EscepticismoMitosReligión y espiritualidad

Johnny, la gente está muy loca: Sacrificios humanos y canibalismo en Occidente

Hace poco anduve por territorio español. España tiene esa cosa con el Barroco que es muy gore. En la iglesia matriz de Santa de Cruz de Tenerife, por ejemplo, hay tantas figuras de santos sangrantes a tamaño real que parece un museo del terror.

Yo me crié en una iglesia evangélica, donde la inclusión de cualquier imagen antropomórfica estaba fuera de discusión, solo adornaba el salón una cruz vacía, simbolizando la resurrección de Cristo. Así que nunca tuve mucha ocasión de ver la galería de horrores que uno se encuentra en algunas catedrales católicas. Quizás esa es la razón por la que me sorprende y afecta ver a los cristos sangrantes y macilentos del Barroco.

En mi iglesia, la sangre estaba en otras partes. El imaginario gore de los protestantes está en sus prédicas, en sus himnos, en sus bendiciones. Hace poco me trencé en un debate sobre el aborto con un protestante, y esta fue su despedida: “Que la sangre de Cristo te cubra”. Así, tan como si fuera normal, me mandó a quedar cubierta en sangre. Muchos himnos del espectro protestante cantan sobre el Cordero de Dios, que derrama su sangre sobre nosotros, lavando así nuestros pecados.

carriePero los más gore para mi gusto son los católicos y ortodoxos. Cada domingo, miles, sino millones de fieles hacen fila para recibir la sangre de Cristo en forma de vino y la carne del mismo en forma de galletita, las que, por medio de la Transubstanciación, (que es la forma católica y elegante de decir magia) se transforman verdaderamente en la carne y sangre del mentado dios. Cada domingo esos fieles participan de un acto de “verdadero” canibalismo. No pocas veces he tenido que asistir a una iglesia católica por alguna ceremonia de algún pariente o amigo y no puedo dejar de notar la naturalidad con que la gente participa de este rito tan primitivo.

Otras denominaciones cristianas le entregan un sentido simbólico a la ceremonia de la Eucaristía y la llevan a cabo solo como un acto de conmemoración del sacrificio de Cristo. No se comen ni toman literalmente la carne y sangre de Jesús, pero aún consideran como algo normal el que su dios necesitara de un sacrificio humano en primer lugar.

¿No es curioso el hecho de que millones de personas en occidente abracen estas creencias tan bizarras? ¿No es alarmante que crean en un dios tan, pero tan primitivo, que es de esos a los que se le sacrifican animales y personas en holocausto? porque Cristo se supone que vino a reemplazar la necesidad de sacrificarle constantemente animalitos a su padre. Cristo es “the ultimate” sacrificio. Y ¿no es tremendamente perturbador que estas creencias hayan sido nombradas como las religiones de Estado en países tan respetables, modernos y democráticos como Dinamarca, Islandia y Reino Unido?

La gente está muy loca.

—-

En la imagen de cabecera (que fue obtenida acá) escultura del Cristo yacente de Gregorio Fernández, un exponente del Barroco Español. La chica cubierta en sangre es Carrie. La imagen es de acá.


“Johnny, la gente está muy loca” es una nueva sección dedicada a exponer las más bizarras, ridículas y espantosas creencias y tradiciones que se le ocurren a la gente.

Previous post

Fugaces: auriculares-escudo, Federici, mamás, Mary Walker y una infección pétrea

Next post

Fugaces: premios Nebula, religión en las escuelas, sátira homeopática y subastas demoníacas

Lulú

Escéptica gracias a Google, pasó su infancia discutiendo con sus profesores de Historia y Religión. Ahora que encontró amigos de su misma especie, dedica sus horas libres al activismo escéptico y a discutir con profesores de Historía y Religión (cuando no está perdiendo el tiempo en google)

5 Comments

  1. May 22, 2014 at 1:33 pm —

    Me topé con esos auténticos museos del horror ya mayor de edad porque mis padres entendían que no era un espectáculo apto para todo público. Mi viejo, inclusive, no entra a una iglesia ni de turista a sus casi 60 años, porque les tiene pánico. A mí, como no las padecí de niña, me encanta explorarlas cuando ando de viaje. Y si encuentro una que no había descubierto en Buenos Aires, es parada obligada. Si te impresionó España, tenés que conocer Lima. Ahí si que hacen un auténtico culto a la muerte. Te reciben en la catedral con la cabeza de Pizarro en un cofre y las catacumbas llenas de cráneos que te miran. Después te das una vuelta por el museo de la inquisición, donde ves como torturan a muñecos de cera. Y no me quiero imaginar lo que debe ser Mexico, me encantaría conocer sus iglesias.
    Bienvenida la nueva sección, buen nombre.

    • May 22, 2014 at 4:51 pm —

      A mi también me gusta visitar antiguas iglesias católicas, pero en América Latina no he tenido el gusto, salvo un par en Chile (la Iglesia de Castro tiene unas esculturas bien tétricas) Acá por Europa hace poco descubrí las ortodoxas servias. Hermósamente Kitch.
      Gracias por el feedback con la nueva sección =)

  2. May 24, 2014 at 7:53 pm —

    ¿Y qué tal los viacrucis en vivo con sangre y golpes reales? El más famoso de México, sería el de Iztapalapa, un espectáculo donde es un “gran honor” representar a Jesús y sufrir en carne propia lo que dicen que debió de haber sufrido. No sé si en otros países hagan algo parecido, pero no me sorprendería si así lo fuera. Les dejo un link con información http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2014/04/18/concluye-171-representacion-del-viacrucis-en-iztapalapa-1854.html

    • May 25, 2014 at 1:35 pm —

      En Filipinas se crucifican clavandose de verdad! D: Aunque en las palmas, donde se supone que no es la manera correcta, sino en las muñecas. Les dejo un video, pero cuidado, que es medio gore:

  3. May 26, 2014 at 2:16 pm —

    Desde luego la biblia no es ningún cuento para niños; más bien daría para unas cuantas pelis de terror. De ahí a las imágenes gore de las iglesias, solo hay un pasito.
    Para mí, puro terrorismo intelectual; pero es lógico, nadie se hubiera tomado en serio a la iglesia en su día si dios se limitara a mandar a los pecadores al rincón de pensar.

Leave a reply