Salud

Cría cuervos: ¿Estoy ovulando?

Resulta curioso que las humanas (junto con las hembras de primates en general) somos las únicas animales domésticas que no mostramos físicamente el momento de la ovulación. De hecho, los cambios físicos los sufrimos (literalmente) en el momento en que menos fértiles somos. 

El resto de especies domésticas (las que conviven habitualmente con los humanos) avisan de cuándo van a ovular, o en el caso de las que tienen ovulación inducida (como la gata y la coneja), avisan de cuándo tienen folículos maduros en el ovario. Las perras sangran antes de la ovulación, por ejemplo, y prácticamente todas (gatas, yeguas, vacas, cerdas…) tienen la vulva hinchada, se ponen muy nerviosas, caminan más, gritan más, se vuelven más ariscas y ponen el culo en pompa si les pasa un macho de su especie cerca. A nosotras, sin embargo, la ovulación nos pasa prácticamente desapercibida. Buscando por internet encuentras indicadores de todo tipo para saber si una mujer está ovulando, como que en el momento de la ovulación la piel está más tersa y suave. La verdad, no lo encuentro muy útil. Es cierto que algunas mujeres (alrededor de un 20%) lo notan: sienten molestias en el ovario en que se está a punto de desprender el ovocito (lo llaman con el rimbombante nombre de “dolor pélvico intermenstrual“). Y en teoría cualquiera de nosotras debería notar que su flujo vaginal se vuelve más espeso. Esto tiene sentido, ya que en el fondo las hormonas que regulan nuestro ciclo son las mismas que regulan el ciclo de una gata, por ejemplo, así que sería lógico pensar que esas hormonas tienen un efecto similar. Lo que pasa es que en nuestro caso el efecto es tan sutil que pocas nos damos cuenta.

Para darse cuenta de los cambios en el flujo vaginal, a no ser que de por sí lo tengamos muy marcado, es necesario cierto entrenamiento y puede variar según otras cosas (relaciones sexuales, tipo de ropa interior, infecciones leves…). En el caso de la temperatura basal, el aumento estimado de la temperatura en el momento de la ovulación es de 0.2ºC. La temperatura corporal ya puede variar esas dos décimas por muchas otras razones.

Así que a efectos prácticos, la única forma fiable de saber que estamos ovulando, es usar un test de ovulación.

430px-MenstrualCycle2_es.svgEstos test funcionan detectando los niveles de hormona en la orina. Las hormonas implicadas en el ciclo reproductivos son muchas y con efectos muy variados. Se van retroalimentando unas a otras, con la ayuda de diferentes tipos de receptores, creando un sistema tan complejo que asombra que funcione mes tras mes. En concreto, la hormona que miden los test de ovulación es la hormona luteinizante (LH). Esta hormona la produce la hipófisis en respuesta a un aumento brusco de GnRH producida por el hipotálamo y viaja por la sangre hasta el ovario, donde se une a sus receptores específicos (activos sólo en el folículo preovulatorio, no la vayamos a liar saliendo antes de hora) provocando la ovulación.

El truco está en hacer el test justo en el momento en que la LH aumenta bruscamente, normalmente en el paquete vienen varias tiras reactivas para que puedas hacerlo varios días seguidos. La verdad es que esto tampoco es muy cómodo, pasarte una semana haciendo pis en un palito. Ni barato. Y si tienes ciclos irregulares, puede que ni siquiera pilles la ovulación en el momento en que creías que debías estar ovulando.

Así que muchas opciones no hay, y al final acabamos yendo a ciegas. Menos mal que el sexo es divertido.

Imagen: el principal signo de celo (próxima ovulación) en vacas es que se montan unas a otras. Obtenida de aquí. El gráfico con el ciclo menstrual se ha obtenido aquí.

 

Previous post

Fugaces: aborto en la tele, triptófano, Isabel Fernández y relaciones y patatas tóxicas

Next post

Spanish Inquisition: Acoso callejero

Elara

Elara

Veterinaria, eterna doctoranda, lectora empedernida, rolera, gamer y friki hasta la médula. Intenté ser homeópata, acupuntora, naturista, lectora de manos, médium y católica, pero lo tuve que dejar porque no me creí nada. Y descubrí que lo que pasaba es que era escéptica.

No Comment

Leave a reply