ChileCosas que te van a interesarDesahogosEscepticismoFeminismo

Breve reflexión sobre los insultos

Advertencia: En esta entrada he escrito groserías explícitas. Si no quieres encontrártelas por ahí leyendo, te recomiendo no pasar de aquí.

——

A mi, hay muchas cosas que me chocan en esta vida. Por ejemplo, el otro día estaba viendo una película y me cansé de contar las veces en que el insulto “bastardo” era utilizado. Bastardo aquí, bastardo allá. Ser bastardo quiere decir que tu madre te parió sin estar casada con tu padre. Al menos, ese es el origen del término. Pero ¿A quién le puede importar el estado civil de la madre de uno como para transformarlo en un insulto? ¿Qué hay de malo en ser bastardo? Y así me pasé un rato divagando sobre esto de los bastardos y otros insultos que parecen apuntar a la sexualidad femenina.

En el caso de la palabra bastardo, me imagino que se hace referencia al hecho de que una mujer ha sido lo suficientemente suelta y fácil, y hasta estúpida, como para consentir una relación sexual fuera de un arreglo formal. O sea, que la mujer fue mala estratega y se entregó a precio muy barato. Sin exigir un anillo, como Beyonce. O no le hizo caso a Arjona y le dijo que sí en vez de decirle que no. Lo que da señas de la idea que se ha tenido sobre la sexualidad femenina por mucho tiempo: Que son las mujeres las que deben dejarse convencer por los hombres, es decir, que somos pasivas, bastiones a conquistar, o sujetos a timar. Que somos mercenarias. Y para mi es bastante comprensible que así haya sido, dado el alto precio a pagar que las mujeres arriesgaban por cada acto sexual en un mundo sin métodos anticonceptivos confiables: el embarazo. Por otra parte, cuando las mujeres no podían acceder al mundo laboral, era claro que una mujer sin marido estaba condenada a la pobreza, por lo tanto, ser bastardo, (salvo excepciones) era sinónimo de pobre. Sin embargo hoy, que tenemos la tecnología para igualar condiciones a la hora de tener sexo, que la institución del matrimonio ya no le importa a mucha gente en Occidente y que podemos ser madres y realizar trabajos remunerados, me llama la atención que aun este insulto prevalezca. Me gustaría que la gente se detuviera a pensar un poco en la naturaleza de la palabra “bastardo”.

Algo similar me sucede con los términos “hijo de puta” o “puta”, donde “puta” da para mucho. Por ejemplo, si a una mujer le gusta tener sexo y lo hace seguido y con varios hombres distintos puede ser tildada de puta, aunque no cobre. O si se viste de una manera considerada indecorosa, o si simplemente no se comporta como se espera que se comporte. Si en un debate se te acabaron los argumentos siempre puedes recurrir al insulto fácil y llamar a alguien “puta”, o “maraca” (en Chile). ¿Es que no hay otra manera de insultar a una mujer que no sea haciendo referencia a su vida sexual?

Pero no solo eso, en el supuesto de que ciertas mujeres insultadas efectivamente se prostituyan ¿Cuántas de las mujeres que se prostituyen eligieron realmente ser putas? ¿Cuántas de ellas fueron arrastradas a ello desde niñas? ¿Cuántas son víctimas de redes de trata de personas? ¿Cuántas fueron abusadas sexualmente? Por eso este insulto me violenta y me entristece. Y, de nuevo, si te llaman “hijo de puta” la ofensa consiste en decirte que fuiste un mal cálculo de tu madre que se preñó por accidente cuando un tipo solo quería un buen revolcón, o algo. Supongo que por eso no decimos “hijo de puto”. El embarazo no deseado y/o no normado es materia de insulto, como bien lo indica este otro insulto “malparido”. ¿Qué lindo, no? Y nosotros seguimos repitiendo estos insultos como si nada.

Desde ahí saltamos a otro grupo de insultos, que tienen directa relación con el órgano reproductor femenino, donde, al menos en Argentina y Chile el más común y ofensivo es “concha de tu madre”. Es decir, la vagina de la madre de uno es algo malo. Incluso, te pueden mandar “a la concha de tu madre” ¿Como quien te manda a un lugar terrible? También existe la variante “la concha de tu hermana”. A nadie se le ha ocurrido decir “la verga de tu hermano”, o qué se yo.

Donde vivo, el peor insulto que a uno le podrían decir es “cunt” o una de las formas vulgares de decir vagina en Inglés. En España, un “coñazo” es una molestia intolerable o una persona insufrible. Pero hay excepciones, una precisamente en mi país de origen, Chile. Allí, la forma grosera para decir vagina, es decir “zorra”, algunas veces tiene un significado más bien positivo: Si algo es “la zorra” quiere decir que es increíblemente bueno, fabuloso. Pero, el término también se usa para denotar una gran conmoción, escándalo, trastorno, desastre. Por ejemplo, si uno quiere decir que cierto día iba paseando por la calle y de pronto comenzó a llover torrencialmente y las calles se anegaron y todo colapsó, uno debe decir “quedó la zorra”. O, si llegó la policía y procedió a golpear a los manifestantes y hubo enfrentamientos y bombas lacrimógenas, en ese caso “quedó la zorra” propiamente tal. Desconozco si en el resto de América Latina la forma vulgar de nombrar a la vagina tiene usos similares.

Bueno, pero ¿a dónde quiero llegar con todo esto?

He notado que muchos de los insultos que usamos a diario hacen referencia al sexo, la sexualidad o los genitales en forma negativa ¿Por qué? ¿Por qué si quiero insultar a alguien le debo decir “que se vaya a chingar a su madre”? ¿o que es un “maricón reculiado”? (En Chile, hombre homosexual que ha sido penetrado repetidas veces) ¿O “que te den por culo”? o ¿”perra”? Etc. Es horrible. Pareciera como si la única forma de insultar fuera haciendo referencia al sexo. Qué cosa más pedestre ¿Qué es lo que nos pasa? A veces no puedo dejar de preguntarme ¿No somos una especie lamentable? Y ya no quiero participar de esta tradición. No quiero volver a decir “¡qué hijos de puta!” por ejemplo, ni “bastardo” Sin duda mi madre será la más contenta, que siempre se ha espantado con mi forma de maldecir. Mi madre, que me parió sin estar casada con mi padre.

Previous post

Fugaces 03/06/13

Next post

Fugaces 07/06/2013

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

8 Comments

  1. June 6, 2013 at 5:47 pm —

    Bueno, ciertamente es muy común el insulto sexual, pero también tenemos la amplia gama de insultos referentes a la falta de inteligencia (estúpido, imbécil, tarado, etc.), los que deshumanizan (marrano, insecto, etc.) y seguro hay otros que ahorita no me vienen a la memoria!

  2. June 6, 2013 at 7:12 pm —

    Acá sí se nombra al sexo masculino en forma despectiva: una cosa, hecho o persona, pueden ser “una verga” y eso significa que es lo peor de lo peor. Por ejemplo, el servicio de trenes es una verga o mi jefe es una verga. Una chota y un pijazo también son cosas muy malas. Algo choto es algo de mala calidad. Un pelotudo es un idiota. Se manda a alguien a chupar una pija como si fuese algo terrible y no algo que alguien puede elegir hacer por placer.
    Como excepciones a lo sexual, encuentro los referidos a la “mierda”: “Andá a cagar”, “pedazo de mierda”, “forro de mierda”, “sorete”. Tambien tenemos los que discriminan a los sectores más desprotegidos de la sociedad: negro, cabeza, villero, pata sucia. Y ni hablar de los xenófobos.
    El otro día, escuché a una señorita en el colectivo que le gritaba al ex al teléfono un pedido-insulto herrrrrrrrrmoso: “chupame las nalgas!!!”

    • June 6, 2013 at 10:11 pm —

      En Chile también se usa el sexo masculino para calificar algo como malo, si algo es “como el pico”, no es bueno. Pro otra parte, un hombre te puede recomendar que se la chupes a modo de ofenza. Yo relaciono esto con otra manifestación de machismo: A un macho que se precie de tal le tienen que gustar las vaginas, en el sentido de que quiere tener sexo con mujeres, con muchas y ojalá en forma opresiva. Y debe repudiar el pene de otros hombres para demostrar que no es homosexual. También puede mandar a otros hombres a que le practiquen sexo oral o también puede amenazar a otros hombres con practicarles sexo anal, en una demostración de superioridad. Es una práctica bien como de primates, como que se me vienen a la mente escenas de la National Geographic.

  3. June 6, 2013 at 7:44 pm —

    Hace un tiempo también discutía esto con oras personas. A pesar de que sí hay insultos que insulten al sujeto que los recibe (idiota, estúpido), los insultos que de verdad se dicen cuando estás enojado con otro generalmente terminan insultando a su madre, o a las mujeres y homosexuales en general, y es terrible. Porque las palabras importan, aunque no se digan con esa intención, y se perpetúan las ideas de “se mujer si te gusta el sexo es malo” “el embarazo fuera del matrimonio es malo” “ser homosexual es malo”.
    Encuentro agradable la excepción a la regla de que “la zorra” en Chile en general sea algo bueno xD

    • June 6, 2013 at 10:22 pm —

      “Porque las palabras importan, aunque no se digan con esa intención, y se perpetúan las ideas de “se mujer si te gusta el sexo es malo” “el embarazo fuera del matrimonio es malo” “ser homosexual es malo”.”

      Eso es justamente lo que me ha llevado a escribir esta entrada. Para mí es bastante chocante escuchar o leer estos insultos de gente que se supone es feminista. Tuve un novio que era súper progre, pero demasiado seguido se le salían expresiones horrendas para descalificar a las mujes, como decir (no lo diré textual porque es muy fuerte) pero el significado era: “prostituta que le encanta practicar sexo oral, o que le gusta el pene”. Y bueno, al final yo no podía dejar de pensar en eso. Me inhibía pensar cuál era, en el fondo, su opinión de las mujeres. Me mató todas las pasiones y al final tuve que terminar con él. Lo triste es que estos insultos son bastante comunes.

  4. June 8, 2013 at 6:22 am —

    Yo creo que la mayoría de esos insultos son un remanente de esas epocas donde si significaban algo, se dicen por inercia más que por el verdadero significado de él, con excepción de “puta” y sus derivados, que se usa cuando una mujer se viste provocativamente o se ha acostado con varios hombres; y de “maricón” y derivados que se usa para hombres que no son estereotipicamente masculinos … lo que solo indica lo poco tolerante que somos y lo mucho que nos importa la vida del resto :S…
    A todo esto, el tema me recordó a un video de John Green en que habla de los insultos y de como insultar apropiadamente… si eso es posible.

  5. August 7, 2013 at 10:03 pm —

    “Somos sujetos a timar”. Esto me he gustado.

Leave a reply