ActivismoChileLatinoaméricaNoticiasReligión y espiritualidad

¿Atacar la catedral? Aborten misión.

Vamos a contextualizar primero: Recordemos que en Chile aún no es posible abortar legalmente, bajo la aplastante lógica de que es signo de “madurez” que una niña quiera tener un hijo producto de una violación, y que la “mujer sólo presta el cuerpo” así que no tienen derecho a decidir. En este marco es que el recién pasado 25 de julio se realizaron marchas simultáneas a favor del aborto libre, seguro y gratuito en varias ciudades del país.

El problema surge cuando a un grupo de manifestantes se le ocurrió que era buena idea entrar a una catedral (que no a una iglesia) mientras se realizaba una misa, y expresar su desacuerdo con la Iglesia Católica Apostólica Romana (ICAR para los amigos) mediante el destrozo de su propiedad.

Simplemente no me cabe en la cabeza cómo alguien puede pensar que el vandalismo es una forma de hacerse respetar, o de hacer valer tus derechos. Incluso leí algunos comentarios de personas que aplaudieron la iniciativa porque así se demuestra que la iglesia ya no es algo sagrado ni intocable. ¿WTF?

No sé si es porque he jugado mucho a Age of Empires, pero tengo bastante claro que apalear los edificios del enemigo no es siempre la mejor estrategia. La ICAR no va a perder estatus ni poder porque le rasguñaron una sede (vamos, que no les va a faltar dinero para reponer las pérdidas… además, es probable que lo hagan mediante generosas donaciones de sus fieles y se embolsen lo que les sobre). Ahora, si a esto le agregamos el hecho de que el victimismo, el miedo y los prejuicios son recursos básicos de los cuales se nutre esta organización, no le hicieron ningún daño. La alimentaron como más les gusta. Ahora no sólo es ACIPrensa o HazteOír las que desbordan de victimismo (no enlazaré allí… si quieren ver, busquen bajo su responsabilidad), sino también los medios no católicos los que muestran a la iglesia como víctima –esta vez real– de vandalismo. Están dándole más combustible al mito del cristianismo bajo persecución.

Catedral Metropolitana de Santiago

Aunque no nos gusten las ideas que promueven adentro, hay que reconocer que es una obra de arte. Y Patrimonio Nacional.

Si la idea es atacar a la religión, no tiene sentido destruirles los edificios. Aunque lograran quemar cada uno de los templos, catedrales, capillas y demás, la ICAR tendría la misma influencia. Para atacar a la religión es necesario hacer pensar a las personas, criticar con fundamentos sus posturas y actuar razonadamente frente a sus discursos, que ESO SÍ es el peor enemigo de la iglesia. Cuando era cristiano me enseñaron que la iglesia son las personas, no las edificaciones. Eso sigue teniendo sentido, y eso nos da una pista clara: no ataques los edificios, haz pensar a las personas.

También leí por ahí que era “comprensible” que la gente arremeta contra la iglesia, por todo lo que ésta ha hecho en contra de los derechos humanos y por su maldito afán de dictarle a todo el mundo lo que tiene que hacer, cual teocracia medieval. Pienso que no hay mucho que decir al respecto, sólo que yo esperaría que los argumentos del tipo “pero ellos empezaron primero” se dejen de usar cuando te empieza a crecer vello entre las piernas.

Eso por un lado. Por el otro, gracias a esta estupidez, ahora las noticias se desvirtúan en que unos abortistas atacaron una catedral, y del debate sobre la legalidad del aborto, nuevamente bien poco. Generalmente era labor del otro bando encontrar un tema con el cual ahogar la discusión y sacarla de los noticiarios. Ahora lo tienen regalado.

 

Bonus: leyendo sobre la marcha y los incidentes me enteré de que existe la organización Católicas por el Derecho a Decidir, quienes apoyaron la marcha. Me pregunto qué dirán los verdaderos escoceses al respecto ;).

La imagen de cabecera muestra uno de los rayados que se hicieron a la catedral. Muy en línea con instaurar un debate racional sobre el aborto. Sacada de aquí. La foto de la Catedral Metropolitana de Santiago es de Wikimedia Commons.

Previous post

Posts desde Skepchick: Viaje por la cultura norteamericana a través de la radio

Next post

Fugaces 29/07/13

Pangui

Pangui es un homínido de los que prefieren dudar e investigar antes de creer y afirmar. Empezó a existir en un país llamado Chile y se ha quedado ahí hasta el momento. Interesado en comprender de manera científica el comportamiento humano llegó a ser psicólogo debatiendo con posmodernistas y religiosos varios.

2 Comments

  1. July 28, 2013 at 10:35 pm —

    Injustificable.
    Y muy estúpido. Primero, porque se tiran piedras sobre su propio tejado. Y segundo, porque no tiene ningún sentido atacar a la iglesia. La iglesia hace lo que todo el mundo: defender sus ideas, e intentar influir en la política para tener dinero y prebendas.
    A quien hay que denunciar y “atacar” (sin violencia, por favor) es a los políticos que ceden a esas presiones y que legislan con la biblia en la mano.

    • July 29, 2013 at 12:35 am —

      Lo primero que comentas es lo que me llama más la atención: cómo llegan a hacer algo que fuera de cualquier duda razonable, va a ser contraproducente!!

      Otra cosa que no comenté en el post, era lo estúpidamente burdo de los rayados, del calibre de “aborta con satan”, “Maria Keria abortar” (el de la foto), “me Kago en dios” y “abortar es lo mejor”. Hacen que la caricatura que predican los curas/pastores sobre las personas pro-elección se quede chica.

Leave a reply