FeaturedFeminismoPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Poniente – Un mundo de hombres

Hay mucho que decir acerca de las novelas de fantasía. Nos permiten explorar nuestro mundo a través de otro, de formas que no sería posible en un ambiente moderno, y tomando prestado el mundo patriarcal de la época medieval, podemos utilizar estas historias como un lente para examinar cómo la gente en el mundo real se ve afectada por un mundo que todavía está dominado por los hombres. Voy a echar un vistazo a tres ejemplos de personajes de la serie de George RR Martin “Canción de Hielo y Fuego” y cómo el patriarcado de Poniente les afecta. Así que, alerta de spoiler para aquellos que no han leído todos los libros. No digan que no se los advertí.

tumblr_m303o5cZF41rti4uno1_500

Desde que leí a toda prisa CDHYF este año he merodeado un poco en los foros de westeros.org, y cuando salió el tema patriarcado, se produjo un debate interesante, hasta que lamentablemente alguien tuvo que salir criticando que el tema era inapropiado para el foro. Lo cual, para un lugar en donde discutieron estrategias de batalla poco antes, no parecía tener mucho sentido. Mi sospecha es que todavía hay muchas personas que no creen que existimos en una sociedad patriarcal, y que el sexismo está más o menos “arreglado”. Bueno, tanto como a todos nos gustaría que ese fuera el caso, no estamos allí todavía, y todavía tenemos un largo camino por recorrer, pero en Poniente negar el hecho de que hay una sociedad patriarcal en su mero entorno es que no han prestado atención en absoluto.

Algunos tratan de luchar contra ella, algunos caen en el status quo, algunos no son conscientes de su fuerza hasta que se ven obligados a enfrentarse a ella cara a cara. Echemos un vistazo a algunos casos y veamos cómo ha definido a estos tres personajes.

1. Asha Greyjoy

La hija de Balon, el autoproclamado rey de las Islas del Hierro y hermana del mejor amigo de Robb Stark, Theon, deja claro que muchas cosas han cambiado para ella en los últimos años. A un amigo de la infancia que quería casarse con ella, revela que no está interesada, que se ha convertido en una guerrera por derecho propio y está lejos de ser inocente. Su padre quería que ella le sucediera en gobernar, considerando indigno a Theon, a pesar de que las leyes favorecen a los hombres en la sucesión, y después de la desaparición de Theon y muerte de Balon, ella se convierte en la legítima heredera. Y sin embargo, las Islas del Hierro no permitirán que una mujer les gobierne, aunque sea tan capaz como Asha, y a pesar de los deseos de su difunto Rey. Luego, después de que ella se ve obligada a partir sin el Reino que su padre le había prometido, el nuevo rey la casó sin su consentimiento o presencia, un movimiento político de represión, lo que le impide utilizar la única herramienta que le queda a las mujeres a obtener el apoyo – casarse a una familia.

Asha – como un par de otros personajes de la serie, se rebela contra los roles de género de la sociedad, y decide vivir como un guerrero, pero en última instancia, es despojada de lo que ha ganado debido a su género. En el mundo moderno, las personas todavía tienen sus ideas de lo que las mujeres deben ser, y las mujeres que desafían estos roles son a veces ridiculizadas simplemente por expresarse a sí mismas. Asha tuvo éxito hasta cierto punto, pero cuando se trataba de su patrimonio le fue denegado por que generalmente se considera papel de un hombre, como, por desgracia, las mujeres aún se encuentran en algunos lugares de trabajo.

2. Cersei Lannister

Cersei es uno de esos personajes que denuncia explícitamente las leyes puestas en ella por ser mujer – sintiendo que si tan sólo fuera hombre sería como su hermano Jaime, un caballero con poder explícito. A pesar ser la reina de los Siete Reinos se ve obligada a gobernar a través de otros como regente, aunque esto tiene menos que ver con los roles de género y más que ver con el hecho de que ella se casó a la familia real. Ella ha interiorizado los prejuicios del patriarcado, creyendo que las mujeres son débiles, y se limita a estas normas. Ella se ve obligada a utilizar su sexualidad para conseguir lo que quiere como “arma mujer ‘. Mucho de esto se remonta a su infancia, cuando ella y su hermano gemelo Jaime eran idénticos hasta que comenzaron a prepararse para la vida adulta. De repente, los dos que han sido iguales se vieron obligados a seguir caminos muy distintos en función de sus géneros, el rigor de sus papeles impulsados por la crueldad de su padre, quien planeaba casar a Cersei para ganar favores políticos y criar a Jaime para ser un guerrero.

Cersei amargamente acepta las normas que la sociedad ha trazado para las mujeres, a diferencia de Asha que lucha en contra de esas reglas. Ella anhela ser capaz de tener los privilegios que se ofrecen a un hombre en su situación, pero cree que no los puede tener y trabaja a partir de ahí, en lugar de tomar la iniciativa para cambiarlos. Ella es una víctima de una sociedad que menosprecia a las mujeres no sólo en que sus opciones se reducen, sino que ella misma está convencida de los límites de su género, y por lo tanto refuerza estas ideas a través de sus acciones.

3. Samwell Tarly
520499-samwell_1024_super
Para que no piensen que el patriarcado sólo afecta a las mujeres, este es el ejemplo inicial dado en el foro antes mencionado, y que me pareció muy interesante. En las sociedades dominadas por hombres, las expectativas se imponen a los hombres también, y esto no es una excepción en Poniente. Cuando Samwell no cumple con los ideales de hombría, se le dan dos opciones – dejar su casa para unirse a la Guardia de la Noche y quitarle sus derechos, o morir. Se espera de los hombres de Poniente, especialmente de los nobles, que sean expertos en la política y en la guerra. Sam ni siquiera podía soportar ver morir una gallina, creció gordo y era acosado por los hijos de otros nobles. Su padre no podía aceptar a Sam como era porque no se ajustaba a sus criterios de lo que un hijo suyo debía ser. Del mismo modo, hoy en día existe un estándar de ‘hombría’ que no sólo es arbitrario, sino injusto para aquellos que no lo cumplen. Cuando una sociedad considera que las mujeres tienen que ser de cierta manera y los hombres tienen que ser de otra, se condena a sí misma a excluir a los hombres que no cumplen con el estándar y a las mujeres de todos los colores. Poniente, utilizando la cultura medieval como una influencia, puede ser un mundo de extremos, pero no debemos olvidar nuestro mundo aún no permiten a las personas elegir cómo quieren vivir sin juzgarlas, y haríamos bien en tratar de ser un ejemplo para que sigamos moviéndonos en esa dirección, para que las normas de superioridad masculina y la inferioridad femenina no se mantengan con vida en nuestras culturas.

SOBRE EL AUTOR
EdwardEdward Strickson

Eddy es un escritor amateur y un músico aún más amateur. Escribe un blog diario principalmente escéptico en jengajam.wordpress.com para ahogar las voces en su cabeza, escribe reseñas de discos en www.alterthepress.com para poner voces en su cabeza y escribe novelas que espera que pongan voces en las cabecas de otros. Actualmente estudia Ciencias Biológicas en Nottingham Trent University, planeando especializarse en Ecología.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—-
Posts desde Skepchick es una nueva sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces 18/04/13

Next post

Fugaces 22/04/13

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

1 Comment

  1. April 20, 2013 at 12:20 pm —

    Es muy ilustrativo el ejemplo de Sam para hacer comprender que la discriminación contra las mujeres también nos afecta a los hombres.

Leave a reply