CienciaEscepticismoSpanish Inquisition

Spanish Inquisition: Vacaciones con escepticismo

El verano es una época propicia para que le metan un gol a nuestro sentido arácnido escéptico. Cierto es que nos intentan engañar todo el año (bueno, excepto en navidad, esa época en que la paz llega a los espíritus y todos los hombres tienen buena voluntad); pero en verano dos factores se conjuran para hacernos caer: por un lado, y probablemente esté científicamente probado, el andar en chancletas y bermudas nos hace relajarnos, estar menos alerta; por el otro, en las redacciones, el articulista principal, aquel que busca información y escribe sus artículos basándose en hechos demostrables y sin usar fáciles falacias, está de vacaciones, y es el becario quien junta cuatro frases sin sentido bajo un titular sensacionalista.

De ejemplos están la prensa y los noticiarios llenos: que si esa pulserita evita que los mosquitos piquen a los niños; que si hay que atiborrarse a zanahorias para broncearse; que si las gambas del chiringuito de la playa son frescas de ayer…

También es verdad que se necesita cierta sangre fría para, con tu amigo retorciéndose de dolor porque le acaba de picar una medusa, evitar que el socorrista le mee encima mientras sacas el iPhone para buscar en la red algún estudio científico que certifique que la urea le hará bien.

Por el contrario, el verano es también la época ideal para cultivar nuestra capacidad de investigar, de aprender, de sorprendernos, de volvernos un poco científicos: observando el cielo de noche; explorando el bosque en busca de pájaros; fijándose en esa pared granítica que estamos a punto de escalar; haciéndose un leve corte junto al arrecife, para comprobar si es cierto que la sangre atrae a los tiburones… ¡Hay mil maneras para hacerlo! Aunque nos quede un poco lejos, Phil Plait organiza estancias vacacionales alrededor de la ciencia. ¿Para cuándo algo así en España? (o allá donde vivan nuestros lectores).

Y ustedes, ¿en verano le dan vacaciones a su escepticismo? ¿O por el contrario están más alerta? ¿Cultivan su lado científico? ¿Animan a los demás a hacerlo? ¿Son el compañero de viaje pesado que intenta saber todo acerca de dónde están y lo que ven? ¿Eligen sus vacaciones en base a criterios escépticos?

Spanish Inquisition, antes conocida como Tercer Grado, es una sección donde Escéptica pide tus opiniones, experiencias y comentarios sobre diversos temas de interés. ¿De interés para quién? Pues por lo menos para el autor del post, y esperemos que de vez en cuando para ti también. Nombrada en honor a los famosos sketches de la serie Monty Python´s Flying Circus, la podrás encontrar todos los miércoles en nuestro blog.

Foto de cabecera: medusa, por Mike Johnston, con licencia CC.

Previous post

Fugaces 29/07/13

Next post

ECO-ILÓGICOS

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

1 Comment

  1. August 1, 2013 at 10:43 pm —

    Yo no elijo mis vacaciones con un criterio definido, pero me gusta cultivarme cuando viajo (y sí soy el pesado que explica cosas a los demás, cuando las sé…). Me encantaría encontrar unas vacaciones como las de Science Getaways, pero tengo que conformarme con algún mueso de vez en cuando.
    Y me encantaría dejar mi sentido del escepticismo aparcado (mi úlcera lo agradecería), pero el muy cabrito es un workaholic y no hay manera de que descanse…

Leave a reply