ActivismoSpanish Inquisition

Spanish Inquisition: Algo de tiempo libre para pensar

Hace unos días pasé varias horas con voluntarios de una protectora de animales. La razón fue que hace unos meses murió el gato que tenía y estaba en búsqueda de otro gatito que fuera igual de cariñoso y simpático. Busqué muchas asociaciones y refugios, pero esta protectora en particular iba a hacer una jornada de adopción cerca de mi casa y decidí ir a pasar el día conociendo a los candidatos a compartir mi sofá. No me iba a llevar a cualquier gato malhumorado, por más bonito que fuera. Para mi mala fortuna, los demás adoptantes no tenían la misma filosofía y los gatos, mientras se dejaran tocar, fueron consiguiendo hogar nuevo rápidamente mientras yo miraba. Como resultado de esto, a) me acabé llevando a casa una gata arisca que me metió una mordida que casi necesita puntos (¿quién se la iba a llevar si no yo?); b) pude observar a los distintos voluntarios, algunos con evidente alto nivel de dedicación y otros esporádicos; c) tuve mucho tiempo para pensar sobre qué motiva a alguien a dar tanto de su tiempo libre a una causa como esta.

Y, como pensar a menudo tiene el feo efecto secundario de causar más pensamientos, finalmente me puse a pensar sobre qué me motiva a mí a dar tanto de mi tiempo libre a una causa como esta, la del pensamiento crítico y el escepticismo, y no a otra.

No es que crea que salvar a gatos de la calle sea una labor sin valor. Ni siquiera te podría decir si es más o menos valiosa que mi(s) causa(s). Pero, ¿estaría yo dispuesta a pasar todos mis domingos alimentando gatos en el parque o a pasar una madrugada de martes intentando convencer a un gato asustado de salir de debajo de un coche? Una o dos veces, sin problema. ¿Regularmente? No lo sé. Sin embargo, regularmente paso el domingo escribiendo, por ejemplo, la biografía de Cecilia Payne-Gaposchkin (si no la has leído, no te la pierdas) y más de una y más de dos veces me he quedado despierta hasta la madrugando escribiendo cosas para el blog. ¿Por qué hago lo uno y no lo otro?

Pero a lo mejor los gatitos no son el mejor ejemplo para comparar. ¿Qué tal otras causas?

Antes de empezar con este blog estuve investigando sobre varias opciones de voluntariado. Me inscribí a listas de distribución que todavía me mandan correos mensuales e incluso fui a un centro de integración de inmigrantes para ofrecerme como voluntaria. Seguro que ayudar a la integración de inmigrantes tiene un impacto más positivo en la sociedad que decirle a la gente que la Power Balance es un timo y que bigfoot no existe. Y, sin embargo, aquí estoy.

Si soy totalmente honesta, supongo que lo que me llevó a dedicar mi escaso tiempo libre al escepticismo es porque esto es lo que me divierte, con lo que lo paso bien. Todos tenemos una serie de causas en las que creemos. Cosas por las que creemos que merece la pena luchar. Contra la corrupción, por derecho a decidir, contra la crueldad animal, por el laicismo, contra la homofobia, por unas mejores condiciones de los trabajadores, contra la pseudociencia, por la erradicación de la polio, o por la supervivencia de los rinocerontes. De este universo de causas, algunos tenemos el tiempo y/o la disposición para elegir una o varias por las cuales levantar nuestros traseros del sofá. Esto no significa que creamos que las otras no son causas válidas, ni que no las podamos combinar pero, al final, decidimos enfocar nuestras energías en unas y no en otras. Y eso está bien. Necesitamos especializarnos.

Si no, ¿quién rescata gatitos mientras nosotros nos suicidamos con homeopatía?

¿Y tú? ¿Haces algo de activismo? ¿Cómo te decidiste por esa actividad? ¿La combinas con alguna otra?

Previous post

Fugaces 20/01/14

Next post

Devorando palomitas: Terminator

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

4 Comments

  1. January 22, 2014 at 11:41 am —

    Entre otras cosas y ajeno al mundo escéptico… mapeo de forma convulsiva en OpenStreetMap (http://www.openstreetmap.org/) !!!

  2. January 22, 2014 at 10:06 pm —

    Uno de los problemas del mundo es que nos tomamos la vida y las cosas que hacemos demasiado en serio, cuando en realidad cualquier cosa que hagamos no es más que poner una tirita sobre un cáncer; por eso creo que ser voluntario cuidando gatitos es tan loable como estar en Médicos Sin Fronteras. Lo importante es ser capaz de dar algo de tu tiempo para ayudar a los demás, o como mínimo pensar en los demás y respetarlos. Es lo que yo intento.
    En cuanto a activismo como tal, el mío se reduce a difundir la ciencia siempre que puedo, y sobre todo a hacer proselitismo del timo que son y el mal que producen las religiones. Una batalla perdida, por desgracia…

    • January 22, 2014 at 10:48 pm —

      Sí, creo que hacer algo por los demás (o por el planeta, o por los animales), es algo enriquecedor para cualquiera. Como dices, es poner una tirita, pero seguramente te hará una mejor persona. Ya, hoy estoy de optimista.

Leave a reply