Anti-cienciaMedicina alternativa

El disfraz verde de los magufos

El fin de semana pasado participé con unas amigas en una de esas ferias ambientales, para promocionar nuestro proyecto de rehabilitación y conservación de aves que son decomisadas por tráfico ilegal en México. Esta se llevó a cabo en un Área Natural Protegida considerada como Parque Nacional. La propuesta de la feria era la presentar  “una exposición en la temática de salud, nutrición, desarrollo sustentable y educación ambiental” con el objetivo de promover el parque y “la ecología desde la persona (sea lo que sea que signifique) a través de productos y servicios que fomenten hábitos de vida saludables”. Desde esa frasecita ya uno comienza a sospechar.

En fin, a primera vista los puestos se conformaban por artesanías y productos alimenticios de la región, estaban hasta los de las baterías solares, los que hacen composta y de paso te regalaban un arbolito. Entonces comenzabas a notar uno que otro local de herbolaria y decías -bueeeeno, estos siempre andan en este tipo de eventos “verdes”. Pero después iban surgiendo en el paisaje figuritas de ángeles por ahí, los cuarzos por allá, el tipo que te leía tu carta astral por 200 pesos (16 dólares US) en la esquina y terminabas cargando un paquete de folletos de tonterías de todos colores y sabores.

Como los del biomagnetismo que recuperan tu equilibrio bioenergético.

O los de las limpiezas auditivas “Te limpio el orto oído” que curan migrañas.

Las terapias de evolución y sanación integral.

El Círculo Super Chakras que te invita a explorar tu femineidad.

O los cursos de activación de ADN y sanación por medio de tu energía mental.

Y por si se les hacía poco, estaba el acceso a nada más y nada menos que la fabulosa Pirámide Cuántica.

piramide cuantica

¿De dónde habían salido tantos? Sin contar a los que vendían comida, conformaban más de la mitad de los stands comerciales. A lo lejos se anunciaban conferencias de “alquimia emocional” “introducción a la cristaloterapia” o “vacunación mental” (WTF?) invisibilizando temas afines al ambiente y aprovechamiento sostenible. Y justamente eso era lo que estaba pasando, al ser mayoría se desvanecía el supuesto objetivo del evento, compitiendo con los locales que sí apoyan a la comunidad, desinformando y vendiendo aire.

Y verán, que al magufo le entra muy bien el traje verde, que la base de sus tontadas es que es “natural” “ecológico” “directo de la Pachamama” y con eso se cuelan para poder decir “yo también soy de aquí” “yo también ayudo al ambiente”.

La imagen de la cabecera es de aquí.

Previous post

Fugaces 17/06/13

Next post

Fugaces 21/06/2013

ileana

ileana

Bióloga, mexicana y amante de los roedores. Tiene un inusual interés por las artes plásticas y el origami. Sigue estudiando para convertirse en investigadora, pero últimamente se le ha metido el gusanillo de la divulgación científica.

3 Comments

  1. June 20, 2013 at 8:47 pm —

    Desgraciadamente, el vínculo ecologismo-magufismo (muchas veces mediado por el jipismo) se produce muy a menudo.

    • June 20, 2013 at 10:32 pm —

      Sí, la línea se hace bastante difusa. Hay mucho trabajo por hacer.

  2. June 22, 2013 at 5:55 pm —

    Quizá la clave sea que cuando se organizan cosas de cualquier tipo, así, en plan jornadas de tal o cual tema, se requiere gente con mucha feurza de voluntad y ganas de hacer cosas gratis. Y no hay gente con más fuerza de voluntad y más ganas de hacer cosas (en particular de arrimar el ascua a su sardina) que el colectivo de “las energías”.

Leave a reply