EscepticismoReligión y espiritualidadSpanish Inquisition

Spanish Inquisition: Catarsis

Que el cristianismo es uno de los cimientos más sólidos de la cultura europea está fuera de toda duda; y por simple difusión demográfica, también de las culturas americana y oceánica. Es lo que tiene el haber dictado durante 17 siglos lo que está bien y lo que está mal.

A su vez, una de las mentiras doctrinas básicas que soportan todo el tinglado religioso es el pecado, la culpa, y por tanto el temor al castigo. Pero no se preocupen, no les voy a hablar de religión, ni les pediré su opinión sobre el cielo y el infierno. Simplemente quería contextualizar cómo nuestra cultura nos ha marcado a fuego en el subconsciente la idea de la culpa, lo que hace que, unos más a menudo que otros, sintamos la necesidad de hacernos perdonar.

Las otras religiones abrahámicas (islamismo y judaísmo) funcionan también mediante el binomio pecado/castigo. Igualmente, las religiones animistas en África también tienen su cuota de tabúes, ergo prohibiciones y castigos asociados. Desconozco si el taoísmo y las religiones dhármicas de la India incluyen estos conceptos. Pero en todo caso, descontando a indios (1.200 millones) y chinos (1.300 millones), nos queda que un 65% de la población mundial tenemos incrustados en el subconsciente el miedo al castigo y la idea de que constantemente tenemos que ser perdonados.

Un católico lo tiene bien fácil: peca, y peca, y vuelve a pecar; y luego no tiene más que ir al confesionario, donde el cura ojeará su vademécum y le recetará los padrenuestros y avemarías que le correspondan. Y después, claro, puede seguir pecando, en un ciclo sin histéresis alguna. A veces basta con simplemente arrepentirse para que San Pedro te mire con buenos ojos. Y, si tienes suerte dinero, puedes anticiparte y conseguir una bula, que no es más que un salvoconducto para poder pecar; y es que, como decimos en catalán, “pagant, Sant Pere canta”.

Los ateos en cambio venimos sin estas opciones de serie. Lo cual no quita que alguna vez nos sorprendamos mirando al cielo mientras musitamos algo ininteligible.

Así pues, la pregunta de hoy es: ¿se sienten culpables de algo? ¿Cuál es su ritual cuando quieren hacer catarsis? ¿Qué hacen para “confesarse”? ¿Se comen tal vez un plato de espaguetis monstruoso?

Imagen de portada: La confesión, de Pietro Longhi; de dominio público.

Spanish Inquisition, antes conocida como Tercer Grado, es una sección donde Escéptica pide tus opiniones, experiencias y comentarios sobre diversos temas de interés. ¿De interés para quién? Pues por lo menos para el autor del post, y esperemos que de vez en cuando para ti también. Nombrada en honor a los famosos sketches de la serie Monty Python´s Flying Circus, la podrás encontrar todos los miércoles en nuestro blog.

 

Previous post

Introducción a la pseudociencia: el horóscopo

Next post

Bios: Hedy Lamarr

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

No Comment

Leave a reply