Salud

Cría cuervos: ¿Anticonceptivos eficaces?

El mes pasado hablamos en esta sección de los anticonceptivos “naturales”, en el sentido que se suele dar a esa palabra: algo que no implica medicamentos, ni hormonas, ni plásticos, ni introducir objetos en el cuerpo o eliminar partes del mismo. Este mes, me gustaría centrarme en los anticonceptivos con una probabilidad de eficacia suficiente como para tomarlos en serio. Curiosamente -o no- “natural” y “eficaz” son dos grupos que no comparten elementos. 

Métodos de barrera

Consisten, como su nombre indica, en poner una barrera entre los espermatozoides y el óvulo, evitando así la fecundación. Normalmente esa barrera suele ser de quita y pon y hechas de látex o plástico.

  • Preservativo masculino: es el más conocido, normalmente está hecho de látex aunque también hay de poliuretano. Tiene una eficacia del 85 al 98% (lo que quiere decir que, en un año, entre el 2 y el 15% de las mujeres que lo usan se quedan embarazadas). Protege frente a enfermedades de transmisión sexual. Solo está contraindicado el de látex en personas con alergia a este compuesto.
  • Preservativo femenino: poco conocido, es básicamente lo mismo que el masculino pero se introduce en la vagina y cubre los labios por fuera. También protege frente a ETS y tiene una eficacia algo menor evitando embarazos (79-95%). Está hecho de poliuretano, así que no da problemas en alérgicos al látex.
  • Diafragma: es una cúpula de látex que se introduce en la vagina tapando el cuello del útero, se utiliza en combinación con espermicidas y es muy eficaz (82-96%), aunque hay que mantenerlo colocado hasta 6-8 horas después del coito. Sin embargo, no protege frente a ETS y también puede dar problemas en alérgicos al látex.
  • Dispositivo intrauterino (DIU o T de cobre): no es un método de barrera del todo, pero casi. Básicamente es un trozo de plástico o metal en forma de T que se introduce en el útero, dificulta el paso de los espermatozoides hacia el útero y evita la implantación del ovocito fecundado. Por esa razón se usa también como contracepción de emergencia y está contraindicado en el embarazo porque puede provocar un aborto. Hay dos tipos, el normal que es una simple T de cobre, y el hormonal, que lleva impregnadas hormonas y se usa para tratar a la vez problemas como reglas dolorosas. Hay que cambiarlo cada 3-5 años, según el tipo. Ventajas: es muy eficaz, por cada 100 mujeres que lo usen durante un año, 0,6 se quedarán embarazadas usando uno simple, y solo 0,2 usando un DIU hormonal. Pero también tiene sus inconvenientes: el de cobre puede aumentar el dolor y la cantidad de sangre en la menstruación (aunque el hormonal hace justo lo contrario), y está contraindicado en mujeres con historial de infecciones uterinas o urinarias, o aquellas que tengan riesgo de cambios anatómicos en la zona (tumores abdominales o fibroides uterinos). Además, el DIU hormonal está contraindicado en todos aquellos casos en los que las hormonas estén contraindicadas.

Métodos hormonales

Consisten en administrar al cuerpo hormonas reproductivas, de diferentes tipos, en diferentes dosis y por diferentes vías de administración. En todos los funcionan impidiendo que el ovario produzca óvulos maduros, por lo que no hay ni ovulación. Son las hormonas que se producen en una gestación (de ahí su nombre) y su función es preparar el cuerpo para el embarazo, lo que incluye parar la actividad del ovario. Tienen una eficacia muy alta y no protegen frente a ETS.

  • Hormonas combinadas: usan dos tipos de hormonas, los estrógenos y los progestágenos. Podemos encontrarlos en diferentes presentaciones. Todos están contraindicados en la lactancia materna y en mujeres fumadoras mayores de 35 años, con obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares (hipertensión, trombosis, varices..), con cáncer de mama o que padecen migrañas. Además, cualquier problema en hígado o riñón afectará a la eliminación de la hormona, por lo que las dosis deben ajustarse o incluso pasaría a estar contraindicada. Por otro lado, si no están contraindicadas para ti por no tener nada de lo anterior, tienen la ventaja de mejorar mucho las anomalías en la menstruación (dolor, irregularidad, exceso de sangrado), reducen el riesgo de padecer cáncer de ovario y endometrio y se usan en el tratamiento de endometriosis o quistes ováricos.
    • Píldora: se toma una cada día a la misma hora durante 21 ó 28 días (según la marca). Su eficacia es del 92-99,7%.
    • Anillo vaginal: es un anillo flexible que se introduce durante 21 días en la vagina y va liberando poco a poco las hormonas. La eficacia es la misma que la píldora.
    • Parche: similar a una tirita, se pega en la piel durante 21 días, cambiándolo cada semana (la caja lleva 3 parches). La eficacia también es la misma que la de la píldora.
    • Inyectable: inyección directa de las hormonas una vez al mes. Un poco engorroso, aunque aumenta un poco la eficacia (97-99,9%).
  • Una sola hormona: generalmente es un estrógeno o un progestágeno solo. Son mucho más seguras que las combinaciones, y así, por ejemplo, se pueden usar en lactancia materna, en fumadoras, obesas o mayores de 35 años. Los riesgos en caso de migrañas o enfermedades cardiovasculares son menores, aunque siguen sin estar indicadas en cáncer de mama. Igual que las combinadas, hay que tener cuidado con dosis cuando hay un problema en hígado o riñón. Y en este caso no regulan las reglas, al contrario, suelen ser muy irregulares aunque poco abundantes, y en algunas mujeres llegan incluso a desaparecer, y aunque sí se pueden usar para el tratamiento de quistes ováricos o endometriosis, no han demostrado efecto protector frente a cáncer de ovario o endometrio.
    • Minipíldora: exactamente igual que la píldora, hay que tomarla cada día durante 28 días. Su eficacia también ronda el 92-99,7%.
    • Inyectable: en este caso, la inyección es de más larga duración y hay que repetirla cada 3 meses. Eficacia del 97-99,7%.
    • Implante subcutáneo: es una varilla de plástico con la hormona que se inserta en la cara interior del brazo y dura 3-5 años, pasado ese tiempo hay que retirarla, lo que deja una pequeña cicatriz. La eficacia es del 99,9%

 Métodos permanentes

 La esterilización voluntaria: vasectomía en hombre y ligadura de trompas en la mujer. En ambos casos hay una operación quirúrgica con sus inconvenientes (anestesia, recuperación…) y además son permanentes. Consisten en obstruir los conductos que transportan a los gametos (óvulos o espermatozoides) desde el lugar donde se producen hasta el lugar donde se liberan, en el caso del hombre, entre el testículo y el pene; y en el de la mujer, entre el ovario y el útero. La eficacia es muy alta, aunque curiosamente más baja que el del implante subcutáneo en el caso de la mujer: 99,5%.

Para saber más: Medical eligibility criteria for contraceptive use; Guía de métodos anticonceptivos de SEC.

La imagen de cabecera es una postal obtenida de aquí.

Previous post

Fugaces: mujeres que votan, documentales y serpientes de Dios

Next post

Fugaces: Vacunas, libertarios y GLaDOS

Elara

Elara

Veterinaria, eterna doctoranda, lectora empedernida, rolera, gamer y friki hasta la médula. Intenté ser homeópata, acupuntora, naturista, lectora de manos, médium y católica, pero lo tuve que dejar porque no me creí nada. Y descubrí que lo que pasaba es que era escéptica.

No Comment

Leave a reply