EscepticismoFeaturedFeminismoPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Algunas respuestas a “¿Por qué todavía hay tan pocas mujeres en la ciencia?”

Eileen Pollack pregunta en la revista del New York Times: “¿Por qué hay todavía tan pocas mujeres en la ciencia?” Y ella da algunas respuestas interesantes. Parte de lo que hace su artículo convincente es la combinación de datos duros de los últimos años y las historias personales de mujeres en la ciencia que hacen el punto bastante irrefutable que existe discriminación de género.

Esto no sólo es cierto en la física y la informática, sino también en la biología, que ha logrado avances más rápidos que cualquiera de estos campos en el número de graduadas universitarias, estudiantes de postgrado, y profesoras (aunque las cifras disminuyen en esa etapa). Un grupo de investigadores enviaron a profesores de diferentes campos currículos idénticos de un estudiante llamado John o Jennifer. (Artículo en línea aquí.) Incluso las profesoras y los biólogos valoraron a John como más competente (aunque Jennifer era más agradable), y propusieron un salario inicial más alto para John. El sesgo de género, resulta, puede ejercerse aún de forma sutil e inconsciente.

Pero por desgracia los sesgos evidentes no se han eliminado tampoco. Pollack habla con algunas estudiantes a las que se les ha dicho, según el caso, que las niñas no pueden hacer física , que serán calificadas con la “campana de las chicas” más fácil, y que su falta de confianza significa que no son aptas para tomar una clase de matemática rigurosa. Al igual que a muchas otras mujeres, no me sorprende. Mi profesor de matemáticas de secundaria nos dijo a mi y a las otras dos mejores estudiantes de la clase que, aunque podíamos vencer a los chicos ahora, inevitablemente nos superarían cuando fuéramos mayores – advirtiendo que nuestra confianza temporal y nuestro éxito fugaz significaba poco para nuestro futuro. Ahora sé que hablaba desde la ignorancia, pero no voy a pretender que la duda no me siguió por momentos difíciles en cálculo avanzado o álgebra lineal.

Pero no tiene por qué ser así. El sesgo de género en los campos STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) no es universal, y la forma en que lo abordamos en los Estados Unidos puede tener un gran impacto. Pollack señala que muchas mujeres inteligentes y creativas entran a campos de STEM en otros países, donde no se supone que las matemáticas son para los niños y los frikis.

En otras culturas, un don para las matemáticas es a menudo visto como una demostración de que una persona es intuitiva y creativa. . . entre 1958 y 2008, Bulgaria envió a 21 niñas a la Olimpiada Internacional de Matemática, mientras que los EE.UU., desde 1974, cuando por primera vez entró a la competencia, hasta 2008, envió sólo 3; ninguna mujer siquiera entró al equipo de Estados Unidos hasta 1998.

En algunos lugares, podemos establecer políticas que ayuden a contrarrestar los prejuicios de género. Por ejemplo, cuando las revistas científicas cambian a un método ciego de género para identificar a los autores en los artículos científicos, la autoría femenina generalmente aumenta (ejemplo aquí). Un sesgo de género inconsciente no es muy diferente de los típicos sesgos cognitivos, tales como la tendencia a valorar las anécdotas sobre los datos, a tener recuerdos falsos, pensar que correlación es causalidad, o el poner atención a la información que confirma tus prejuicios previos.

Sabemos por estudios realizados que los prejuicios de género afectan las decisiones de contratación y salarios, y probablemente mucho más- como las relaciones con mentores, cartas de recomendación, redes informales e invitaciones para escribir comentarios o dar charlas científicas. Ser proactivo y consciente de la lucha contra los prejuicios de género, tal como podríamos recordarnos a nosotros mismos que una correlación no es causalidad, puede ser muy útil para hacer que las ciencias sean más acogedoras para las mujeres brillantes.

SOBRE LA AUTORA
vreify VREIFY

Vy es una recién graduada que trabaja en un laboratorio de neurociencia con los niños y monos. Le gusta coser, tejer, levantar pesas, y leer en su tiempo libre. ¡Especialmente leer sobre ciencia!

Puedes encontrar el post original en inglés AQUÍ
—-
Posts desde Skepchick es una nueva sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt y, por supuesto, Skepchick.

Foto de cabecera: Meg Urry, Prof. de física y astronomía en Yale University, foto cortesía de Indiana University.

Previous post

Fugaces 25/10/13

Next post

Fugaces 28/10/13

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply