CienciaPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: ¿El tamaño de tu cráneo afecta tus gustos musicales?

Hace unas semanas, un grupo de científicos de la Universidad William Paterson se unió para hacerse una pregunta increíblemente novedosa e increíblemente obvia: ya que los cráneos de diferentes tamaños tienen diferentes frecuencias de resonancia, ¿el tamaño de tu cráneo afecta la música que te gusta?

Esa una de esas preguntas que me gustaría haber pensado yo. Hay tal diversidad en gustos musicales, y lo que a una persona le gusta a veces puede ser totalmente incomprensible para otra persona. ¿Y si todo esto es porque tenemos diferentes tamaños de cabeza? ¿Podría algo tan fundamental tener un gran efecto sobre algo con tantos matices como el gusto musical?

Si no estás familiarizado con el concepto de las frecuencias de resonancia, hay una página larga y bastante complicada de Wikipedia sobre el tema que habla de las oscilaciones y la amplitud y del factor q y de todo tipo de jerga de física, pero como yo soy música de profesión, me quedo con el contexto que me sé: todos hemos visto campanas de iglesia. Las campanas más grandes suenan con un tono más grave, mientras que las campanas más pequeñas con un tono más agudo. Fácil. Pero más aún, si reproduces el tono que una campana determinada produce frente a dicha campana, esta va a producir ese tono por su cuenta, sin tocarla. Esto se debe a que el tono es una de las frecuencias de resonancia de la campana (si quieres ser aún más específico, es la frecuencia fundamental de la campana.) Las campanas y, ya que estamos en esto, los cráneos, tienen varias frecuencias de resonancia, algunas de los cuales vibran más que otras. Aquí hay algo divertido que se puede hacer en una habitación pequeña y propensa al eco – empieza a tararear en un tono bajo y ve aumentando el tono hasta que este se escuche por toda la habitación. ¡Ahí! Encontraste una de sus frecuencias de resonancia. Es un truco genial.

Estos científicos se dieron cuenta de que lo mismo que pasa cuando tocas sonidos a las campanas de la iglesia le pasa a tu cabeza cuando escuchas música. Voy a dejar que ellos lo expliquen:

La cóclea (principal órgano sensorial auditivo) está incrustada en el hueso temporal del cráneo. Este hueso extremadamente denso crea una estructura resonante alrededor de la cóclea que amplifica algunos tonos y atenúa otros. Para aclarar este efecto, la resonancia del cráneo es gran parte de por qué su voz suena mucho más profunda y más rica cuando se escucha a sí mismo hablar que en una grabación de su voz. Su voz resuena en su cabeza y alrededor de su oreja para crear esa mayor riqueza. Por consiguiente, la resonancia del cráneo puede alterar cómo un oyente percibe el volumen, la riqueza, y el timbre de un sonido (ISO 2631, 1978; Kruger, 1987; Shaw, 1974). Además, como el tamaño, la densidad, e incluso la forma del cráneo de una persona es más o menos único, esa resonancia puede variar entre individuos. Nuestra investigación actual fue diseñada para explorar si esta singularidad en la resonancia del cráneo podría tener una influencia directa en el tipo de música que una persona prefiere.

Tocaron una serie de melodías de piano originales, cada una en una de las 12 tonalidades mayores, a los oyentes, quienes calificaron cuánto disfrutaron cada melodía. Luego, los investigadores probaron la resonancia del cráneo del oyente “presionando firmemente un micrófono contra el hueso temporal, mientras que el oyente daba golpecitos en su cabeza.” Seguida de una dosis de aspirina, suponemos.

Y ¿qué encontraron? ¿Nuestro gusto por la música viene del tamaño de la cabeza? ¿Las mujeres realmente tienden hacia diferentes géneros musicales que los hombres porque sus cráneos tienden a ser más pequeños? ¿Mi hermano ponía a Rob Zombie a todo volumen en el estéreo de casa cuando éramos niños sólo porque su cráneo era, como siempre sospeché, más denso que la mayoría?

No. En absoluto.

Acabo de llevarte a través de la montaña rusa emocional que fue mi lectura de este artículo de Smithsonian sobre el tema. Una decepción total. A pesar de que se han encontrado que el tamaño del cráneo no puede predecir las preferencias musicales, encontraron una ligera correlación entre la resonancia y las claves musicales que desagradaban a los oyentes.

Por supuesto, incluso si hubiera habido un resultado significativo que mostrara que a las personas con cabezas grandes no les gustan ciertas claves, a las personas con cabezas pequeñas les disgustarían claves completamente diferentes, así que no habría realmente manera de utilizarlo para beneficio propio. En fin. Es una pregunta interesante con una respuesta totalmente aburrida. Así es la ciencia. ¡A la siguiente pregunta interesante!

Por cierto, me dí un golpecito en la cabeza. La frecuencia fundamental de mi cráneo es E. Debería haber sido guitarrista.

SOBRE LA AUTORA
smashleySmashley

Ashley Hamer (aka Smashley) vive en Chicago donde toca jazz con saxofón, escribe cosas y skepchickea mucho. Actualmente se está recuperando de haber sido criada en la ciudad más magufa de California y después haber vivido en Megaiglesia, Texas. El nombre de saxofón es Ladybird.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

La imagen de cabecera está bajo licencia Creative Commons del usuario de Flickr Francesco Mosca.

—-
Posts desde Skepchick es una nueva sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces 05/07/13

Next post

Fugaces 08/07/13

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

1 Comment

  1. July 7, 2013 at 11:17 am —

    Pues es un alivio. Me habría parecido muy triste que la genética le condene a uno a que le gusten David Bisbal, Camela, o el reaggeton…

Leave a reply