FeminismoPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: Sexo y sexualidad – Masturbación

Bueno, ¿qué tienes hoy en la cabeza?

¿Tu programa de televisión favorito?

¿Ese trabajo que ciertamente tendrías que estar escribiendo, en lugar de estar leyendo sobre masturbación? (Eh, todos hemos pasado por ahí.)

Vamos al tema candente: la masturbación. Seguramente deberías probarlo.

Muy a menudo, las mujeres se ven reprimidas en su comportamiento, por ejemplo alejarse educadamente cuando algún cerdo les pone las manos en la cintura. O no decir lo que piensan en una reunión general por miedo a que se las haga callar debido a su género. Se les dice constantemente que se tranquilicen, que estén calladas, y, lo más importante, no saben nada de sexo porque las mujeres son flores puras y delicadas salidas directamente del sueño húmedo de algún pervertido.

A la mierda con eso.

Como persona habituada al sentimiento de estar “equivocada”, o “haber pecado”, o “estar sucia” por masturbarme. Lo pillo. La sociedad es una basura para las dobles morales, no puedo ni contar las veces que he oído a chicos bromear sobre la masturbación, hablar sobre porno, y en general estar abiertos a la masturbación. La única gente con la que he hablado alguna vez sobre masturbación son amigos íntimos, tras cuatro años de pensar que era una tía rara por querer un orgasmo de vez en cuando.

Hay un enorme estigma alrededor de la masturbación femenina, un estigma que resulta en que las chicas tengan un conocimiento limitado de sus cuerpos y su sexualidad. He conocido a mujeres que son felices en una relación sexual, pero la idea de masturbarse les parece “equivocada” comparada con el “sexo normal”.

Estos puntos de vista sobre la masturbación tienen sus raíces en varias razones. Está el sistema patriarcal, que centra todos los actos sexuales alrededor del placer del macho y de la pureza de la hembra, a la vez que se ve a las mujeres como objetos sexuales (esto es, no participantes con autonomía propia que deban experimentar placer). Además tenemos los temas de la educación religiosa que condena la masturbación en cualquier caso, y que es de donde vienen algunos castigos míticos por masturbarse (por ejemplo, que te crezca pelo en las palmas de las manos). Todos estos temas se combinan para crear una cultura represiva alrededor del sexo y los actos sexuales, llevando a una falta de educación y una falta de comprensión del sexo.

Bien, yo estoy aquí para deciros algo. No pasa nada malo con vosotras. Absolutamente nada. La masturbación es una manera saludable de explorar vuestro cuerpo, vuestra sexualidad, y cómo os sentís sobre el sexo como concepto.
No todo el mundo quiere masturbarse, y eso está bien. Algunas personas no sienten atracción sexual, y darte cuenta de que no te lo pasas bien masturbándote puede ayudarte a ver cómo te identificas con tu sexualidad. Por otro lado, masturbándote eres capaz de ver qué es lo que te funciona, qué encuentras interesante y cómo responde tu cuerpo. Por supuesto la sexualidad es una cosa compleja y puedes escoger no practicar sexo e incluso así masturbarte, igual que puedes realmente pasarlo bien con el sexo pero elegir no masturbarte; es una elección personal. Es una buena manera de averiguar qué es lo que te pone, y qué es lo que te hace tener un orgasmo.

Además de todos los orgasmos y averiguar tus necesidades sexuales junto con tu sexualidad, hay un buen puñado de beneficios para la salud en la masturbación. La masturbación puede ayudarte a quedarte dormida, alivia el estrés e incrementa la salud de la vejiga, con el beneficio añadido de que incrementa la tolerancia al dolor. Realmente, es algo que no tiene más que efectos positivos.

Así que ahí lo tenéis.

La masturbación no es para todo el mundo, pero si es algo que eliges hacer, no hay ninguna razón para sentirse culpable. Como todo, es una cuestión de elección personal y de tus propios límites.

floating manateeSOBRE LA AUTORA
Floating manatee (manatí flotante) o la menos espectacularmente conocida como Alice, estudia actualmente zoología en Inglaterra, y tiene un amor poco saludable por criaturas extrañas. Es bisexual, una amante de los libros, la TV, las películas, y cualquier cosa que cuente una historia. La ciencia ficción y la fantasía son sus géneros, y está escribiendo una novela. Si le gustas, te podría pintar alguna cosilla.

Puedes encontrar el post original en inglés aquí.

—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents y, por supuesto, Skepchick.

 

Previous post

Fugaces: Condenas, sexismo y la religión de los marcianos

Next post

Video de la semana: La teoría divertida

bruno

bruno

Ex-superhéroe atropellado. Escéptico, nihilista, ingeniero naval. Pensativo, vivo sin vivir en mí, buscando respuestas en los posos de mis Crunchy Nuts.

No Comment

Leave a reply