Spanish Inquisition

Spanish Inquisition: Del amor y otras obsesiones

Una de las cosas que nos caracteriza a los frikis/geeks es nuestra tendencia a obsesionarnos con las cosas. Ya sea que nuestra afición sean los videojuegos, las sagas literarias, algún género de cien, los cómics, los juegos de rol, personajes de ciencia ficción o un tema científico en particular, los frikis dedicamos más tiempo y recursos a estos menesteres de lo que la mayoría de la gente consideraría “normal”.

(Nota al margen: “Normal” es una palabra problemática, ¿quién decide qué es normal? A ti y a mi nos puede parecer perfectamente normal que alguien ahorre por años para ir a Comic-Con y que dedique meses a planear y construir su atuendo, mientras que probablemente miraríamos horrorizados a alguien que tiene una colección obsesiva de Barbies o al señor del bar de la esquina que se sabe la alineación de todas las selecciónes del mundial de Suiza 54. ¿Es realmente tan diferente que un adolescente pueda recitar de memoria el diálogo de la Saga Crepúscolo a que un señor en Japón pueda recitar 100.000 decimales de pi? ¿No son igual de obsesivos con sabiduría perfectamente inútil?)

Muchos de los colaboradores y lectores de Escéptica nos identificamos como frikis y podría apostar a que más de uno ha hecho cosas fuera de lo “normal” en nombre de su frikitástica afición. No hablo de pasarse una noche en vela leyendo Harry Potter ni de pasar más de 12 horas seguidas oyendo el audiolibro de Juego de Tronos. Eso todos lo hemos hecho, ¿no? ¿no? (no puedo ser solo yo…). Hablo de dedicación nivel construirse un bunker de anti-zombies, de ponerle de nombre Zaphod a tu hijo, de traducir el Quijote a klingon, o de hacer tu casa de Star Trek. Y si tienes la suerte de dar con una persona con la cual compartir tu vida y tus intereses, pueden pasar cosas tan maravillosas como estas:

Anillo de compromiso inspirado en R2D2

Anillo de compromiso inspirado en R2D2

Boda Firefly con TARDIS y Princesa Leia

Boda Firefly con TARDIS y Princesa Leia

Pastel de boda de Daleks

Pastel de boda de Daleks

¡Cuéntanos! ¿Cuál ha sido tu nivel máximo de dedicación? ¿Qué inversión en tiempo, dinero y/o esfuerzo te postula como rey de los nerds? Y como mañana es día de San Valentín (bua), ¿Cuál es la forma más friki en la que has expresado tu amor?

Spanish Inquisition, antes conocida como Tercer Grado, es una sección donde Escéptica pide tus opiniones, experiencias y comentarios sobre diversos temas de interés. ¿De interés para quién? Pues por lo menos para el autor del post, y esperemos que de vez en cuando para ti también. Nombrada en honor a los famosos sketches de la serie Monty Python´s Flying Circus, la podrás encontrar todos lo miércoles en nuestro blog.

La imagen de cabecera es de aquí.

Previous post

¡Escéptica está buscando colaboradores!

Next post

En el romance de la ciencia

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

5 Comments

  1. February 13, 2013 at 10:47 pm —

    ¿cual es la forma más friki en que he expresado mi amor? Hemos pasado horas coordinando y planificando un ataque a gran escala con misiles interplanetarios a una alianza enemiga, haciendo durante semanas estadísticas de los horarios de conexión para acabar atacando un martes a las 4 de la mañana; hemos derrotado a nigromantes tras dos días frente al ordenador; nos hemos hablado por googletalk porque se nos ha olvidado que estábamos en la misma habitación; hemos viajado juntos a los mundos síndicos, a endor, a krynn, a los reinos olvidados, releyendo y cuestionando acciones y motivaciones de los personajes; hemos pasado semanas estudiando cada uno de los hechizos/dotes de todos los manuales publicados de D&D3.5 para escoger los que más convenían a uno u a otro;… en definitiva, nada espectacular, pero que hace que cada día te des cuenta de lo bien que te lo pasas con esa persona, que es de lo que se trata, ¿no?

    Ah, y también tenemos un tatu a juego http://img845.imageshack.us/img845/3392/p1020295h.jpg

    • February 13, 2013 at 10:58 pm —

      Yo diría que es bastante friki esto que cuentas, sí. Yo lo más que he hecho es dedicar todos los sábados por la mañana por más de dos años a aprender joyería para poder hacerme piezas frikis a mi gusto y que pueda llevar a la oficina sin problemas.

  2. February 14, 2013 at 1:10 am —

    Tuve una relación muy friki, como la que describe Elara, en la que todos los meses se dedicaba parte importante de los ingresos a la adquisición del último manual de conjuros de D&D, dados fluorescentes, miniaturas y cosas por el estilo.
    Cuando me enganché con 7mo mar estaba tan emocionada que escribí un blog muy extenso narrando día por día nuestra campaña, era la primera vez que dirigía un grupo grande. No podía esperar al fin de semana. Él se quedó con su grupito de D&D y todo se terminó por el mismo frikismo que nos unió…. demasiadas horas fuera de la cama en antros de roleros. Empezaron las ausencias… Usábamos nuestros grupos de rol como excusas… en la semana nos quedábamos jugando en red hasta tarde para evitar la cama… y cuando nos quisimos dar cuenta, vivíamos en galaxias muy muy lejanas.

  3. February 15, 2013 at 11:19 am —

    De quinceañero, gastábamos el tiempo (y el dinero, claro) después del insti y los fines de semana en salas de videojuegos; claro, la alternativa era el Spectrum, y un poco más tarde el Atari 520. Cuántas horas gastadas y noches sin dormir! El resto de horas las dedicaba a leer y ver pelis (sci-fi y fantasía), y bastante dinero gastado también en cintas de vídeo para grabar pelis cuanto más raras mejor. La palma en cuanto a inversión se la llevan sin duda los cómics, pero sin llegar a ser enfermizo (igual si hubiera sido rico sí que hubiera gastado mi fortuna en todo lo que se publicaba…). Los libros por suerte me los financiaban mis padres.
    En el amor, siempre he sufrido mis filias en silencio… Lo único que conseguí en su día fue una temporada de compartir partidas al Virtua Tenis con la Playstation, pero duró poco; y en Londres, hacer ver que por casualidad pasábamos por delante de Forbidden Planet y arrastrarla dentro

Leave a reply