Anti-cienciaEscepticismo

Introducción a la pseudociencia: la energía positiva

Hoy me gustaría hablar de un concepto que alimenta una gran cantidad de pseudociencias: la energía positiva. Desde las orientales con el yin y el yang, hasta reinvenciones del chamanismo y creencias druídicas. Y es que la energía positiva da para mucho. Y la negativa, claro. No hay una sin la otra.

Y es que la energía, sin más, es un concepto de física demasiado aburrido.

– ¡Qué es eso de la capacidad para realizar un trabajo! ¿en serio? eso suena muy cansado.

– Entonces ya ni te hablo de la entalpía, la cinética, los potenciales eléctricos, ….

– ¡Eléctricos! Espera, espera, de eso me acuerdo, habían cosas negativas corriendo.

– Estoooo… electrones.

– ¡Ves! los electrones son negativos, así que los aparatos eléctricos son malos. Y si hay algo negativo, debe haber algo positivo y bueno.

Y así, con este fallo en razonamiento, pasamos de un concepto de física que nos recuerda las terribles horas de ecuaciones en el instituto, a un mundo maravilloso de imaginación desbocada donde todo es posible y puedes curar un cáncer agarrando muy fuerte una piedra de cuarzo. Y he evitado conscientemente hablar de cuántica o de electromagnetismo, que no quiero meterme en un berenjenal.

Lo cierto es, que no hay ningún tipo de prueba que demuestre la existencia de estas energías positivas o negativas (si estás leyendo esto y eres un firme creyente, por favor, pon en los comentarios un link a la revista con revisión por pares donde se demuestra que existe). Como tampoco se ha demostrado la correlación entre esa supuesta energía positiva y las cosas buenas que te pasan, o de la energía negativa con cosas malas. Y aún así, tenemos un amplio abanico de charlatanes que afirman:

1.- Que pueden sentir esas energías.

2.- Que esas energías te están provocando buenas/malas situaciones en tu salud o tu vida laboral/amorosa/económica.

3.- Que pueden modularlas para que te quedes solo con “las energías buenas”. O pueden enseñarte a modularlas tú, previo pago del coste del taller más los materiales.

La lista es larga, en realidad. Tenemos autores de best-sellers sobre pseudopsicología (o libros de autoayuda) que afirman sin ningún tipo de sonrojo que si consigues emanar amor y desear muy fuerte lo que quieres en tu vida, todo se hará realidad: te tocará la lotería, conseguirás ese lujo que no puedes pagarte, no te pondrás enfermo nunca y si te pones enfermo (porque todos somos débiles y a veces generamos pensamientos negativos) te podrás curar tengas lo que tengas. La persona que ha escrito esto ha vendido millones de libros, y ya va por la tercera o cuarta parte.

Tenemos vendedores de artefactos varios para contrarrestar esa supuesta energía negativa (previa sugestión para poder sentirla, claro está). Prácticamente cualquier cosa que un charlatán quiera vendernos puede servir para contrarrestar la energía negativa: velas, incienso, cuarzos, orgonitas, piedras varias, cristales, péndulospirámides, rosas de jericó, estampas de santos y ángeles a los que hay que rezar, gurús, tarotistas o sanadores que imparten talleres o tienen una línea 806 y practicantes de feng-shui-tai-chi occidentalizado como los de la bioenergética o la geomancia. ¡Ah! Y los gatos.

Lo más triste de estas creencias es que están entre la paranoia y la culpa. Es decir, si tienes un problema (del tipo que sea, que esto vale para absolutamente todo) es porque:

a) Eres mala persona y generas energía negativa (deberías sentirte culpable)

b) Estás rodeado de malas personas o en un entorno hostil que te irradia de energía negativa (paranoia)

En cualquiera de los dos casos, creo que deberías sin duda irte a vivir alejado de la civilización, para evitar que te dañen o dañes a otros. Pero vamos, ¡qué sabré yo!. Soy una persona tan positiva y alegre que ya me regodeo con el décimo de lotería premiado que me va a caer del cielo sin haber jugado en la vida. Porque si siembras alegría recibes dinero. O salud. Todo muy lógico. Lo dice un best-seller.

*Para la realización de este post he consultado muchas tonterías por internet. Al final he decidido no poner los enlaces, porque tengo ganas de arrancarme los ojos y querría evitaros el sufrimiento. Aún así, si queréis más información de cualquiera de los temas tratados, ¡dejad un comentario!.

Imagen de cabecera: cuarzo citrino tallado. Obtenido de aquí. Los fans de los cuarzos lo buscan mucho porque dicen que es uno de los más potentes para la eliminación de energía negativa, el problema es que es muy raro, y la mayor parte de los que se venden son amatistas de baja calidad decoloradas.

Previous post

Fugaces: misandria, misoginia, piedra, papel, tijera, Conchita y el estigma de la esquizofrenia

Next post

Spanish Inquisition: Ashley X, la niña eterna. Discapacidad y bioética

Elara

Elara

Veterinaria, eterna doctoranda, lectora empedernida, rolera, gamer y friki hasta la médula. Intenté ser homeópata, acupuntora, naturista, lectora de manos, médium y católica, pero lo tuve que dejar porque no me creí nada. Y descubrí que lo que pasaba es que era escéptica.

1 Comment

  1. May 14, 2014 at 10:41 am —

    Este post destila energía negativa, jajaja.
    Yo antes, como buen nihilista, pensaba que éramos malos por naturaleza (Rousseau, ese pobre ingenuo…). Pero hace tiempo que llegué a la conclusión de que en realidad somos simplemente estúpidos. El primer paso para la curación (o simplemente para sobrellevarlo) sería una buena educación, parte de ella científica.

Leave a reply