Devorando palomitasPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick + Devorando Palomitas: ¡Hablemos de Cosmos!

Pueden encontrar el post original en inglés aquí.

La noche del domingo se estrenó el nuevo Cosmos, protagonizado por el Amigo de Skepchick Neil DeGrasse Tyson en toda su gloria. Bueno, en su mayor parte de gloria –no vi ningún sombrero vaquero ni chalecos ridículos, pero NDGT estaba estupendo andando por un frondoso bosque vestido con un traje negro de buen corte.

Pero ya está bien de hablar sobre el atuendo elegido. ¿Qué les pareció el programa? Fabuloso, ¿verdad?

Primero: me gustaría transmitir una queja que no escuché de nadie después del programa: ¿es NDGT lo suficientemente impresionante como para ponerse en los zapatos del anterior y maravilloso Carl Sagan? Nadie se quejó por eso porque, bah, por supuesto que lo es. Pero por temor a que alguien lo hiciera, el primer episodio incluye un sentido homenaje a Sagan en el cual NDGT describe cómo Sagan le inspiró personalmente para convertirse en astrónomo y divulgador científico. Sé que más de una persona tuvo que sacudirse motas de polvo estelar de los ojos durante esta parte.

Un segundo punto es la nave de la imaginación de NDGT, la cual ha tenido una gran actualización sobre la de Sagan. Como si hablásemos de la diferencia entre la TARDIS de Sylvester McCoy y la de Christopher Ecclestone. La nave de NDGT parece un vibrador liso y sensual, con mejores vistas desde los laterales y el suelo que la anterior. Bromas aparte, me gusta que hayan conservado el concepto de la nave, pero creo que precisamente por eso esta nueva versión de Cosmos parecerá de nuevo anticuada en diez años y me pregunto si este sentimentalismo no echará para atrás a los adolescentes que seguro tengan que verla en clase de ciencias.

En tercer lugar me gustaría hablar sobre el trato hacia la religión. Sentía curiosidad en este aspecto antes del estreno sabiendo que Seth MacFarlane era el productor. MacFarlane es crítico con la religión abiertamente, mientras que NDGT parece escéptico (y ateo) pero tiende a evitar hablar abiertamente sobre creencias religiosas mientras que no contradigan a las evidencias científicas, ya sea porque no está interesado en ello o porque se da cuenta de que su mensaje pro-ciencia puede perderse si da de lado a las personas religiosas.

Fue por esto por lo que me sorprendió que el episodio de la pasada noche dedicase la mitad del tiempo a Giordano Bruno, el filósofo del siglo XVI que propuso que la Tierra gira alrededor del Sol y que el Universo es infinito. La Inquisición lo capturó y fue quemado por sus creencias. Todo esto se representa en el programa con una animación (cuyo estilo me gustó, pero que temo que los chicos más jóvenes lo vean un poco anticuado. De hecho me recordó a los antiguos dibujos animados religiosos). La representación de los líderes religiosos no es para nada sutil: sus ojos ojerosos y bocas reprobatorias eran siniestras y amenazantes, mientras que Bruno tenía un aire de inocencia y coraje. En el momento final, Bruno aparta la vista de una cruz impuesta ante su cara.

Comparen este episiodio inicial con el original, el cual empieza con un amplio resumen del universo, como la nueva versión, y también como la nueva versión cambia hacia la historia del estudio del universo. Pero en el original Sagan comienza 1800 años antes que Tyson, con Eratóstenes, quien dedujo que el mundo era redondo y calculó su circunferencia con un impresionante nivel de precisión. Después Sagan se desplaza a la biblioteca de Alejandría (incluyendo un guiño a Hipatia) y finalmente salta hasta Kepler. Pese a la mención de la bilioteca e Hipatia no entra en detalles sobre la posible implicación de grupos religiosos en la desaparición final de ambos.

Entonces, ¿por qué la nueva versión ha usado el primer episodio para mostrar la historia clásica de un hombre muriendo por sus creencias heréticas? Como Tyson ya apunta en el programa, Bruno no era demasiado científico –hizo una suposición y esa misma suposición podría haber resultado falsa. Hay cientos de otras buenas historias para comenzar a analizar la historia de la exploración del cosmos. La elección consciente de comenzar con Bruno demuestra, para mi, el interés de exhibir ante una gran audiencia no solo la ciencia sino también el peligro del dogma.

¿Eso es algo malo? ¿Va a alejar a las personas religiosas que quieran aprender más sobre el universo pero que se enfurecerán ante la idea de un programa con un mensaje anti-religioso? ¿O es una manera perfecta de comenzar la nueva serie, teniendo en cuenta que la religión sigue intentando controlar y reprimir las ideas científicas que contradicen su visión del mundo, como la eterna lucha evolución vs. creacionismo?

Quizá un programa de ciencia que sea a la vez entretenido y no temeroso de meterse en la lucha ciencia vs. religión es justo lo que necesitamos en este momento, así que estoy deseosa de ver el próximo episodio y espero que otras muchas personas –ateas y religiosas– lo esperen igual que yo. Pero ya veremos.

SOBRE LA AUTORA

Rebecca Watson lidera un grupo de activistas escépticas en Skepchick.org y participa en el podcast semanal The Skeptics’ Guide to the Universe. Viaja alrededor del mundo pronunciando charlas divertidas sobre ciencia, ateísmo, feminismo y escepticismo. Tiene un asteroide orbitando el Sol que lleva su nombre. Puedes seguir sus andanzas en Twitter y Google+.

Previous post

Tradiciones y el matrimonio: La fruta madura se vende primero

Next post

Fugaces: creacionistas contra Cosmos, microscopios de papel, antivacunas y fenómenos inexplicables explicados

silvialba

silvialba

Minera, atea agnóstica, estudiante a ratos y escéptica a tiempo completo.

No Comment

Leave a reply