EscepticismoPsicologíaSpanish Inquisition

Spanish Inquisition: Dios es del Atleti

En el deporte no vale todo para ganar; el deporte es otra cosa, es esfuerzo, es juego limpio, son valores. Pero muchos no lo entienden así. Los que pueden recurren a la ciencia (medicina, biomecánica, tecnología de materiales o de soporte a los entrenamientos…); algunos (demasiados) se pasan al lado oscuro (la ciencia también lo tiene) y se dopan; otros prefieren la brujería.

Efectivamente, el deporte es un nido de supersticiones: saltar al campo con el pie derecho; botar 4 veces la pelota antes de servir; llevar debajo de la camiseta del equipo nuestra camiseta de la suerte; no cambiarse los calzoncillos mientras se gane… Darían para un libro, o dos, o trece.

En Europa y la América al sur del Río Grande, los reyes del deporte son los futbolistas; unos héroes para nuestros niños, modelos a seguir que salen por la tele y hacen teatro, gritan, escupen, se pelean…, y muchos se santiguan. Estos son los que más me llaman la atención: se santiguan al entrar al campo, o al empezar el partido, o al marcar un gol. Luego vas a un campo a ver un partido escolar y ves a niños de 10 años santiguarse también, y te entra un repelús y piensas que eso solo se lo habías visto hacer a tu abuela cuando el chupacabras le mataba una oveja, y te preguntas si realmente el niño sabe lo que está haciendo.

También están los que le piden a dios que les ayude a ganar el partido; eso ya se sale del campo de la superstición y entra de lleno en el idiotismo la soberbia de pensar que al todopoderoso le pueda interesar el resultado de la quiniela. (Aunque tal vez por eso el mundo vaya así, porque dedica su omnisciencia a ver Teledeporte las 24 horas…).

Y ustedes, ¿qué superstición tienen cuando hacen deporte? ¿Cuentan los agujeritos de la raqueta de pádel? ¿Intentar no pisar con la izquierda la cubierta de su yate antes de cada regata? ¿Evitan puttear con el Hierro 13? ¿Mezclan religión y deporte? ¿Le rezan al dios espagueti en la comida previa a la competición? ¿Creen que su equipo perdió la Copa porque no donaron suficiente en la iglesia? ¿O creen, como yo, que la religiosidad subyacente en estas costumbres es mala, porque genera modelos erróneos a seguir por nuestros niños?

Spanish Inquisition, antes conocida como Tercer Grado, es una sección donde Escéptica pide tus opiniones, experiencias y comentarios sobre diversos temas de interés. ¿De interés para quién? Pues por lo menos para el autor del post, y esperemos que de vez en cuando para ti también. Nombrada en honor a los famosos sketches de la serie Monty Python´s Flying Circus, la podrás encontrar todos los miércoles en nuestro blog.

Foto de cabecera: ¿se puede tener mala suerte jugando a la herradura?; con licencia CC, obtenida aquí.

 

Previous post

Día de Ada Lovelace

Next post

Fugaces 18/10/13

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

1 Comment

  1. October 17, 2013 at 12:40 pm —

    Está bien, confieso, confieso!
    Soy la culpable total de cuanta derrota cargue Del Potro. No lo puedo mirar, porque soy “yeta” total. Alcanza con que haciendo zaping pase un segundo por el partido de Delpo, para que él pierda. Esta cábala llegó a tal punto que la final del US Open en la que Delpo le ganó a Federer me la transmitieron por teléfono desde el living a la habitación. Y soy feliz desde que no juega la Davis, porque es mi torneo favorito y no me quiero perder la transmisión por una maldita cábala.
    A veces pienso que más que una superstición es un transtorno de ansiedad o un toc. No tiene que ver con creencias. Mi marido tiene que apagar la tele en canal impar para poder dormir. Él no cree en la furia del dios TV. Realmente no creo que Del Potro pierda por mi culpa. Pero llegado el momento, no sé, es más fuerte que yo.
    Por supuesto que soy un pésimo ejemplo para los niños! Es por eso que no tengo hijos!

Leave a reply