Fugaces 04/02/13

Fugaces 04/02/13

“—¡Chistopher!

—Alan, no sufras, estoy aquí.”

  • Las máquinas son caprichosas. Por eso, hasta hace unos días no he llegado hasta este disco de mi amado dúo Hidrogenesse: Un dígito binario dudoso. Recital para Alan Turing. Publicado el año pasado, en el marco de The Alan Turing Year, es la divulgación a través de la música y las máquinas. “Hidrogenesse hemos escrito y grabado un recital para Alan Turing (1912-1954), que se ha convertido en nuestro nuevo disco “Un dígito binario dudoso”. En esta web hemos ido colgando informes durante el proceso: las canciones, los temas, los sonidos…” Pueden leer aquí: TURING BITS. THE ALAN TURING PROJECT sobre el proceso de creación, historia de cada una de las canciones que lo componen, que incluyen contenidos extra, aparte de la Playlist de las ocho canciones en YouTube, cortesía del sello Austrohúngaro.
  • La mujer, ese objeto que vende, mejor sin cabeza. Si les interesa la publicidad agresiva, esta colección es bastante competa. El Test del Objeto Sexual (TOS) es un buen principio; con 7 preguntas podemos empezar a analizar el bombardeo publicitario. El problema es que ahora mismo ya no sé ni dónde mirar: La Cosificación Sexual: Representación de la Mujer en los Medios. Advertencia: ver todas estas imágenes puede causar incendios, y merecidos.
  • “Un vistazo a la acción de genes, neuronas y hormonas si queremos empezar a comprender el síndrome de enajenación mental transitoria al que se refiere Quevedo y que llamamos enamoramiento”: Es hielo abrasador, es fuego helado.
  • Hasta 30 enfermedades neurológicas llevan nombres de médicos nazis: Los cerebros malditos del nazismo. Como testimonio vergonzoso, estas palabras: “Les dije, escuchadme muchachos, si realmente vais a matar a toda esa gente, sacadle al menos el cerebro para que puedan ser útiles. Ellos me preguntaron, ‘¿cuántos podría analizar?’ Yo les dije, ‘un número ilimitado, cuantos más, mejor.”
  • Arqueólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto en Luxor, Egipto, el sarcófago intacto de un niño que vivió durante la época de la dinastía XVII, alrededor del año 1550 antes de nuestra era.
  • Hasta luego, y gracias por el pescado… Física en la Ciencia Ficción deja su blog. Es una mala noticia, pero un respiro para el divulgador. Desde aquí, citando al autor en lengua vulcana, le deseo Tor Dif smusma je, un placer leerle.

La imagen de cabecera está sacada de mi libro de texto de Historia en enseñanza primaria. A los 13 años ya nos avisaban: éramos objetos.

Tan escéptica que no me lo puedo creer.
Add Comment Register



Leave a Reply