CienciaFeaturedRecomendacionesSalud

Un tesoro en el ombligo

Hace un par de meses una lectora del blog me pidió que hablara sobre la utilidad de guardar el cordón umbilical para el uso propio, y después de semanas y semanas de procrastinación por fin me di a la tarea de responder.  Como habrán notado en otros posts, la brevedad no es lo mío, pero trataré de contestar a las preguntas fundamentales de manera concisa para que cada quien forme su opinión al respecto.

¿Exactamente qué es lo que se saca del cordón umbilical?

Anteriormente,  cuando uno tenía un hijo la placenta, el cordón umbilical, y demás maraña de tejido y sangre que la desdichada madre todavía tiene que expulsar después de horas de parto, se descartaba automáticamente como deshecho médico. Ahora sabemos que la sangre proveniente de la placenta y el cordón umbilical es una fuente de células madre y células progenitoras que puede cosecharse después de que el bebé nace y el cordón es cortado.

¿Cómo se extrae la sangre del cordón umbilical?

La extracción de sangre del cordón umbilical es un proceso bastante seguro, tanto para la madre como para el hijo. Generalmente se recolecta en la tercer etapa del parto o dentro de 10 a 15 minutos después de la expulsión de la placenta, y se extrae al introducir una jeringa en una de la venas umbilicales, dejando drenar la sangre dentro de una bolsa que contiene anticoagulantes. Posteriormente se remueven los glóbulos rojos y se concentra el fluido en menor volumen. Las células entonces pueden almacenarse por un muy largo plazo en nitrógeno líquido.

¿Qué opciones hay para la recolección?

A grandes rasgos, la pública y la privada. Por lo general, cuando la sangre se dona a un banco público, la recolección y el almacén es gratis. Al donar, la madre acepta dar acceso a sus récords médicos y a los de su bebé. Además, la sangre será sometida a una batería de pruebas para identificar anormalidades genéticas y enfermedades infecciosas. En caso de encontrar alguna irregularidad, la madre será notificada. La donación implica que uno renuncia a cualquier derecho sobre la sangre, es decir, que no tendrá derecho a acceder a ella para su uso privado en un futuro.

Los bancos privados son compañías con fines de lucro que almacenan la sangre en caso de que el niño o sus familiares tengan necesidad de usarla en un futuro. A los padres se les cobra una tarifa inicial de recolección y procesamiento, y posteriormente una tarifa de almacenaje anual, y déjenme decirles que no es barato. En Estados Unidos la tarifa inicial va más o menos de $600 a $1800 dólares, con una anualidad de unos $100 dólares.

¿A todo esto, qué son las células madre?

Las células madre son células que tienen tanto la capacidad de autorenovarse indefinidamente dando lugar a una fuente inagotable de más células madre, así como la capacidad de dividirse y diferenciarse en diversos tipos de células maduras o especializadas. Las células madre embrionarias son aquellas provenientes de la masa celular interna de un embrión de 3-5 días de edad, y tienen la capacidad de diferenciarse en todas las células que el cuerpo humano posee. Los que ya somos mayorcitos también poseemos células madre en ciertos tejidos y órganos. Estas células madre adultas puede diferenciarse en células especializadas solamente del tejido en el que se encuentran. Las células provenientes del cordón umbilical estrictamente son consideradas como células madre adultas, y son en buena parte células progenitoras hematopoyéticas que pueden dar lugar a células de la sangre y del sistema inmunológico.

Diferenciación de células madre hematopoyéticas y estromales

Diferenciación de células madre hematopoyéticas y estromales

¿Y, esto a quién le puede interesar?

El estudio de las células madre embrionarias nos está dando información sobre los procesos complejos que permiten el desarrollo del humano a partir de un par de gametos cariñosos, así como un mayor entendimiento de muchas enfermedades que son producto del crecimiento celular anormal y de la diferenciación de células, como el cáncer y varios defectos de nacimiento. Otra potencial aplicación de las células madre es para probar la eficacia y seguridad de medicamentos en muchos tipos de células especializadas de tal forma que podamos predecir con mayor exactitud su efecto en varios órganos y tejidos del cuerpo humano. Una de las potenciales aplicaciones de las células madre más publicitada es su uso para generación de células, tejidos, y quizás órganos para su trasplante. Esto es, si podemos diferenciar efectivamente a las células madre hacia ciertos tipos de células especializadas podemos crear una fuente renovable de tejidos y células de reemplazo que nos pueden ayudar a tratar enfermedades como el Alzheimer, la diabetes, lesiones de médula espinal, problemas del corazón, etc.

Entonces, ¿puedo usar las células provenientes del cordón umbilical para fabricarme un hígado?

No, al menos de momento. Aunque el estudio de las células madre promete una verdadera revolución en el tratamiento de enfermedades, Roma no se construyó en un día, y tu hígado tampoco, así que deja la botella por un segundo. Hoy en día, las células madre del cordón umbilical se utilizan de la misma forma que las células hematopoyéticas provenientes de la médula ósea: en terapias de trasplante para pacientes con enfermedades como leucemia y linfoma, inmuno deficiencias, hemopatías malignas, algunos tipos de anemias y enfermedades genéticas

Aunque es común que uno no pueda extraer suficientes células madre de una recolección de sangre del cordón umbilical, en cuyo caso pueden ser descartadas, el uso de precursores hematopoyéticos provenientes del cordón tiene varias ventajas sobre aquellos de la médula o de la sangre periférica. No sólo son accesibles con mayor facilidad, pero existe menor riesgo de transmitir enfermedades infecciosas de la sangre y, en caso de un trasplante alogénico (cuando el donante es distinto del receptor), no se requiere tanta compatibilidad entre donante y receptor y por lo tanto existe menos riesgo de una enfermedad injerto-contra-huésped. La compatibilidad en un trasplante de células madre está dada por 6 tipos de antígenos leucocitarios humanos (HLA por sus sigla en inglés)- unas proteínas que se encuentran en la superficie de todas las células de los tejidos de un individuo y que determinan si su organismo reconocerá a las células trasplantadas como propias o extrañas. Hasta ahora se cree que se requiere menos compatibilidad con las células provenientes del cordón(67% de compatibilidad, contra 100% para las de la médula) porque dichas células están menos desarrolladas que las de  un adulto.

¿Esto quiere decir que el guardar la sangre del cordón umbilical de mi hijo me sirve como una clase de inversión o seguro biológico, en caso de que este desarrolle alguna de estas enfermedades?

No, porque verán, las células hematopoyéticas que se transplantarían ya existen en su cuerpo, en su médula ósea, su sangre. De hecho, una buena parte de las enfermedades que pueden ser tratadas con un trasplante de estas células están asociadas con el desarrollo mismo de la enfermedad. Este es el caso de los cánceres y de las enfermedades genéticas. El trasplante autólogo, no está recomendado por los especialistas en dichas enfermedades, y probablemente necesitará de un donante.  La probabilidad de que un niño pueda utilizar las células de su propio cordón umbilical es difícil de precisar, pero el rango de estimados va desde 0.04% a 0.0005%, en otras palabras, es minúscula. Si en 20 años el chico o chica necesita de un trasplante, probablemente exista una fuente externa de células de mejor calidad para tratar su enfermedad.

¿Entonces, cuáles son tus recomendaciones?

Mis recomendaciones ni vienen ni van en este caso porque no soy doctora, o por lo menos, no ese tipo de doctora, pero sí puedo resumir las recomendaciones de varias asociaciones médicas en un párrafo.

Por lo general se trata de alentar a los padres a donar la sangre del cordón umbilical a un banco público para ayudar a salvar la vida de aquellos que pueden necesitar de ella. Con casi toda seguridad, el niño no necesitará de su propia sangre, y por lo tanto no se recomienda el almacenamiento privado en la mayoría de los casos. El almacenamiento privado sólo se recomienda cuando se sabe que un hermano o hermana del bebé tiene una condición médica que puede ser tratada con células hematopoyéticas. Incluso algunas asociaciones médicas le piden a sus doctores que estén al tanto de los argumentos sin fundamento que muchos bancos privados usan para convencer a los futuros padres, prometiendo un seguro biológico para su bebé y sus familiares en caso de una cantidad inmensa de enfermedades. Es importante mencionar que no se recomienda recolectar la sangre del cordón umbilical en caso de que haya complicaciones en el parto, y que no debe de haber ningún cambio en el procedimiento de corte del cordón.

La imagen de la cabecera viene de aquí.

Previous post

Fugaces 04/03/13

Next post

Spanish Inquisition: Pequeños Genios

lucy

lucy

Nacida en México, Luciana siempre ha tenido interés por temas científicos, al grado de tener la osadía de navegar el circuito académico durante la última década. Sin visos de lanzar el ancla en un área específica, ha metido mano en temas que van de materiales, a nanotecnología y últimamente en biotecnología. La vida no corre prisa, y entre inmersiones a las obscuras aguas del trabajo experimental, esta rata de laboratorio tratará de subir a la superficie para tomar un poco de oxígeno y perspectiva al escribir para escéptica.

2 Comments

  1. March 5, 2013 at 1:42 pm —

    Lo que es de vergüenza es que no puedas donar a un banco público si el parto es en una clínica privada. Al menos en mi comunidad es así, y no hubo manera de conseguirlo, y eso que era un parto gemelar por lo que la donación sería doble.

    No sé de quién es la culpa, pero alguien debería arreglarlo.

    • March 5, 2013 at 3:45 pm —

      Eso no lo sabía. Creo que no es así en todas partes. Me quería poner a averiguar como funciona la donación en varios países, pero decidí no correr el riesgo de dormirlos con el post :).
      Lo que sí sé es que por lo menos en Estados Unidos los bancos públicos no aceptan donaciones de gemelos porque, en el caso de mellizos, cada cordón tiene diferente tipo de tejido y hay un riesgo de que la sangre se mezcle durante la recolección. Además, como no se puede mezclar, la sangre que se saca de que cada cordón generalmente no es suficiente para una donación (si no comparten la placenta). Ahora, que si son gemelos idénticos, esto no debería de ser problema. Quizá otro factor es que los embarazos de gemelos tienen mayor riesgo de complicaciones, y la tasa de partos por cesárea es más alta, pero bueno, esto es mera especulación.

Leave a reply