DesahogosFeminismo

La noche es oscura y alberga horrores

A pesar de lo muy de moda que está Canción de Hielo y Fuego (pueden encontrar miles de artículos sobre la genética de Juego de Tronos, por ejemplo…), mi post de hoy no tiene nada que ver: hoy hablaremos de miedos; aunque primero les voy a contar por qué llevo un par de meses sin azotarles con mi látigo de siete pen…digo colas, de feminazi.

La razón es que me he hecho mayor. Pero no mayor a lo Tom Hanks en Big, sino mayor en el sentido de que ahora soy una mujer adulta, responsable e independiente.

Pero yo no venía a hablarles de mí, sino de uno de mis miedos: la noche. Soy plenamente consciente de que es algo irracional y poco escéptico, pero si una mujer no puede ser irracional, ¿quién puede? ¿eh? (insertar aquí aplausos y risas enlatadas).

Siempre he tenido bastante miedo a quedarme sola en la calle por la noche: de niña porque la raposa venía a comerse a las gallinas y de mayor porque… bueno, ya saben lo que dicen que puede pasarles a las mujeres si van solas por la calle de noche. Es por esto por lo que nunca rechazo la compañía de un amigo o amiga de vuelta a casa cuando ya es noche cerrada.

Y ahora sí, entro en harina: que me parezca bien que me acompañen a casa no quiere decir que vaya a invitarles a acompañarme también en la cama. Me explico: nuestro acompañante no tiene por qué obtener una recompensa sexual por ello.

¿QUÉ?

¡INCONCEBIBLE!

En las películas, series, libros y televisión vemos constantemente que si dos personas de distinto sexo caminan solas de noche hasta la casa de una de ellas, acabarán, al menos, besándose en la puerta, a menos que el beso las lleve a algo más y entren en la casa destrozando la decoración con empotramientos contra las paredes y gemidos varios.

Esto no quiere decir que el acompañante espere siempre una recompensa, pero sí que es cierto que está tan culturalmente aceptado que si te despides solo con un “gracias, hasta mañana” o “gracias, nos vemos” eres una estrecha y volverás sola a casa para el resto de tus días.

Aquí van algunos consejos para aquellas personas que solo acompañan a otras indefensas a la espera de algún tipo de recompensa sexual y/o romántica:

1.- El acoso está mal visto y es molesto para quien lo recibe:

¿Se ha despedido de ti sin más? ¿No te ha invitado a dormir? Entonces quizá no deberías escribirle cinco minutos más tarde que todavía estás en la puerta y que te deje pasar para tener una noche inolvidable.

Quién sabe, puede que no te haya invitado a pasar porque realmente no quiere tener sexo contigo. Bitches be crazy, man.

¿No puedes dormir y crees que es buena idea enviarle veinte mensajes seguidos contándole lo mucho que te has divertido y lo mucho que te gustaría estar en su cama? Si no puedes dormir por motivos sexuales prueba a masturbarte, darte una ducha y tumbarte en la cama; por la mañana lo verás mucho más claro y la persona que podría haber recibido los mensajes no se habrá llevado un susto de muerte al levantarse resacosa.

2.- Nunca hay señales que interpretar:

Una persona que quiere tener sexo contigo no te lo va a comunicar a través de señales confusas, no estamos en el siglo XIX y ya no solemos comunicarnos con el lenguaje del abanico.

Si vas a besarla y aparta la cara, probablemente no querrá que la beses. Esto se conoce comúnmente como hacer la cobra. Evita situaciones incómodas y no lo intentes de nuevo.

Si la abrazas y no te devuelve el abrazo, puede que no le gusten o no le gustes. Respeta su espacio vital y deja que el acercamiento sea espontáneo.

Que una persona sea amable, agradable y sonriente cuando la acompañas a casa, NUNCA va a ser una señal de interés sexual, solo está siendo agradable contigo.

3.- Cuando esperas una recompensa, ya no es una acción desinteresada:

Ya, ya sé que te has tomado la molestia de acompañarla a casa, aun cuando tu vives a diez manzanas de distancia; pero si te fastidia hacerlo si no vas a recibir una recompensa, quizá deberías irte directamente a tu casa a diez manzanas de distancia y no caminar el doble a lo tonto.

Por favor, ten en cuenta que el sexo por obligación o pena nunca es buena idea.

4.- No existe eso que llaman friendzone, pagafantismo o similares:

Este último punto es muy importante, porque resume los tres anteriores en uno solo: tu cara no va a aparecer al lado de la definición de pagafantas en el diccionario solo por haber acompañado a otra persona a su casa y no haber tenido sexo con ella.

La friendzone es un lugar imaginario, como imaginarias han sido las señales que supuestamente te ha enviado la otra persona. Por otro lado, ¿qué tiene de malo hacer amigos?

Tampoco se va a cuestionar tu sexualidad o tu capacidad sexual como individuo alfa por no conseguir sexo una noche, ve a cazar un mamut para el desayuno si te sientes frustrado o recolecta más bayas que las demás si te sientes frustrada.

No es una estrecha/puta si no te invita a dormir. No es maricón/cabrón si no te invita a dormir.

5.- Las relaciones personales son complicadas:

Cuando no estés seguro de si la otra persona quiere sexo o no, pregúntaselo directamente. Y procura que para cualquier respuesta que te dé, tanto afirmativa como negativa, la tuya sea “vale”.

Estoy segura de haberme dejado algún otro consejo en el tintero, así que son bienvenidos los puntos siguientes en los comentarios.

P.S.: NO sigue significando NO.

Previous post

Spanish Inquisition: El peor maestro

Next post

Fugaces 12/04/13

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

9 Comments

  1. April 11, 2013 at 1:07 pm —

    Mi esperiencia personal es haber acompañado siempre a mis amigas, desde que éramos chavales. COmo dices, ellas se sentían más tranquilas y estaba el extra (que olvidas mencionar) de prolongar una velada agradable con un paseo y unos minutos extra de charla. Dado que no me follé a ninguna alguien podría pensar que soy el pagafantas más pagafántico de la historia, Yo creo que disfruto con mis amigas y punto pelota. De hecho a día de hoy sigo manteniendo esa amistad, así que desde mi prolongada experiencia de acompañador paseante, añadiré un punto más a tu exposición: SI las señales son confusas ES QUE NO HAY SEÑALES. Y si te queda alguna duda, lo único que significa SÍ es SÍ.

    • April 11, 2013 at 1:10 pm —

      “Si las señales son confusas es que no hay señales”, genial 🙂

  2. April 11, 2013 at 4:16 pm —

    Si las señales son confusas es que son confusas. Ya sabéis que el cerebro del hombre no está preparado para las sutiles indirectas porque hemos nacido así ;o)
    Buenos “concejos” aquí: http://www.haciendolosimple.com/2012/07/porque-el-chico-que-me-gusta-no.html

    • April 11, 2013 at 11:25 pm —

      Ah, ¿y eso a qué comportamiento adaptativo de la sabana corresponde? Tengo curiosidad ^_^

  3. April 12, 2013 at 9:35 am —

    Puede ser que sea yo. Puede que sea mi círculo de amigos, que somos así. Pero… el tipo de comportamiento que cuentas el el post, Silvia, el acompañar a alguien a casa esperando “recompensa”, no lo había visto hasta que llegué a Internet: en 9Gag, 4Chan y sitios similares. Y es un asunto que me intriga: si realmente hay gente así o es un “mito” que se ha creado a partir de hilos en foros de Internet. ¿Qué fue antes, la ficticia friendzone o 4Chan?

    Un saludo

    • April 12, 2013 at 9:57 am —

      Desde mi punto de vista: hay gente “así”, pero en Internet se le da mayor importancia de la que realmente tiene 🙂

  4. April 14, 2013 at 8:55 pm —

    Buenas.
    Estoy escribiendo aquí por primerva vez y entonces me parece buena idea introducirme: Soy Giliell, una escéptica alemana y he leido/comentado en Skepchick quasi desde el tiempo de “Elevatorgate”. También soy estudiante de español y necesito practicar mi español. De esto my parecía una buena idea de participar en esta página también para discutir y charlar sobre los temas que me interesan mucho.
    +++

    “Si las señales son confusas es que no hay señales”

    Puede ser también que la mujer en cuestión no sabe lo que quiere tampoco. De verdad, muchas veces no sabemos si este tipo podría ser alguién para follar/ tener una relación/ qué sé yo. Y además somos criadas con las ideas sobre putas que tienen sexo con cualquier hombre que muestra interés que entonces tenemos que tener cuidad con esto también, aunque quizas tengamos ganas para follar nosotras mismas.

Leave a reply