Los riesgos de la ignorancia

Los riesgos de la ignorancia

Hace poco, un lector del blog nos envió al formulario de contacto la página web de un grupo activista antivacunas. Mi primera reacción fue pensar: “Ya estamos otra vez con la tontería de Wakefield” y dejarlo correr. Del fraude del estudio de Wakefield ya se ha hablado mucho y muy bien (atención, en la anterior frase hay, ni más ni menos, que ¡6 enlaces!).  Pero al entrar en la página en cuestión me llamó la atención que sus argumentos eran otros, aunque sí se hacía referencia al mercurio (lo cual también es una tontería) y la seguridad de las vacunas, el principal argumento que esgrimen es la libertad de elección y la necesidad de informar de forma contrastada de los pros y los contras de la vacunación.

Vaya por delante que no creo que el argumento de la libertad de elección sea válido en este caso, por dos razones principales. La primera es que la vacunación supone una ventaja si hay un porcentaje alto de individuos vacunados en la población, por lo que la decisión individual de vacunar no sólo afecta al que la toma, también a todo su entorno, poniendo en peligro a personas sensibles no por decisión propia, sino por ser demasiado pequeños para estar vacunados o por estar inmunodeprimidos. En este caso, es una cuestión de salud pública, y la libertad individual pone en peligro a otros. La segunda razón es que, al menos a día de hoy en España, no hay obligación de vacunar (excepto en caso de epidemia), así que están pidiendo un derecho que ya tienen.

Pero el tema de informar de forma contrastada de los pros y los contras de la vacunación me parece estupendo. De hecho, viendo que su página web está llena de errores y falsas premisas, me parece que deberían insistir más en este tema. Así que vamos a echarles una mano.

Este es el calendario de vacunaciones recomendado por la Asociación Española de Pediatría (recomendado, no obligado). Tomemos algunas de ellas para ver esos pros y contras. A favor de vacunar tendríamos la disminución de la probabilidad de enfermar, en contra, los efectos secundarios de las vacunas.

Hepatitis B:
Pros de la vacunación: la vacuna tiene una eficacia del 95% en la prevención de la hepatitis B, una enfermedad que cursa con náuseas, malestar, dolor abdominal o ictericia (color amarillento de la piel por mal funcionamiento del hígado). Aunque tiene una baja mortalidad a corto plazo, si se contrae en la infancia, un porcentaje alto de los infectados (desde el 30-50% si se contrae antes de los 4 años de vida, hasta un 90% si se contrae antes de los 12 meses) desarrolla hepatitis crónica o cáncer de hígado, lo cual provoca una alta mortalidad (25%) a medio-largo plazo o una disminución de la calidad de vida. En España, la prevalencia de la hepatitis B es de aproximadamente un 2%. En los países donde no se vacuna, puede llegar hasta el 10%.

Contras de la vacunación: efectos secundarios de la vacuna, que se dividen en función de su frecuencia. Los muy frecuentes (>10%) son dolor de cabeza, dolor y enrojecimiento del punto de inyección, cansancio e irritabilidad. Los frecuentes (<10%), náuseas o vómitos, adormecimiento, diarrea o dolor abdominal, fiebre y malestar. Los poco frecuentes (<1%), mareo, dolor muscular, síntomas similares a una gripe. Raros (<0,1%): hinchazón de glándulas, erupciones, picor, dolor articular, hormigueo. Y los muy raros (<0,01%): problemas de coagulación, edema y reacciones alérgicas. Estos últimos son los realmente peligrosos, pero hasta donde yo sé, no se han notificado muertes por reacciones alérgicas a la vacuna (simplemente se recomienda no continuar con la vacunación en los poquísimos casos donde se ha producido una alergia).

Entonces, vamos a hacer unos cuantos números:
– La probabilidad de morir debido a la vacuna: 0%.
– La probabilidad de morir por hepatitis estando vacunado en España: 0,000125%
– La probabilidad de morir por hepatitis sin estar vacunado en España: 0,0025% (20 veces más que vacunado. Y es tan baja gracias a que los demás sí están vacunados y crean protección poblacional).
– La probabilidad de morir por hepatitis sin estar vacunado en un país donde la población no vacuna: 0,0125% (5 veces más que un no-vacunado en un país con protección poblacional, 100 veces más que un vacunado en un país con protección poblacional).

Referencias de la hepatitis B: AEP, medline 1 y 2, OMS 1 y 2.

DTP (difteria, tétanos y tos ferina):
Pros de la vacunación: nos reduce la probabilidad de contraer difteria, tétanos y tos ferina, las tres enfermedades que forman esta vacuna. En el caso de la difteria, es una enfermedad principalmente respiratoria, pero la bacteria produce una toxina que viaja por el torrente sanguíneo provocando miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), parálisis temporal y daño renal, con una tasa de mortalidad del 10%. En el tétanos, la bacteria que lo provoca también produce una toxina muy potente, que tiene un efecto paralizante en los músculos, con el problema que supone eso para el funcionamiento del corazón y los pulmones. El 25% de los infectados sin tratamiento, mueren, cifra que aumenta en el caso de los recién nacidos. Incluso con tratamiento, la mortalidad continúa siendo del 10%. Por último, la tos ferina también es principalmente respiratoria, y a diferencia de las demás no tiene una alta mortalidad, pero puede provocar secuelas graves que empeoren la calidad de vida del niño: convulsiones permanentes y daño cerebral. En niños muy pequeños sí hay riesgo de muerte.
La prevalencia de estas enfermedades en España es prácticamente cero gracias a la vacunación, pero dejar de vacunar implicaría volver a abrirles las puertas, y eso es algo que, los que lo han vivido, no lo recomiendan.

Contras de la vacunación: pues las mismas que hemos visto con la vacuna de la hepatitis B. Habitualmente provoca dolor e inflamación en el punto de inoculación, algo de fiebre, irritabilidad… y como consecuencia más grave, las reacciones alérgicas, sin presentarse casos de muerte asociados a la vacunación.

Hagan ustedes sus propios números.

Referencias de la DTP: AEP, OMS, medline D, T y P, SEMES, AMSE.

Polio_vaccine_posterPoliomielitis:
Pros: disminuir en un 90% la probabilidad de contraer poliomielitis, que produce síntomas nerviosos. Puede provocar parálisis permanente (en un 0,5% de los casos) y la muerte por dificultad respiratoria (0,05% de los casos). Incluso si no llega a matar, las secuelas son de por vida, empeorando mucho la calidad de vida por la ya mencionada parálisis, insuficiencia cardíaca, problemas respiratorios, pérdida de función intestinal, etc. No tiene tratamiento, así que lo único que se puede hacer es prevenir (con las vacunas). Gracias a la vacunación, la prevalencia de la polio ha disminuido un 99%, pero no está erradicada, lo que implica que si eliminamos la presión de la vacunación, puede volver a extenderse. Como curiosidad, en este artículo aparece un mapa con la morbilidad de polio en España en 1952.

Contras de la vacunación: aparte de las comunes a todas las vacunaciones vistas ya, ninguna.

Referencias de la polio: AEP, medline, OMS.

Meningitis meningocócica tipo C:
Pros: como las anteriores, disminuir la probabilidad de contraer la enfermedad frente a la que está dirigida la vacuna, en este caso, la meningitis meningocócica tipo C, muy contagiosa, y que cursa con dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, vómitos, agitación, rigidez del cuello, inconsciencia, coma y muerte (en un 15% de los casos con tratamiento, 50% sin). En España, la vacunación se introdujo en 1999-2000, y en 5 años, el número de casos se había reducido un 78%.

Contras: los mismos que en los casos anteriores.

Referencias de la meningitis: AEP, medline, OMS y MSC.

Sarampión: ya lo trató Shora (@Shora) en su blog hace tiempo, y muy bien explicado, así que mejor enlazo su artículo.

Concluyendo, que al final me ha quedado largo: aquí están los datos y los enlaces. Infórmense, contrasten, y tomen decisiones basándose en los datos. Para mí está claro que los riesgos-beneficios favorecen la opción de vacunar sin ninguna duda. Pero no es porque yo (o fulanito, o el pediatra, o mi vecina) lo digan, es porque con los números en la mano, es mucho más grave una de estas enfermedades que las consecuencias de las vacunas. Una reacción alérgica se trata fácilmente, una hepatitis crónica, una parálisis permanente o la muerte, no.

Imagen de cabecera: viñeta satírica de 1802, cuando se pensaba que inocular la vacuna de viruela haría que crecieran “apéndices bovinos”.  Obtenida aquí. El cartel publicitario fue creado por el CDC (centro de control de enfermedades) en 1963 para dar a conocer la vacuna oral de la polio. Obtenido aquí.

Veterinaria, eterna doctoranda, lectora empedernida, rolera, gamer y friki hasta la médula. Intenté ser homeópata, acupuntora, naturista, lectora de manos, médium y católica, pero lo tuve que dejar porque no me creí nada. Y descubrí que lo que pasaba es que era escéptica.

9 Comments

  1. Creo q es muy fuerte lo q dices, tratar a una persona de ignorante solo por q no maneja un tema , o bien se maneja pero no piensa igual a ti te hace muy arrogante http://youtu.be/dGPYp0rsLNU

    • Ignorante no es un insulto, es quien ignora (o “no maneja”) un tema. Todos tenemos derecho a nuestras opiniones, pero no a nuestra propia realidad. Mucho menos cuando ponemos en peligro la vida de los demás.

    • Todos somos ignorantes en algunos (muchos) temas. Eso es normal. Pero sí juntamos ignorancia con desinformación y lo mezclamos con temas de salud pública, tenemos un problema serio.

    • Como dijo lulú, es imposible saberlo todo. Sin embargo creo que lo peligroso es la desinformación. En este articulo se proporcionaron datos, no opiniones (asi ke no veo donde esta la arrogancia). En lo personal me preocupa que la gente, teniendo fuentes de información disponibles para temas tan importantes como la salud pública, elijan hacer oidos sordos en pos de mitos o creencias populares (sin base alguna en algunos casos).

  2. […] Los riesgos de la ignorancia […]

  3. […] » noticia original […]

  4. Lily, me he empezado a ver el vídeo que pones, y es francamente un insulto para la inteligencia. He llegado al minuto 10 y no he podido seguir. Para empezar, el sufrir solo una enfermedad cada vez reduce de todas todas la mortalidad de todas las demás. No es lo mismo tener la tos Ferina a la vez que el sarampión que tenerla por sí sola. Y los virus y bacterias mutan, lo que quiere decir que aunque vacunes a un grupete de críos contra una cepa concreta siempre existe la posibilidad de que aparezca otra que les afecte, lo que siempre será mejor que tener un montón de críos sin vacunar contra todas ellas.

    En otro orden de cosas, ese vídeo puede representar un problema de salud pública Si te tiras por un puente, te matas solo y no pasa nada; por contra, si dejas a tu hijo como reservorio de cualquier peste, te puedes llevar a un montón de inocentes por delante. Me prometo a mí mismo verme el vídeo entero en pequeñas dosis, pero es que del tirón no puedo.

  5. No hay que tomar el asunto a broma. En Guipúzcoa (España) se han declarado varios brotes de sarampión, enfermedad prácticamente desparecida del resto del país. La causa es la fuerte influencia en la provincia de grupos ecologistas radicales.

  6. […] como me gusta que nadie sepa que me gusta ver esto…somos seres enfermos. Esta sociedad ha creado un montón de ovejas inexpresivas, cínicas…eso […]

Add Comment Register



Leave a Reply