos. Pero todo eso toma tiempo, y ese no es el objetivo de nuestro sistema educativo. Así que los que salen de la preparatoria sin intenciones de estudiar alguna carrera científica se quedan con la idea que hacer ciencia es una tarea metódica y tediosa.

Cualquier reminiscencia de la emoción de los juegos de búsqueda del tesoro, de revolcarte en la tierra y ver caminar a las hormigas, de contemplar las nubes o las estrellas, se desvanecen y se arrinconan en la categoría de recuerdos infantiles, los cuales no se parecen en nada con la ciencia que nos presentan de mayores. Pasa el tiempo y nuestro interés por este tipo de conocimiento decrece y las nociones básicas se vuelven borrosas formando una barrera entre los estudios científicos y la persona de a pie que se hace cada vez más gruesa y difícil de penetrar. El pensamiento crítico y analítico que se requiere en algunas etapas del quehacer científico puede desplazar a la creatividad, pero aún así se requieren ambos para producir nuevos conocimientos, un enfoque novedoso o métodos más eficientes. Toda la belleza oculta o no, en el mundo natural es la que inspira y motiva a los científicos a hacer lo que hacen. Al mismo tiempo el arte necesita también de disciplina y de cierta seriedad que le dé consistencia al trabajo del artista. El científico de verdad se emociona, ama y tiene lapsos de obsesión con lo que estudia y nadie como el caricaturista Zach Weiner de SMBC comics para representarlo:

PROMOTORES DE LA CIENCIA
-¿Por qué es importante que hayamos atrapado la antimateria?
-Oh! Tiene futuras aplicaciones en propulsión, energía, transmisión de datos, ¡solo dilo!
CIENTÍFICOS
-¿Por qué es importante que hayamos atrapado la antimateria?
-¡Porque es cojonudamente genial!

Comenzando por la observación, generalmente se hace cuando ya se está estudiando algo y puede presentarse un fenómeno no esperado que da a lugar a mas preguntas y desata la imaginación. En algunas ocasiones se descubre algo importante. Esta situación se le llama serendipia. Pero para que la serendipia sea tal, requiere que la persona que la presencia tenga los antecedentes adecuados para interpretarla y encauzarla hacia algo nuevo.

pavlov

Pavlov era fisiólogo y químico. Descubrió la respuesta condicionada al estudiar la digestión canina.

Al buscar la explicación de algo nos planteamos distintos escenarios, y en ciencia hay que hacerse preguntas de sí y no. En función a eso se utiliza los métodos más adecuados, que en general ya están planteados de antemano pero muchas veces hay que inventárselos ya sea para adaptarlos a las condiciones locales o porque lo que estamos buscando es completamente nuevo. En muchas ocasiones se utilizan tecnología o técnicas de otras áreas como los sistemas de información geográfica y la telemetría para estudiar poblaciones y los movimientos de algunas especies.

transmitter-attachment

Se ha colocado un transmisor satelital en esta ave para registrar su migración.

Después de obtener los datos toca interpretarlos, uno tiene que conjugar toda la información que hay en el tema, combinarla, ordenarla y darle forma a las nuevas ideas que se están proponiendo. Tomas ideas de aquí y de allá y al final terminas con algo nuevo. Es como hacer una malteada, cambias las proporciones de los ingredientes y le añades una pizca de tu ingrediente secreto. En contadas ocasiones no te sale una malteada, sino un pastel, pero eso ya es para premio Nobel. O por lo menos un IgNobel, donde se premia a los experimentos más imaginativos y locuaces que “primero hacen reír y luego pensar”, como este vídeo de ballenas dónde utilizaron un helicóptero de juguete para obtener muestras de su vaho:

 

Lamentablemente la ciencia está dejando de formar parte de la cultura popular. Hoy en día una persona “culta” solo remite a alguien que es versado en literatura, historia o política mundial.

 

Enlaces de las imágenes:

Cabecera, comic, Pavlov, Ave.

Bióloga, mexicana y amante de los roedores. Tiene un inusual interés por las artes plásticas y el origami. Sigue estudiando para convertirse en investigadora, pero últimamente se le ha metido el gusanillo de la divulgación científica.

4 Comments

  1. Esto me recuerda a la frase de que los grandes descubrimientos no están hechos de monentos de “¡Eureka!” sino de momentos de “Hmmm, qué raro…”.

  2. […] Ciencia creativa […]

  3. Por desgracia, hasta el proyecto más interesante tiene sus fases tediosas…
    Una de las madres de la ciencia (además de la paciencia, como dice el dicho) es la curiosidad. Una de las mejores cosas que tienen los niños son la curiosidad y la capacidad de sorprenderse y maravillarse con cualquier cosa. Con los años estas capacidades se castran, con la complicidad del sistema educativo y de los padres (y adultos que rodean al niño), debido a nuestra (falta de) cultura de considerar la ciencia como algo irrelevante que no merece ser comprendido ni conocido (¿por complicado y aburrido??). Creo que la solución sería acercar la ciencia a la gente, de una manera amena, y desde el punto de vista práctico, es decir, cómo la ciencia ayuda a que funcione el mundo.

  4. […] enlace : Esceptica | Ciencia creativa […]

Add Comment Register



Leave a Reply