BiografíasCiencia

Bios: Lise Meitner

“Lise Meitner: una física que nunca perdió su humanidad “

Inscripción en la tumba de Lise Meitner, por Otto Frisch

 

Lise Meitner nació en Austria en 1878, la tercera de ocho hijos de uno de los primeros abogados de origen judío en ejercer esa profesión en el país. Philipp Meitner era librepensador y humanista, y en el hogar de los Meitner se vivía una atmósfera cultural que alimentó su naturaleza científica. Al terminar la educación básica que podían recibir las mujeres, sus padres la apoyaron para que siguiera estudiando de forma privada. No fue hasta 1901 que pudo entrar en la Universidad de Viena, donde obtuvo el doctorado en física en 1905, la segunda mujer en obtener dicho grado. En 1908 Lise se convirtió al protestantismo y dos de sus hermanas al catolicismo.

Lise Meitner en 1906

Lise Meitner en 1906

En 1907, Lise Meitner se mudó a Berlín para asistir a las clases de Max Planck de física teórica. Planck anteriormente se había rehusado a enseñar a mujeres pero, al cabo de un año, Lise convirtió en su asistente. Fue ahí donde Lise Meitner conoció al químico Otto Hahn, con quien colaboraría por 30 años. En Berlín también conoció a Albert Einstein, quien más tarde la llamaría “nuestra Marie Curie”.

Al comienzo de su carrera, Meitner y Hahn trabajaban en una carpintería remodelada ya que la universidad no aceptaba mujeres oficialmente. En 1912 el grupo de investigación de Meitner y Hahn se mudó al Instituto Kaiser Whilhelm. En este instituto, Hahn dirigía el departamento de radioquímica y Meitner trabajó en su equipo sin recibir paga durante un año. Le otorgaron la plaza con paga solo después de que Meitner recibiera una oferta de trabajo en Praga. En 1917 comenzó a dirigir el departamento de física de este instituto. La colaboración de Meitner y Hahn fue muy productiva, logrando grandes descubrimientos individualmente y en conjunto.

Durante la Primera Guerra Mundial, Lise Meitner trabajó como enfermera voluntaria operando rayos-x en el ejército austriaco. Marie Curie hizo algo similar en Francia, equipando ambulancias con aparatos de rayos-x para llevarlos al campo de batalla.

Meitner y Hahn en su laboratorio

Meitner y Hahn en su laboratorio

El descubrimiento del neutrón en 1932, comenzó la carrera de varios equipos de investigación (Rutherford, Joliot-Curie, Fermi) por crear elementos más pesados que el uranio en el laboratorio. Meitner convenció a Hahn y a otro químico, Fritz Strassmann de trabajar juntos en esta investigación en 1934.

Hitler ya había llegado al poder en 1933. Muchos científicos judíos, incluyendo su sobrino, el físico Otto Frisch, huyeron de Alemania, pero ella continuó sumida en su trabajo, protegida por su nacionalidad austriaca. Sin embargo, con la anexión alemana de Austria en 1938, Meitner se vio obligada a huir a Suecia. Con 59 años, se marchó con diez marcos en el bolsillo, una pequeña maleta y un anillo de diamantes que había pertenecido a la madre de Hahn y que éste le diera para sobornar a los agentes fronterizos si era necesario. No lo fue, a pesar de que uno de sus compañeros de trabajo simpatizante del nazismo alertara a las autoridades de su inminente huida.

En Estocolmo, Meitner trabajó en el departamento de física del instituto Nobel, a pesar de los prejuicios de su director, Manne Siegbahn, contra las mujeres. Le dieron un espacio para trabajar, pero no recursos, equipo, o siquiera una llave.

Lise Meitner continúo en contacto con Hahn y Strassmann por carta y se reunió secretamente con Hahn en Copenhague en noviembre de 1938. Ella sugirió a Hahn que miraran más cuidadosamente los subproductos de sus experimentos de bombardeo de neutrones. Hahn y Strassmann encontraron que uno los elementos creados no era más pesado que el uranio, sino más ligero, el bario. Habían logrado aislar la evidencia de la fisión nuclear, pero no tenían la explicación teórica. Escribieron a Meitner a ver si ella “quizás podría encontrar una explicación fantástica” a lo que estaba sucediendo. En pocos días, Lise Meitner, junto con su sobrino Otto Frisch, quien trabajaba en Copenhague con Bohr, encontraron la teoría que explicaba la fisión nuclear.

Hahn publicó la evidencia química de la fisión nuclear sin incluir a Meitner como coautora. Dado el clima político en la Alemania nazi, Meitner entendió esta decisión. Meitner y su sobrino acuñaron el término “fisión nuclear” y publicaron “La desintegración del uranio por neutrones: un nuevo tipo de reacción nuclear” en Nature en febrero de 1939, un mes después de la publicación de Hahn.

Algunos historiadores creen que Hahn pensaba añadir el nombre de Meitner a su publicación más adelante. Pero no lo hizo. Con el paso del tiempo, Hahn sostuvo que no tuvo ayuda ni inspiración de Meitner, y redujo su papel al de asistente junior. A pesar de esto Meitner y Hahn continuaron su amistad durante el resto de sus vidas.

El comité del Nobel dejó fuera a Lise Meitner, otorgando, en 1944, el Premio Nobel de química a Otto Hahn por el descubrimiento de la fisión de núcleos pesados. Muchos de sus colegas, incluyendo Niels Bohr, defendieron su papel en el descubrimiento, pero, a final de cuentas, su nombre no estaba en el artículo de Hahn. Su género posiblemente también haya influido. Meitner escribió a una amiga diciendo que era casi un crimen ser mujer en Suecia.

El descubrimiento de la fisión nuclear tuvo un gran impacto en la comunidad científica: la bomba nuclear era ahora posible. Meitner fue invitada a trabajar en el Proyecto Manhattan, pero no quería tener nada que ver con la bomba. Más tarde diría que lamentaba que la bomba se hubiera inventado.

Meitner fue nominada para el Nobel en tres ocasiones posteriores, fue miembro de la Academia Sueca de las Ciencias, de la Royal Society, y de la Academia Austriaca de la Ciencia. También recibió una gran cantidad de premios y doctorados honoríficos. Ella continuó trabajando en Suecia hasta 1960, momento en que se jubiló y mudó a Inglaterra, donde vivían la mayoría de sus familiares. Lise Meitner murió en 1968 a los 89 años.

En 1997, el elemento 109 fue nombrado Meitnerio en su honor.

Lise Meintner en 1946

Lise Meintner en 1946

Fuentes:
National Geographic: 6 Women Scientists Who Were Snubbed Due to Sexism
San Diego Supercomputer Center – Science Women: Lise Meitner
The Woman Behind the Bomb
Chemical Heritage Foundation – Otto Hahn, Lise Meitner, and Fritz Strassmann
Wired -Feb, 11, 1939: Lise Meitner, ‘Our Madame Curie’
Los Mundos de Brana – La alumna Lise Meitner
Wikipedia – Lise Meitner

Previous post

Fugaces: relaciones espurias, un pueblo para mujeres, Piropopó y amigos para siempre

Next post

Spanish Inquisition: Monarquía o República

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply