Anti-cienciaEscepticismoSpanish Inquisition

Spanish Inquisition: Test de Rorschach

Esta mañana me cayeron unas gotas de tinta en la hoja en la que trabajaba. Formaron una mancha curiosa, y no pude menos que acordarme del Test de Rorschach. Hace tiempo leí unos artículos en que lo ponían de vuelta y media (entre otros, uno que escribimos aquí), y he estado buscando más información al respecto.

El panegírico que le han escrito en Wikipedia está lleno de notas de “cita requerida” (una pésima página, el mejor ejemplo de cómo no escribir una enciclopedia; ni siquiera explica para qué se usa la prueba concretamente; eso sí, la página de discusión es muy divertida, con unos cuantos psicólogos pretendiendo censurar las imágenes). La página en inglés es mucho más interesante, y tiene una larga explicación con las controversias que genera la prueba. Los errores más importantes que se le achacan son:

  • Falta de objetividad en los examinadores
  • Falta de fiabilidad (por falta de concordancia entre examinadores acerca del contexto en que se realiza la prueba: posición del sujeto, palabras introductorias, respuestas verbales y lenguaje no verbal, cómo se registran las respuestas…)
  • Difícil verificabilidad, debido esencialmente a que el examinador simplemente interpreta los resultados
  • Examinados que dan más respuestas son más susceptibles de ser diagnosticados con algún tipo de patología
  • No se conoce el mecanismo que relaciona las láminas con las respuestas y con la supuesta patología a diagnosticar

Curiosamente, dar respuestas de carácter sexual (ver imágenes relacionadas con sexo, órganos sexuales, etc.), penaliza.

Hay que decir que el propio Rorschach dudaba de su eficacia. Pero, tras los estudios de un tal John E. Exner, las respuestas se puntúan en función de determinados parámetros (entre otras cosas: tiempo que se tarda en contestar; la zona de la imagen en la que te fijas; la vaguedad en las respuestas (??); lo que ves). Esas puntuaciones se comparan con infinidad de estudios empíricos que han logrado cierta correlación asociando algunas respuestas con determinados aspectos de la personalidad. Además existe software específico que realiza los cálculos y evalúa los resultados.

Para mí, una superchería; la prueba del nueve es que no te puedes fiar de una prueba que no es objetivable, que no puedes pasar hoy y volverla a pasar la semana que viene, o dentro de 2 años, para ver si los resultados concuerdan. Solo esto ya la descalifica. (De hecho los psicólogos dicen que solo lo puedes pasar una vez en la vida, y guardan celosamente las imágenes de las fichas, porque haber estado en contacto con ellas alguna vez invalidaría la prueba.)

Y ustedes, ¿qué opinan del Test de Rorschach? ¿Se lo han hecho pasar alguna vez? ¿En qué situación? ¿Qué harían si les hicieran pasar uno, digamos por ejemplo en una entrevista de trabajo? ¿Y si el examinador le preguntara qué soñó la noche anterior? ¿O si le hiciera escribir un texto para interpretarle la letra?

Imagen de portada: las 10 láminas de la prueba (de dominio público). Haberlas visto te invalida para ser sometido a la prueba.

Spanish Inquisition, antes conocida como Tercer Grado, es una sección donde Escéptica pide tus opiniones, experiencias y comentarios sobre diversos temas de interés. ¿De interés para quién? Pues por lo menos para el autor del post, y esperemos que de vez en cuando para ti también. Nombrada en honor a los famosos sketches de la serie Monty Python´s Flying Circus, la podrás encontrar todos los miércoles en nuestro blog.

 

Previous post

Bios: Trótula de Salerno - La primera ginecóloga

Next post

Fugaces: Arcoiris, escándalos religiosos y gallinas dinosaurio

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

6 Comments

  1. February 5, 2014 at 4:54 pm —

    Siempre me ha resultado curioso el test, pero creo que más por ser ya un icono de la cultura pop que por los resultados que pudiera dar. De hecho, ni siquiera sé para qué sirve. Pero creo que si me tuviera la oportunidad lo haría, sólo por diversión. Sobre las entrevistas de trabajo, pues no me extrañaría que pronto se empezaran a hacer pruebas disparatadas. Si me viera en esa situación intentaría capear el temporal.

  2. February 5, 2014 at 5:46 pm —

    Si a mi algún día un psicólogo (o quien sea) me pusiera a mirar manchas de tinta, buscaría las respuestas más absurdas que me vinieran a la cabeza. Por ejemplo: ¿Qué ves aquí? Una rata ganando Mira quién baila. ¿Y aquí? Otra rata teniendo el segundo puesto en Mira quién baila.
    Luego cambiaría de psicólogo.

  3. February 6, 2014 at 2:43 am —

    “De hecho los psicólogos dicen que solo lo puedes pasar una vez en la vida” Por lo que a mí me enseñaron, (siguiendo el método de Exner) es que hay que esperar por lo menos 6 meses entre dos aplicaciones, siendo lo ideal uno o dos años entre pre-test y post-test. Pero vamos, como no hay ningún criterio objetivo para decidir eso, cada cual dice lo que se le antoja.

    Por lo menos acá en Chile, está muy en boga en las entrevistas de trabajo aplicar el Zulliger (el hermano chico del Rorschach), que es como lo mismo pero son sólo 4 láminas; y el infame Luscher [http://es.wikipedia.org/wiki/Test_de_Luscher], así que literalmente te pueden negar un trabajo dependiendo de qué colores te gustan ¬¬

  4. February 6, 2014 at 12:37 pm —

    Me tomaron TODOS para entrar a trabajar. El de las manchitas, el de los colores, el de copiar dibujos, el de hacer dibujos, qué animal te gustaría ser, qué planta y qué mineral. El psicólogo era una especie de fanático de los test. Nada de preguntarte cosas concretas de tu vida como “¿Se te da por matar gente ultimamente?” “¿Tenés problemas con el alcohol u otra sustancia tóxica?”
    Obviamente que me había aprendido todas las respuestas políticamente correctas por internet y acá estoy, opinando desde la computadora de mi trabajo. Creo que lo único que demuestran los test es tu interés por el trabajo. Si te aprendés todas las respuestas de memoria, soportás la humillación de estar pasando por un filtro completamente irracional e injusto y encima le decís “Muchas gracias Doctor” con una sonrisa al delincuente del psicoanalista, estás completamente apto para participar de cualquier pelotudez que te proponga la empresa con tal de laburar y llegar a fin de mes.

  5. February 6, 2014 at 1:30 pm —

    Primero le diría al psicólogo que cambiara de test, y luego de diría a su jefe que cambiara de psicólogo.
    Lo que menos me gusta de este tipo de tests es el rancio corporativismo que destilan los que lo defienden como herramienta, herramienta que por supuesto solo puede utilizar determinada gente formada para ello; es como la cábala, o la alquimia, o una secta…

    • February 8, 2014 at 5:01 pm —

      Bruno! siii!! Es impresionante cómo el “Rorschachismo” se ha vuelto una especie de secta dentro de la psicología. Eso del secretismo, lo de que el test es infalible, lo de que sirve para todo…
      La última vez que conversé con unos colegas sobre la falta de estudios para validar el Ro (en concreto, que las respuestas del test no correlacionan con las conductas que se supone que mide), me respondieron con algo así como que “nadie que no lo haya estudiado con profundidad para conocer sus fundamentos puede criticarlo”. Porque obviamente, si no eres un experto en termodinámica y electrónica, no puedes saber si tu refrigerador mantiene fríos los alimentos.

Leave a reply