CienciaEscepticismoEspañaFeminismoSalud

Cría cuervos: ¿en paro o trabajando?

Hace poco las redes se incendiaron cuando RTVE publicó una noticia en la que decía que la salud de los bebés mejora si la madre está en paro y puede cuidarse durante el embarazo.  Ese estudio no se ha publicado en una revista de revisión por pares y como mi campo no es de la economía tampoco voy a hacer un trabajo exhaustivo de revisión. Para quien le interese leerlo, lo puede encontrar aquí (en inglés).

Sin embargo, sí hay algunas cosas que me gustaría comentar. Los periódicos se hicieron eco de la noticia y dieron por hecho que el estudio aseguraba que la causa de la mejoría es que la madre está en paro. Podríamos aceptar que es un caso de periodismo científico de mala calidad, no sería el único. Pero lo cierto es que los propios autores apoyaron esto en el primer reportaje que se hizo sobre sus conclusiones (en catalán), en el que la misma autora decía (la traducción es mía):

Si por culpa de la recesión la mujer no trabaja o trabaja menos, podría ser que tuviera más tiempo para cuidarse: preparar comida casera, hacer ejercicio, ir más al médico o a la comadrona, hacer los cursos de prepararción al parto o, incluso, podría ser que estuviera menos estresada simplemente por el hecho de no estar sujeta a un horario laboral.

Que es tal cual lo que destacaban los artículos de RTVE y el resto de medios españoles. La polémica se desató y llevó incluso a la autora a publicar un post explicando el estudio y que los titulares no eran adecuados porque en ningún momento se decía eso. En sus propias palabras:

Pero entonces, ¿es posible que el determinante principal del efecto que encontramos sea el trabajo de la madre? Pues parece que no: cuando controlamos por el empleo o la ocupación de la madre, los resultados se mantienen. Es decir, no parece que el que la madre trabaje o no, o su ocupación concreta, sean el factor determinante para explicar la asociación entre tasa de paro y salud neonatal.

Entonces, ¿por qué aseguró en un primer momento que sí era una cuestión de que la mujer trabaje o no?. Se coló. Vale, a todos nos pasa alguna vez y sacamos conclusiones precipitadas de datos que no están lo suficientemente respaldados por los resultados obtenidos. Puede que sea por una cuestión de ideología política, o por la facilidad de ir a “lugares comunes”. En realidad, no conozco la ideología política y social de la autora, y me da lo mismo. Pero si pretendemos hacer ciencia solo podemos aspirar a explicar los resultados que obtenemos con la mayor honestidad posible, y con una alta dosis de autocrítica.

Está claro que este es un estudio complicado, recoge datos a lo largo de 30 años y busca correlaciones entre distintas variables de salud neonatal y tasas económicas. Y el trabajazo estadístico es importante, calculando un montón de correlaciones con modelos distintos. Sin embargo, encuentro muchas cosas que habría que revisar, o que necesitan un estudio más exhaustivo antes de lanzar conclusiones definitivas. El estudio más bien presenta una gran cantidad de interrogantes que creo que sería muy interesante intentar contestar, siempre recordando que correlación no implica causalidad.

En cualquier caso, parece que sí hay mejoría en la salud de los bebés en época de crisis, y parece que esta mejoría no tiene relación con que los padres concretos de esos bebés trabajen o no, pero que en general la población tiene hábitos más saludables en épocas en que hay más desempleo. El siguiente paso es aceptar que lo que se presentan como posibles explicaciones son hipótesis que hay que comprobar antes de darlas como válidas.

Por favor, seres varios con ganas de que las mujeres seamos mujer-mujer (o sea, madres): no uséis este estudio para justificar que la mujer está mejor en casa cuidando de sus hijos. No es cierto, no es lo que dice y no es un razonamiento válido.

Imagen de cabecera obtenida de aquí.

Previous post

Fugaces: pioneras, masculinidades, prostitutas, chistes de violación y sonidos del Sistema Solar

Next post

Fugaces: Detenidos por sus creencias, por no tenerlas, y hasta por bailar

Elara

Elara

Veterinaria, eterna doctoranda, lectora empedernida, rolera, gamer y friki hasta la médula. Intenté ser homeópata, acupuntora, naturista, lectora de manos, médium y católica, pero lo tuve que dejar porque no me creí nada. Y descubrí que lo que pasaba es que era escéptica.

No Comment

Leave a reply