EscepticismoFeminismoPosts desde Skepchick

Posts desde Skepchick: El mal método paso 2- Un buen discurso motivacional podría ser muy útil

Sigo leyendo El Método (o El Juego / The Game) de Neil Strauss. El paso 2 es “Aproxímate y aborda al objetivo”. ¿Estás listo?

step-2-255x300

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta sección, abandonamos nuestra narrativa marco para ir a algún momento en el pasado Cuando Todo Comenzó (MR). Nuestro intrépido narrador Style asiste a un taller del renombrado (¿?) artista de la seducción Mystery. Las cualificaciones de Mystery consisten en una carpeta manila llena de fotografías de mujeres con las que afirma haberse acostado, entre ellas, fotos de portafolio de actrices y modelos. Sólo una de estas fotos incluye a Mystery. Por alguna razón, esto no activa las alarmas internas de estafa de Style, y paga más de 500 dólares por el privilegio de asistir a clubes nocturnos en presencia de Mystery y algunos otros estudiantes.

Style pasa mucho tiempo de introspección en sus razones para hacer esto, que básicamente se reducen a que se siente socialmente torpe y no atractivo. Al ir llegando el resto de estudiantes al taller, es evidente que se sienten de la misma manera. Personalmente, creo que necesitan un discurso motivacional, y, posiblemente, un cambio de imagen (no porque lo necesiten físicamente, sino porque a veces cambiar de aspecto y recibir muchos elogios de los amigos por ello puede hacer maravillas para la confianza). Lo que estos hombres parecen realmente necesitar es sólo un poco de práctica presentándose ante los demás. Por ejemplo, Sweater, un estudiante que parece existir en la narrativa solo para que el narrador puede sentirse mejor sobre sí mismo en comparación, opina que no se ve bien sonriendo. Esto no es un sentimiento raro, y la mejor respuesta es practicar la sonrisa en un espejo, posiblemente tomar fotos de las sonrisas de práctica con el fin de aprender las características de los músculos en movimiento en la cara y la forma en que se corresponden con diferentes expresiones faciales. (Solía ​​odiar mi sonrisa en fotos formales cuando yo era niña, y practiqué sonriendo en el espejo hasta que dejé de temerle a las cámaras. Así que realmente le entiendo y también sé que la orden del Mystery de sonreír a pesar de su miedo a la sonrisa no es el mejor consejo para Sweater). Hay clases de auto-presentación, impartidas por personas reales con cualificaciones reales. Una de las clases de educación general más útiles que tomé en la universidad fue una llamada auto-puesta en escena, una clase ofrecida por el departamento de teatro que era precisamente sobre practicar hablar con otros miembros de la clase, además de simulación de entrevistas de trabajo y algunas otras cosas que ya he olvidado, pero había un montón de buenos consejos prácticos sobre la manera de interactuar con otras personas. En cuanto a los temores Style y compañía sobre la falta de atractivo, tal vez necesitamos tener mensajes semejantes a los de la campaña de Belleza Real de Dove, pero para hombres. Claro, ese tipo de cosas suelen ser cursis y nunca van más allá de una definición bastante superficial y heteronormativa de belleza, pero hay un tiempo y un lugar para tranquilizar a la gente de que son, de hecho, hermosos. Una reunión de personas que se sienten tan desesperadas acerca de sus habilidades sociales y tan desesperadas por amor que están dispuestas a dar un montón de dinero a personas sospechosas de internet * parece ser uno de estos lugares. Por desgracia, el enfoque de “Todo el mundo es un héroe a su manera” esta vez no será. Los estudiantes, incluyendo a Style, cuentan a Mystery sus “puntos”, es decir, el número de parejas sexuales (que son mujeres) que han tenido. En caso de que no sea completamente obvio, el número de parejas sexuales no es ni siquiera una medida de calidad de las propias experiencias sexuales, y mucho menos de la calidad de las habilidades sociales. Definitivamente no es una medida de la calidad o falta de ella de una persona. Sin embargo, no tenemos tiempo para pensar en esto, ya que todos los estudiantes están en discotecas sin cuestionarse sus suposiciones de que las mujeres no tienen agencia o conciencia sexual.

En las discotecas, Mystery demuestra tanto su capacidad de ligar con mujeres como su capacidad de afirmar que no hay buenos objetivos cuando no lo hace. En serio, ¿cómo esto no activa todas las alarmas de estafador? Posiblemente sonarían estas alarmas si Style estuviera dispuesto a pensar en las mujeres como personas, pero constantemente sostiene que las mujeres de las discotecas son completamente inconscientes de las intenciones de los hombres del taller que están ahí. No me gustan mucho las discotecas y voy muy pocas veces, así que no estoy familiarizada con el asistente típico de las mismas, pero asumir que absolutamente ninguna de las mujeres en los clubes nocturnos está pensando, y mucho menos esperando o queriendo tener encuentros amorosos, parece tonto. Por supuesto que va a haber mujeres en los clubes nocturnos en busca de romance, y por supuesto algunas entradas amorosas van a funcionar mejor en algunas personas que en otras. Es el buen artista de la estafa el que puede leer a la gente lo suficientemente bien como para escoger bien a quien aproximarse, y es el excelente artista de la estafa el que puede hacer que un fracaso parezca que no lo fue frente a una audiencia sugestionable.

Mystery, por supuesto, explica que su éxito en acercarse a las mujeres en los clubes nocturnos se debe a su algoritmo infalible ** que incluye muchas técnicas con acrónimos gratuitos. IDI, por ejemplo, quiere decir indicaciones de interés. Esto es confuso no solo por el inútil ATL (acrónimo de tres letras), si no porque se presenta como increíblemente inteligente el darse cuenta de que cuando la gente está interesada en alguien amorosamente, lo indica. Otra cosa por la que la comunidad de artistas de la seducción se cree inteligente y original es por el concepto del “neg”, es decir, un comentario bastante insultante hecho al objetivo amoroso sobre su apariencia. Incluso hay una guía. En forma de imagen.

Un burdo dibujo de una mujer, rodeada de cosas ligeramente insultantes que se le pueden decir, como "parpadeas mucho".

Un burdo dibujo de una mujer, rodeada de cosas ligeramente insultantes que se le pueden decir, como “parpadeas mucho”.

Creo recordar un consejo de citas cristianas de hace mucho tiempo (aunque ya no puedo encontrarlo en Youtube) en la que se les decía a los hombres que se burlasen de las mujeres que les interesaban, como si las mujeres fueran sus hermanas pequeñas. Sin embargo, volviendo a El Método, sí que recuerdo oír a hombres en mi universidad repitiendo mucho este consejo del “negging” [sic, porque no me gusta esta palabra. Ya hay palabras que son más elegantes que describen esas cosas que se podrían utilizar en su lugar, no hay ninguna razón para introducirla]. Hubo hombres que literalmente me dijeron que a las mujeres les gustan los hombres que las ignoran porque las mujeres son como los gatos que intentan dar un zarpazo a hilos que están fuera de su alcance. El símil del gato y el hilo sale directamente de El Método, y probablemente de foros de internet antes de eso. En ese momento, sin embargo, yo no sabía de dónde venían tales generalizaciones insultantes o cómo responder, o por qué exactamente me hacía sentir incómoda que los hombres me dijeran que yo era diferente a todas esas otras mujeres horribles a las que describían de esa manera. Supongo que debo agradecer a Neil Strauss por explicarme la motivación para insultar de esos jóvenes caballeros de mis años de estudiante. Agradeceré feminismo mucho más por ofrecerme el coraje de responder a tales declaraciones insultantes con el suculento “vete a la mierda” que se merecen.

Volvamos a la historia. Después del taller, Style se inspira para ir en busca de un “ala” (un tipo que ayuda a sus compañeros a ligar) en internet, y encuentra a Grimble, un discípulo (¿?) de Ross Jeffries, un artista de la seducción con una técnica diferente a la de Mystery, pero que se compara superlativamente a sí mismo con los famosos libertinos Ovidio, Casanova y Don Juan ***. A Jeffries le gustan las declaraciones impenetrablemente misteriosas en lugar de los algoritmos. Por ejemplo: “Todo lo que quieres de una mujer – atracción, lujuria, fascinación – es sólo un proceso interno que ella ejecuta a través de su cuerpo y cerebro”. Analizando esta declaración parece implicar que, más allá de lo obvio de que la única cosa que estos hombres pueden imaginar querer de una mujer está relacionada con el sexo, el cerebro no es parte del cuerpo. Más que eso, no puedo entender. Es de suponer que se debe a que soy mujer y no se requiere que tenga intelecto. A los discípulos Jeffries les gusta hablar de la “tecnología” que utilizan, que parece depender por completo de magufadas y sinestesia mal entendida. Style está confundido, no por la razón obvia de que estas declaraciones son tonterías, sino porque a pesar de ser diferente al enfoque “algorítmico” de Mystery, de todas formas parece obtener resultados. Sin embargo, él no sigue con esta línea de pensamiento. Probablemente porque podría darse a entender que a mujeres diferentes les gustan cosas diferentes (¡que no son los borg!), o por lo menos que hay una gran cantidad de personas en el mundo que están buscando el amor y están dispuestas a hacer un esfuerzo razonable para dejarse seducir si otras personas están dispuesta a hacer un esfuerzo razonable para seducirlas (¡las mujeres tienen agencia sexual!). En realidad, hay un punto ligeramente interesante sobre la sugestión en todo esto. Una de las “tecnologías” Jeffries es el anclaje, en el que entrega a una mujer un objeto y le dice que piense en lo que siente por su Amor Verdadero (MR) cuando mira ese objeto. Si das a un montón de gente un objeto y les dices que está impregnado con ciertos sentimientos, algunas personas va a experimentar esos sentimientos al mirar el objeto. Así es exactamente como funciona la sugestión, y algunas personas son más sugestionables que otras. El gran talento del hipnotizador es el reconocer entre los asistentes a las personas más sugestionables para probar sus trucos, y del mismo modo, Jeffries parece estar intentando trucos básicos de sugestión.

Los discípulos de Jeffries llevan algo de razón cuando hablan de que son una comunidad. Las comunidades son importantes (a menos, claro, de que sean tóxicas) y ya que Style parece estar dando a entender que estas comunidades están formadas por hombres que quieren sentirse seguros y atractivos, las comunidades son realmente importantes. Es bueno tener amigos. Los artistas de la seducción de esta comunidad no son tan malos como ellos dicen ser, al menos, a mí no me lo parecen. Sobre todo porque parecen tan impresionados consigo mismos y hablan tanto de lo malotes que son por hacer trucos de seducción, que me aburren. Mozart y Lorenzo da Ponte ya han dicho todo lo que estos artistas de la seducción tienen que decir, y lo han dicho mucho mejor, en Don Giovanni y Così fan Tutte. Sigue siendo ofensivo en esas óperas, pero al menos la música es buena. Se podría decir que el tan cacareado “negging” se está aprovechando de la manera en que a muchas personas se les enseña a ser inseguros de sí mismos y, en particular, de su atractivo físico, pero puesto que los mismo artistas de la seducción están siendo depredados por personas sospechosas de internet que dicen tener todas las respuestas, me cuesta ver a estos artistas de la seducción como la gran fuerza maligna que ellos creen que son. Es más deprimente que otra cosa. Es por eso que necesitamos el escepticismo, para reconocer los estafadores. Idealmente antes de que les demos dinero.

Llevo 50 páginas de esto, y creo que necesito urgentemente un helado. Porque las mujeres, que somos todas iguales y todas completamente tolerantes a la lactosa, así es como manejamos nuestras emociones femeninas, con helado. Estoy segura de que es sólo cuestión de tiempo antes de que alguien me seduzca con este hecho.

* Quiero decir, si por casualidad dar dinero a gente sospechosa en internet es lo que te hace sentir mejor sobre tus problemas, me ofrezco muy desinteresadamente a recibir tu dinero. Porque todos ustedes son gente hermosa y maravillosa.

** Como nota al margen, me desagrada mucho la apropiación de terminología informática para describir la psique humana. Las computadoras no son humanos ni viceversa.

*** Para que conste, queridos lectores, me tiraría a Ovidio sin problemas.

 

SOBRE LA AUTORA
ElizabethElizabeth es una bailadora del vientre profesional, extraña informática y ex-voluntaria del Peace Corps. Vive en Georgia (el estado de EEUU, no el país) pero de alguna forma no es la convinación de estereotipos de Lo que el viento se llevó y Deliverance. Su blog personal es Coffeefied. Operafied. Fluffified. Beglittered.

Puedes encontrar el post original en inglés AQUI
—–

Posts desde Skepchick es la sección en la que semanalmente traeremos traducido un interesante artículo publicado originalmente en alguno de los blogs de la Red Skepchick: Mad Art Lab, Teen Skepchick, Queereka, Skepchick.se, Skepchick.no, School of Doubt, Grounded Parents, Skeptability y, por supuesto, Skepchick.

Previous post

Fugaces: dinosaurios nadadores, Jacks destripadores, aliens mutiladores y rostros aburridores

Next post

El Video de la semana: Gatitos contra las frutas

Daniela

Daniela

Born and raised in Mexico City, Daniela has finally decided to abdicate her post as an armchair skeptic and start doing some skeptical activism. She is currently living in Spain after having lived in the US, Brazil and Italy. You can also find her blogging in Spanish at esceptica.org.

No Comment

Leave a reply