Anti-cienciaEspaña

Héroe del mes: Dr. Rubén Pascual / Charlatán del mes: Reticare

Hace ya unos meses que se presentó un producto que hizo saltar la alarma de mi detector de gilipolleces: unos protectores oculares para colocar en las pantallas de tablets y smartphones. No tuve tiempo en ese momento de indagar más y, como suele pasar, otra gente ha hecho el trabajo mucho mejor de lo que yo lo habría hecho.

Por eso me gustaría conceder nuestro galardón de Héroe del mes al doctor Rubén Pascual, autor del blog sobre oftalmología Ocularis, por una serie de artículos muy valiosa para comprender por qué este producto “milagro” es un timo manifiesto. Son estos:

Como no podía ser de otra forma en este caso, nuestro Charlatán del mes tiene que ir para la empresa que comercializa estos “filtros mágicos” —disculpen el chiste tonto—: Reticare. Y no solo por aprovecharse de la ignorancia de la gente para vender un producto de muy dudosa eficacia, que ya es una cosa bastante fea. También por tratar de acallar las críticas de profesionales como el Dr. Rubén Pascual no rebatiéndolas con argumentos científicos sino tratando de amedrentarlos con amenazas legales. Lo cual, por otra parte, suele ser práctica habitual de charlatanes y vendedores de humo.

Y recuerden siempre que no debe uno fiarse —como bien apuntan en este otro artículo de Naukas sobre el asunto— de noticias que adopten la forma de “según los fabricantes de hamburguesas, comer hamburguesas es bueno”.

Banda sonora: ‘Detector de gilipolleces’ de Lendakaris Muertos.

(La imagen de cabecera está tomada de otro artículo relacionado de La mentira está ahí fuera: ¿Sirven para algo los filtros de protección de la retina?).

Previous post

Cría cuervos: ¿anticonceptivos naturales?

Next post

Fugaces: Detectores moleculares, monjas maltratadoras y ajolotes desaparecidos

Camarada Bakunin

Camarada Bakunin

Mi padre me enseñó a dudar de todo —incluido él mismo, provocando que cayerá de cabeza al suelo haciéndome creer que me iba a sujetar a la edad de 3 años—, y así sigo. No tengo claro si fue la educación o algún trastorno neurológico derivado de aquel golpe.

No Comment

Leave a reply