Escepticismo

¡¿WTF, Evolución?!

Hay un sitio en internet que me gusta mucho, se llama WTF, Evolution? (lamentablemente, solo en Inglés) Ahí, el autor, utilizando imágenes y vídeos, comenta sobre diferentes especies animales y los hilarantes, hermosos, bizarros y muchas veces crueles resultados que nos entrega la Evolución. Es muy gracioso la manera en que ésta es tratada como si fuera un ente inteligente que toma decisiones de acuerdo a sus estados de humor, circunstancias de su vida personal o su particular sentido de la estética. De muestra, un diálogo entre el autor y la Evolución:

tumblr_n1nrx7yiA61s3yrubo1_1280-“¡Oh, qué ratoncito tan lindo!”

-“¡No es un ratón! Es un marsupial, se llama antechinus”

-“Disculpa mi error, Evolución. Igual sigue siendo lindo”

-“¿Cierto? Y está muy contento, porque ya casi ha cumplido los once meses, así que podrá comenzar a aparearse”

-“¡Ahh, qué lindo!”

-“Y va a andar vuelto loco apareándose con la mayor cantidad de hembras que pueda por dos o tres semanas”

-“Qué… lindo!”

-“Y va a tener sexo con cada una de ellas por catorce horas seguidas de un solo tirón”

-“Qué… ehh”

-“Y va a quedar tan exhausto por todo el frenesí sexual, que se le va a caer el pelo y va a contraer gangrena”

-“¡Qué? ¡Por Dios! ¿Y después se toma un descansito al menos?”

-“Nones. Básicamente tendrá sexo hasta que esté tan enfermo y estresado que se muera. Le digo ‘Reproducción Suicida’

-“¿Es broma? ¿Se va a matar follando?”

-“Sipis, pero él todavía no se ha enterado ¡Feliz mayoría de edad, antechinus!”

-“Estás enferma

—-

Acá pueden ver el original en Inglés.

A propósito del sitio que les contaba, hace unas semanas andaba de viaje por las costas del norte de Chile. Un día salimos a visitar una lobera, o sea, un roquerío protegido de la costa donde vive una colonia de lobos marinos. Aún sin haber llegado a la orilla, quizás a unos 100 metros de distancia, ya podíamos escuchar el ruido feroz de la colonia. Lo que vimos cuando llegamos fue machos rugiendo y peleando por hembras y territorio, pequeñas crías y sus madres llamándose entre la multitud, cachorros perdidos bajo el sol implacable, desnutridos, al borde de la muerte, lloriqueando… Y los gallinazos patrullando todo el sector desde los márgenes esperando la oportunidad de darse un festín con el próximo bebé muerto.

Al parecer, era época de nacimientos en la lobera, estaba repleto de pequeñas crías, las que nunca podían llegar a las partes más altas del roquerío porque era sólo dominio de los machos, así que los pequeños lobitos estaban todos encaramados en las rocas bajas cerca del agua, cada vez que una ola azotaba, una multitud de crías salía disparada hacia el mar, no pude distinguir si todas eran capaces de volver a subir. Además del peligro de las olas, cada vez que un macho resbalaba o venía a perturbar a las hembras desde las partes altas, caía sobre las crías, aplastándolas.

De pronto, nos dimos cuenta de que estábamos rodeados de cadáveres de crías por todo el lugar. No pude dejar de pensar en el desperdicio de recursos que significa crear un nuevo lobito para luego morirse así tan rápido, pero bueno, son parte de la cadena alimenticia, y los gallinazos también son criaturas de Dios. Todo ese espectáculo de muerte y agonía, más los ruidos ensordecedores de los lobos y la lucha por mantenerse prendidos a las rocas me hizo pensar ¡¡¿¿WTF, Evolución??!! ¿Por qué se tienen que morir esos cachorritos tan monos? ¿Por qué tienen que llorar y sufrir hambre y sed hasta la muerte?

Mi mejor amiga había sido madre por primera vez unos pocos días antes ¡Qué suerte tiene su hija de no ser lobo de mar! ¿Tengo un problema mental por pensar en la hija recién nacida de mi amiga al contemplar lobitos agonizantes o muertos? Agradecí de cierta extraña manera el hecho de pertenecer a la especie humana, nosotros nos agarramos a bombazos atómicos, nos torturamos y otras barbaridades, pero también creamos los derechos humanos, tratamos de bajar las tasas de mortandad infantil (bueno, en Korea del Norte no) y de construir sociedades donde intentamos vivir en armonía y con seguridad social, o algo… ¿no? Pensé en que al observar la naturaleza uno no puede dejar de notar que es indiferente e implacable, no le importa nuestra opinión ni sentimientos de justicia, y que tampoco fue hecha para nosotros, como creen millones de seres humanos. Lo último que se me vino a la mente fue que si la naturaleza es obra de algún Dios, él sí que tiene un particular sentido del humor.

Previous post

Fugaces: depredadores entrañables, cultura de la violación y el hombre-menstruación

Next post

Fugaces: Barbie de combate y dios odia a Fred Phelps

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

2 Comments

  1. March 21, 2014 at 9:36 am —

    No sé si hay algún estudio de por qué tendemos a empatizar más con los mamíferos. Porque la verdad es que las focas no son nada comparado con esos hongos que vuelven zombis a las hormigas, o la cantidad de insectos que ponen sus huevos en otros insectos para que las larvas se los coman por dentro… vivos. O ese crustáceo que se come la lengua de un pez y se pone en su lugar y la sustituye.
    Yo soy un nihilista irredento, y creo que el ser humano es egoísta y, en demasiados sentidos, indiferente e implacable, como la naturaleza. Luego, de vez en cuando y a unos más que a otros, nos tocan la fibra y hacemos algo bueno, pero no tenemos arreglo.

    • March 21, 2014 at 10:19 am —

      Supongo que porque son nuestros primos y se parecen más a nosotros. Tienen madres que los amamantan y acicalan como las nuestras, etc. Sumado a eso, con nuestro genial talento para reconocer patrones, vemos expresiones humanas en animales que tienen caras cercanas a las nuestras.

Leave a reply